Rosario y Ciro no tuvieron compañía

Por Rosario Aronés

Publicado en el Diario El Popular el 22 de Febrero del 2012

Los peritos de la Policía de la División de Investigación de Delitos de Alta Tecnología de la Dinincri (DIVINDAT), informaron a la fiscal de Arequipa Rosario Lozada, que las fotografías que se tomaron Rosario Ponce López y su pareja Ciro Castillo Rojo en el valle del Colca, no fueron alteradas ni manipuladas.

Por lo tanto, en un informe entregado a la fiscal corporativa de Arequipa, concluyen que no se pudo determinar la presencia de una tercera persona en el lugar de los hechos, que habría tomado las fotografías a la pareja de enamorados.

El abogado del médico Ciro Castillo, Juan de Dios Medina, dijo que esa información la pueden proporcionar peritos especializados en fotografías para que se haga un minucioso examen a las tomas.

Rosario Ponce dijo ante la Fiscalía que ella o Ciro tomaron la foto, pero no hubo terceras personas.

Anuncios

El hallazgo y rescate del cuerpo

Por Victorio Neves de Baers – 22 de Febrero del 2012

Desde finales de Junio la búsqueda se concentró en el cerro Fortaleza, dirigida por los Topos; la teoría de que el cuerpo estaba allí se basaba en videntes, médiums y opiniones de terceros. En los últimos días de Setiembre los topos recomiendan al doctor Ciro la contratación de Christian Tataje y Soluciones Verticales SAC, para continuar con la búsqueda, porque ellos contaban con los equipos necesarios para hacer una búsqueda mas profunda y profesional.

Cuando la Dra. Lozada decide ir al Bomboya, al lugar de las mochilas, conversa con Eloy Cacya, quien le manifiesta que le quedaba un sinsabor de no haber hecho una búsqueda completa descendiendo desde la parte superior al lugar de las mochilas, en las primeras semanas de búsqueda, principalmente por falta de equipo.

A partir de las declaraciones de Rosario, y de la conversación con Cacya, la Dra. Lozada coordina con todos los rescatistas para que hagan un último esfuerzo y busquen en la zona indicada por Cacya.

COMO FUE EL HALLAZGO

Eloy Cacya fue quien dirigió la estrategia de búsqueda a partir de ese momento, empezaron a hacer descensos en el corredor al oeste del lugar de las mochilas, desde abajo hacia arriba a partir del lugar de las mochilas. En esta etapa se contrató a Michel Obando como director técnico, y se tuvo el apoyo de Alberto Mamani y Ángel Paco.

El la tarde día del hallazgo, el Domingo 16 de Octubre, Christian Tataje, Eloy Cacya y Michel Obando, descendieron 500 metros y se acercaron a la pendiente para observar el cañón, fue entonces cuando Cacya divisó unas manchas rojas en la pared del frente; Michel Obando procedió a hacer filmaciones y tomar fotografías de lo que parecía ser el cuerpo de Ciro. Debido a anteriores malas experiencias de anunciar el hallazgo, mantuvieron cautela hasta que el hallazgo del cadáver sea confirmado por la fiscalía, a quienes llevaron el material para su visualización en forma exclusiva.

La visualización del material grabado se realizó hasta la tarde del Jueves 20, cuando la Dra. Lozada aceptó la existencia de este indicio y anunció a los medios la noticia, y la realización de una diligencia al Colca con una comitiva de forenses, la cual sobrevoló al día siguiente la zona en helicóptero, y se trasladaron el Sábado hasta la Casita de Peigh, donde armaron un campamento y pernoctaron hasta el día siguiente.

COMO FUE EL RESCATE

El Domingo 23, desde las 4 de la mañana, y con un amanecer despejado, se iniciaron las labores de rescate, con todo el país a la expectativa de la confirmación del hallazgo del cuerpo.

Nuevamente la responsabilidad estratégica recayó en Eloy Cacya, quien junto a Alberto Hung diseñaron el plan para extraer el cuerpo, su idea era evitar hacer un descenso, y tratar de recuperarlo ascendiendo desde la parte baja.

Se afianzó una ruta horizontal por la pared del nevado, lo cual aseguraba un recorrido menos pronunciado. Seis personas participaron en la operación: Eloy Caclla, Cristian Tataje, Alberto Hung, Roberto Mamani, Aldo Chapi, y Ángel Paco. Les acompañaron 2 peritos del Ministerio Público que certificaron las condiciones en que se hallaba el cadáver.

Llegar al lugar de las mochilas les llevó 4 horas. Cristian Tataje, gerente de Soluciones Verticales, manifestó que toda la jornada significó más de 10 horas de trabajo. A partir del medio día enfrentaron fuertes corrientes de viento,  éstas son muy peligrosas ya que pueden desestabilizar a los rescatistas. Una vez extraídos los restos, los trasladaron en una camilla hasta su campamento donde llegaron el Lunes 24 en horas de la mañana.

El Lunes por la tarde el cuerpo llegó transportado por una cuadrilla hasta la mina de Madrigal, desde donde fue transportado en helicóptero hasta Arequipa.

PROBLEMA CON TOPOS Y MICHEL OBANDO

En esta diligencia no participaron ni los Topos de México, ni  el andinista Michel Obando, uno de los guías presentes en el hallazgo. “Los Topos son expertos en zonas colapsadas, más no en trabajos verticales. Durante este tiempo nos han apoyado moralmente, nos cocinaban, nos traían agüita y nos esperaban, ese ha sido su apoyo. Michel Obando tomó una posición personalista y decidió renunciar a Soluciones Verticales para entregar un material privado a los medios. Él dio su historia, por eso es que en la segunda etapa deciden no traer a los topos ni a Michel” aseguró Cristian Tataje.

La “verdad” de Baraybar

Por Victorio Neves de Baers

Tras avistarse el cuerpo de Ciro, el 16 de Octubre del 2011, y con la difusión de la primera fotografía del mismo, aunque lejana, se empezaron a desarrollar múltiples teorías especulativas de la muerte de Ciro, por lo cual los medios buscaron entrevistar a especialistas, entre ellos, el antropólogo José Pablo Baraybar, famoso por haber trabajado con la CVR, y con pergaminos internacionales al haber dirigido comisiones forenses de las NNUU.

La opinión de Baraybar, al analizar la primera y las subsiguientes fotografías fue que todo era compatible con un accidente, sin embargo la verdad final saldría de analizar las fracturas, lo que podría indicar si fueron producidas mucho antes, poco antes, o durante la caída y muerte, y de si alguna de éstas era una fractura patrón, lo que indicaría no un accidente sino una agresión.

Su opinión, aunque no definitiva, fue ampliamente aceptada por la opinión pública, sin embargo, lo que puso su figura en entredicho fueron sus declaraciones propaladas en un programa dominical de TV donde afirmó que conocía las coordenadas de la ubicación del cuerpo desde Junio 2011.

La entrevista en cuestión, del 6 de Noviembre, fue un verdadero sancochado, donde se mezclaron intencionalmente los testimonios de Baraybar con los de Sergio Pérez, haciendo creer en una primera visualización del reportaje que ambos hubieran compartido la misma información desde hace varios meses.

El reportero Christian Sotomayor llevó a la casa de Baraybar los croquis de Pérez, y parte de las grabaciones donde se destapaba que Pérez era un exoficial de Marina con trabajos en Inteligencia contra el terrorismo, y supuestamente comprobó la veracidad de las “coordenadas” de Baraybar y de los “mapas” de Pérez.

En la mitad del reportaje se lanza la primera inconsistencia: “a estas revelaciones se suma un email enviado en el mes de Junio al arqueólogo forense José Pablo Baraybar”, en ninguna parte del reportaje Baraybar dijo que había recibido las coordenadas por email, y en entrevistas posteriores Baraybar resaltó ese error.

Luego, el reportaje muestra al propio Baraybar hablando:

“Alrededor del 1ero o 2 de Junio recibí unas coordenadas, donde supuestamente se habría encontrado el cuerpo de Ciro Castillo; el lugar del hallazgo, como lo hemos visto en el Google Earth es básicamente el mismo que las coordenadas que me dieron. “

¿Pero qué está queriendo decir?

“Estoy en estado de shock, estoy un problema muy, pero muy serio, que ayudaría a replantear todo. Si había un mapa, y si por algo totalmente al margen de esto, independientemente a esto, hay unas coordenadas y las 2 cosas coinciden, y el cuerpo casualmente es encontrado allí implica que alguien o algunas personas sabían dónde estaba el cuerpo ya hace mucho tiempo.

Ahora se pueden entender muchísimas cosas y es que esto es un psicosocial más, y esta gran cortina de humo que sigue dando y girando, alimentada por todos lados; terminamos en un nuevo psicosocial mas, o sea los viejos tiempos están de moda nuevamente, esto ya lo vimos en toda la década de los 90”.

Baraybar dice una cosa totalmente ilógica para un investigador: “las 2 cosas coinciden”, refiriéndose al croquis de Pérez y a las coordenadas que recibió, ¿cómo pueden coincidir unos croquis, sin escala, sin norte, y sin nada parecido a la realidad, con un punto de coordenadas (longitud, latitud y tal vez altura)?

Si a partir de eso lanza su teoría del psicosocial, entonces tampoco es creíble que haya hecho una verificación en el Google Earth, como lo afirma.

El olfato de reportero de Sotomayor, le dijo, “no investigues más, acepta lo que Baraybar dice”; olfato, no para encontrar la verdad, sino para oler la carroña que significaba todo ese reportaje, justo lo que necesitaba Lúcar para ganar el rating dominical.

Creo firmemente que las coordenadas de Baraybar no son básicamente las mismas que las del cuerpo; probablemente sean las del lugar de las mochilas, que ya estaban disponibles desde las primeras semanas.

También creo que Baraybar dirá que las coordenadas las recibió por una llamada telefónica anónima, cosa absurda, con el fin de no involucrar en el caso a alguna persona amiga; es decir, exponerle a los medios, y hacerle perder el tiempo ante alguna probable citación de la fiscalía.

Como he dicho anteriormente, con Pérez y Baraybar, la fiscalía está gastando balas en gallinazos.