La muerte de Rosario Ponce

Por César Hildebrandt
Publicado en el Semanario “Hildebrandt en sus trece” el 31 de Octubre del 2011

Buscando en Google, Rebeca Diaz, encontró algo sorprendente: si en la barra se escribe la frase “Rosario Ponce asesina”, aparecen 838.000 entradas; si se acude a la frase “Rosario Ponce culpable”, aparecen 428.000 posibilidades. Y para el código “Rosario Ponce ninfómana”, los posibles ingresos llegan a 4.930. Nada desdeñable. Se trata de toda una obra maestra del chisme porno, el asesinato simbólico, la cobardía del cargamontón.

Me quito el sombrero. En este país donde los juicios pueden durar años, el linchamiento de la chusma es de vértigo. Una por otra. Todo en este asunto fue novelescamente repulsivo. Una reportera de la tele, por ejemplo, “descubrió” que Rosario Ponce estuvo en un cuarto con televisión en la clínica privada donde debió internarse tras el regreso del Colca. “Aparentemente tranquila y con unos kilos demás, apareció Rosario Ponce en la gobernación de La Molina”, dijo la periodista de ATV al presentar un informe cargado de tarada malicia. Y luego la misma damisela le pregunta a los padres de la chica: “¿Tres meses se va de viaje su hija y deja al pequeño sólo con ustedes?” La insinuación es clara: mala madre, mala hija, mala amante: asesina en potencia. Es como hacer una sinfonía con una corchea. Es como hacer una mirada valiéndose de una legaña.

Aquel informe tenía música a todo volumen y terminaba con esta frase: “¿Qué otros enigmas y misterios existen?” La verdad es que el único enigma era saber si la presentadora tenía 75 y 79 de coeficiente intelectual.

Y el noticiero de ATV no fue el único. Un día, “Buenos días Perú” (que bien podría llamarse “ Buenas tardes Suiza”) puso el siguiente anzuelo pantalludo: “¿Mataron a Ciro?” El “informe” no tenía nada: ni pistas, ni revelaciones, ni entrevistas. Era un monumento virtual a la nada, a la huelga general del pensar. Una paisana del Colca solía decir: “Vinieron unos gringos y me pidieron un pico y una lampa” ¡Ajá! Un pico y una lampa es, en el dialecto de los reporteros con habilidades diferentes, un ideograma que se traduce como tumba. Y tumba era, en este caso, entierro por lo bajo. O sea: Te jodiste Rosario, nos vemos en la cana.

En “Enemigos públicos” salió un supuesto experto en expresión corporal al decir esta frase criminalmente textual: “No la estoy culpando, no la estoy defendiendo, pero que algo oculta, algo oculta”. Este experto había hecho de cuerpo ante las cámaras y parecía feliz. Todo vale con tal de salir en TV. La TV confirma la existencia, enriquece la hoja de vida, redime a los anónimos, apellida a la vida.

Fue Beto Ortiz el Truman Capote oral de las tinieblas. Fue él quien “consagró” la “teoría” de que se había hallado el DNI de Ciro en el poblado de Madrigal , bajo las cumbres del Colca. “Se tendría la certeza — dijo en resumen este héroe de la noche — que Ciro y Rosario volvieron al poblado de Madrigal y que de allí Ciro habría desaparecido”. La novela negra escrita en una noche por alguien que ha frecuentado la sordidez pero que no tiene derecho a producirla como espectáculo, sobre todo cuando la reputación de terceras personas está en juego.

Canal 2 no podía quedarse en el colchón y compitió enérgicamente. Uno de los rescatistas dijo en su pantalla: “Podría estar preocupada, por lo menos mostrar un poquito de dolor, angustia, molestia…”. Claro, la indiferente era Rosario. Canal 4 puso lo suyo. “Nadie puede decir cuánto calla Rosario Ponce”, dijo “Cuarto Poder” desde la investidura de su rating. Y ya no hablemos de la prensa chicha, ese puré de chamanismo informativo, supuración sintáctica y pequeñez de todos los propósitos. En el lado de la prensa de más de 50 céntimos, Perú 21 fue rotundo, como casi siempre: “¡Mentirosa!” Y ya está: veredicto que no se apela.

Y luego vino don Ricardo Uceda, el comandante en jefe de la investigación en el Perú. Él fue el autor de un varonil ensayo de la vida sexual extraviada y superlativa de Rosario Ponce. Uceda habló con amigos y enemigos de la universidad donde ella había estudiado para obtener una especie de retrato genital de la señorita en cuestión. La conclusión era que ella candidateaba a ninfómana, era una necesitada crónica y podía romper las camas donde podía yacer de puro gusto. Un Uceda disfrazado de William Masters hizo lo que pocas veces se había visto en la llamada prensa seria. Y así por el estilo.

El vampirismo de la prensa peruana encontró una de las yugulares más sabrosas. La vena canalla de la tele se ensaño como nunca.

El problema de Rosario Ponce, es que no lloraba, no estallaba en gritos, no cumplía las normas de la angustia. Hasta que este semanario incurrió en un exceso de sospechas al respecto.

Y también estuvo el asunto del padre de Ciro. Aquejado de un dolor tenaz, el doctor Castillo fingió haber sido un padre ejemplar y un marido impecable al que la fatalidad, disfrazada de precoz mujer fatal, había visitado. No era así: ahora se sabe que la desdicha de su hijo no interrumpió ninguna gran felicidad y que el hogar del doctor Castillo era tan disfuncional como el de la mayoría de la gente roída por el tiempo. Su matrimonio exhausto salió a la luz. Y ahora, convertido en líder del partido del sufrimiento, el doctor Castillo insiste en sus insinuaciones retorcidas.

He escuchado el linchamiento radial de Rosario Ponce, y he visto a la gente de Arequipa convertir el ataúd de Ciro en urna de votación, la muerte en programa de gobierno y la ignorancia en ejecutoria de un corte suprema de los milagros. Y me ha dado pena que el Perú siga siendo, en muchos aspectos, país de plebes fulminantes.

Ciro Castillo murió en una aventura montañera. Lo mató el azar, la arbitrariedad, el no-Dios de las alturas. Pero quien ha querido matar a Rosario Ponce, que cometió el pecado de no morirse al alimón, ha sido esta prensa nuestra que luego reclama por sus estatutos de privilegio. Al cuerno con ella.

3 comentarios en “La muerte de Rosario Ponce

  1. Ya había leído este artículo en su diario. Bueno que podría esperarse de un hombre rechazado por su padre y su hermana?, no tuvo un correcto amor de padre ni calor de familia – hogar. Imposible que psicológicamente pueda comprender y aceptar que UN PADRE AME DEMASIADO A UN HIJO, Y QUE UNOS HERMANOS SUFRAN ESTA PERDIDA IRREPARABLE. HILDEBRANDT una persona amargada, rechazada y sin sentimientos, con trauma psiquiátrico de haber sido rechazado por su familia, ve en Rosario su alma gemela en sufrimiento: Rosario rechazada por vil y sin sentimientos por la sociedad peruana que cree en el amor de familia y la unión familiar.
    TAL PARA CUAL. A BUEN ENTENDEDOR POCAS PALABRAS.

  2. Como siempre el Sr. Hildebrand destilando su odio contra todo lo que èl supone que “no està a su altura”. El periodismo local por ejemplo. Donde hay de todo, incluido gente como el Sr. Hildebrand. Y ademàs, yèndose por las ramas. Aquì no interesa lo que èl en grandes titulares dice que la gente atribuye a Rosario Ponce: “Rosario Asesina”. No està probado. Y muy dificil de probar. Mientras tanto, Rosario no es asesina de nadie. Luego dice: “Rosario culpable”. De algunas cosas, quizà. No necesariamente de homicidio. Pudiera ser (eso lo determinarà la justicia) que haya incurrido en falso testimonio, obstrucciòn a la justicia, omisiòn de auxilio a personas en peligro, etc. por su “peculiar” desempeño durante el transcurso de las investigaciones y por la certeza de que aùn no dice todo lo que sabe). Pero aùn no es culpable de nada. Remata con “Rosario ninfòmana”. Lo està diciendo èl, sin pruebas. Y asì las hubiera, son irrelevantes para lo que al comùn de la gente (y a la Fiscal tambièn) les interesa averiguar: Què sabe Rosario de lo que pudo pasar con Ciro despuès que “se separaron” o màs bien creo que “los separaron” (como inconscientemente se le escapò a la aùn imputada Sra. Ponce en uno de los interrogatorios a los que fue sometida, interrogatorios que evidentemente, no han satisfecho a la justicia sobre si la imputada les dijo la verdad, como lo prueba el nuevo llamado a declarar). En fin, podrìamos extendernos màs acerca del ya bastante lejano tiempo en que el Sr. Hildebrandt solia ser acucioso y objetivo, pero es pedir peras al olmo. El Sr. Hildebrandt morirà en sus trece y siempre dirà que el perro es gato aunque siga ladrando. A los 64 años no se puede cambiar a nadie. Y la verdad, eso no precupa mucho, porque tambièn està muy lejano aquel tiempo en que el Sr. Hildebrandt solia ser un lider de opiniòn. Si a su tambièn inteligente hermana la està minando la ceguera, parece que a don Cèsar puede minarlo el Alzheimer. Nadie està libre. Finalmente, como curiosidad nomàs, ya que el Sr. Hildebrandt habla de nùmeros de apariciones en internet, serìa divertido averguase cuàntas menciones en la web tiene la frasecita “Hildebrandt resentido”….

Deje un comentario (no es obligatorio el email)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s