Rosario y Ciro no tuvieron compañía

Por Rosario Aronés

Publicado en el Diario El Popular el 22 de Febrero del 2012

Los peritos de la Policía de la División de Investigación de Delitos de Alta Tecnología de la Dinincri (DIVINDAT), informaron a la fiscal de Arequipa Rosario Lozada, que las fotografías que se tomaron Rosario Ponce López y su pareja Ciro Castillo Rojo en el valle del Colca, no fueron alteradas ni manipuladas.

Por lo tanto, en un informe entregado a la fiscal corporativa de Arequipa, concluyen que no se pudo determinar la presencia de una tercera persona en el lugar de los hechos, que habría tomado las fotografías a la pareja de enamorados.

El abogado del médico Ciro Castillo, Juan de Dios Medina, dijo que esa información la pueden proporcionar peritos especializados en fotografías para que se haga un minucioso examen a las tomas.

Rosario Ponce dijo ante la Fiscalía que ella o Ciro tomaron la foto, pero no hubo terceras personas.

Anuncios

15 comentarios en “Rosario y Ciro no tuvieron compañía

    • Los que deben despertar son los que han perdido meses (y recursos, y neuronas, y saliva, y tinta, y tiempo, y al final han perdido la atención a las evidencias correctas) en la ingenua teoría de que las fotos indicaban un tercero, y que, por tanto, ese tercero estaría involucrado en un crimen, y que, por tanto, el crimen existió.

      Han podido incluso encontrar “especialistas” en fotografía que dijeron que debido a que la cámara que tomó una foto en el lugar de las mochilas no estaba en posición horizontal, entonces había un tercero, cuando “cualquier persona inteligente” razona al revés: el Colca no es una figura geométrica y encontrar un lugar plano para apoyar la cámara no es fácil, de manera que la foto a desnivel indica “que la foto no fue sujetada por una persona”.

      ¡Despertad!

      • ¡Qué se puede esperar de una persona que no interpreta bien lo que lee o que lo interpreta a su conveniencia! Parece que no sólo no interpretas bien lo que lees, sino que tampoco lo que escuchas (audios, videos de especialistas).

      • Como siempre Victorio: Tù diràs que los perros son gatos, aunque continùen ladrando. No te preocupes. A Rosario le creemos cuando dice que una de las fotos LA TOMÒ UN CÒNDOR. Hubiera sido màs “didàctico” que cualquiera de las interpretaciones a favor y en contra acerca de còmo se tomaron las fotos, si Rosario demostraba còmo lo hizo ella o Ciro o el còndor, aquella vez cuando en la payasesca y ridicula “reconstrucciòn”, justo en ese momento, la Sra. Rosario Ponce hubiera podido “recordar” desde què piedra, superficie o àngulo tomò la dichosa foto (claro està, si no puede probar que esa foto la tomò un ave). Estoy seguro que en una segunda “reconstrucciòn” tampoco doña Rosario podrìa “recordar” y seguramente tambièn, para esa hipotètica fecha, la dichosa càmara tambièn estarìa ·”malograda”. Curioso, esa camarita que soportò 13 dìas y 12 noches a la intemperie, con lluvia y bajas temperaturas y una propietaria supuestamente “perdida y desesperada” que lo que menos podria importarle en ese momento era una càmara, aparentemente la “cuidò como oro”. Pero al llegar al càlido hogar urbano de su propietaria, y cuando la justicia requeria del susodicho aparatito, justo alli se malogrò y “por eso no lo llevaron a la reconstrucciòn”. Victorio: Haya tomado o no la foto Ciro, Rosario, un tercero o un còndor, CIRO NO SE CAYÒ SOLITO. Y ademàs, el hecho de que un tercero no haya tomado esa foto, no necesariamente es prueba de que no hubo un tercero. Hay especialistas que opinan lo contrario y tù podrìas hablar mucho de fotos? Como dice el dicho: Què sabe el burro de alfajores? No te piques Victorio. Tanto te afectò lo de “en eso se despertaron…”?

  1. ¿Porqué yerran los acusadores siguiendo “pistas” que finalmente acaban como ésta (la de la cámara y las fotos) en el basurero de los indicios circunstanciales? (Como también se perdieron 111 días buscando el cuerpo en Fortaleza)

    Porque no están buscando la verdad, sino un culpable en quien descargar responsabilidades propias.

    Porque no oyen a los profesionales, sino a inexpertos periodistas, a afiebradas sugerencias de hipermotivados opinantes, y a charlatanes (videntes, mediums).

    Porque no cuentan con un detective profesional.

    • Tú eres el que sólo oye a aquellas personas que opinan a favor de la ridícula versión de Rosario, y a los profesionales que opinan diferente de su iverosímil versión, los desestimas.

      ¡Despierta tú y no defiendas a delincuentes!, o es que en realidad te pagan por hacer eso?!!!!

    • Al profesional que quisièramos escuchar es a don Josè Pablo Baraybar. Quisieramos saber què opina del tema de la famosa “saponificaciòn” en las pècoras del cadàver del difunto Ciro Castillo y si coincide o no, en todo o en parte, con lo que opinò el tambièn prestigioso especialista y colega de Baryabar el Dr. David Ruiz Vela. Y de paso, a ver si ahora, despùes de unos meses “a la sombra” ya recordò el tema de las famosas “coordenadas”. Ese tipo de especialistas es a quienes debemos consultar. Tienen mucho que decir, sobre todo el Sr. Baraybar. Y tienes razòn, se perdiò tiempo en las afiebradas sugerencias de un “medium” llamado Sergio Dagoberto Pèrrez. Sugerencias “precisas” como para desviar “un poquito” la direcciòn de la bùsqueda del “fiambre” de Ciro. Falta saber a titulo de què, y por encargo de quièn o quiènes se dicho “medium” cuyo oficio anterior fue el de torturador se metiò por los palos sin que lo llamen. Dicen por allì que ya obran en poder de la Fiscal unas “·fotitos, no tan antiguas, donde se podria probar una cercana relaciòn “de chamba” del famoso medium torturador con otro personaje algo gordito, que en ciertas diligencias judiciales se encargaba de “espantar” con su obesidad y corpulencia a los cargosos reporteros y plumìferos que acosaban a alguien protagonista de este caso en sus diligencias judiciales, Y que curiosamente, tambièn dicen perteneciò a la misma sombrìa “instituciòn” de donde proviene el susodicho “medium” y que ya en el retiro parecieran haberse juntado para alguna chambita extra. Curioso sì, que una vez sacado a la luz el pasado del gordito (con cariño) al que me refiero, èste, como por arte de magia, desapareciò de la luz pùblica y decidiò ya no prestar su barriga para seguir espantando a los insistentes reporteros.

    • Responsabilidades propias? Ya estàs desvariando Victorio. El acusador de Rosario Ponce es el padre del cadàver, quien, como muchisima gente, no cree que su hijo “se cayò solito” (incluida la Fiscal, por lo cual sigue investigando) y asimismo como muchisima gente cree, piensa que la Sra. Rosario Ponce no ha contado toda la verdad acerca de lo que ocurriò en el Colca. Amèn de las extrañas circunstancias y personajes existentes de por medio (dudosa “supervivencia” sin consecuencias lògicas, el DNI, las llamadas, apùrate que aùn no ME encuentran, el canguro, estòmago no tan vacìo, saponificaciòn, medias, Lupa. Grandez, Baraybar, Mattos, Dagoberto, etc). Eso no significa buscar culpables sino buscar la verdad. Y la verdad la encontraràn, asì como encontraron el cadàver cuando nada hacia preverlo. Eso no significa evadir responsabilidades propias ni achacar a otros las culpas de uno mismo. Si al final la justicia, contra todo pronòstico, decide que Rosario nunca mintiò y que Ciro se cayò solito, eso, màs que todo, seria responsabilidad del propio Ciro (que entonces tenìa 26 años, o sea que no era ningùn chibolo ni tampoco lo era Rosario que encima fue madre muy joven) y su padre, como dificilmente caben las disculpas con la imputada (y no creo que las pida) entonces, de ser pasible de una acciòn judicial de represalia, tendrà que afrontarla. A estas alturas, habiendo perdido un hijo en las circunstancias en que lo hizo, el Dr. Castillo no creo que le tenga miedo ni siquiera a Abimael o al Loco del Martillo. Ajo y agua: A JODERSE Y AGUANTAR. Para cualquiera de las partes, segùn lo que la Fiscal decida.

  2. Eso de que Sergio Dagoberto se metiò en medio de la bùsqueda del cadàver muerto de Ciro Castillo solamente porque “buscaba un caso exitoso para su curriculum profesional” es una hipòtesis màs falsa que las tetas de un maricòn. O que la ètica de Vladimiro Montesinos. Un agente de inteligencia es agente de inteligencia hasta que muere o lo matan. Jamàs hace algo por nada. O por mero “interès profesional ò particular”. Sergio Dagoberto tuvo un objetivo y no fue una decisiòn personal su presencia cercana a este caso. Actuò por encargo. Falta saber de quièn o quiènes y ademàs, su testimonio no dejò conforme a la justicia. Sigue en la mira, aunque bien dificil que meta la pata y se delate màs de lo que ya se delatò. Salvo que lo presionen con su retorno a “chirona” y alli decida vomitar lo que aùn esconde. O, que como “buen elemento de inteligencia” la justicia, le ofrezca un “retiro decoroso” (con buenos “incentivos”) y se acoja a la colaboraciòn eficaz, como lo hicieron muchos del podrido ex-SIN cuando por obra y gracia de una simple tia despechada como la Pinchi Pinchi, el ominoso imperio de crimen y corrupciòn capitaneado por don Vladi, se vino abajo màs fàcilmente que si la CIA o la KGB lo hubieran combatido, lo que demuestra que a muchos o la mayor parte de esa tristemente cèlebre “instituciòn” lo que les faltaba era precisamente inteligencia.

  3. ROSARIO Y CIRO NO TUVIERON COMPAÑIA? PUEDE QUE SI Y PUEDE QUE NO. PERO LO QUE NO TUVO CIRO FUE SUERTE. NO PUDO “VENCER A LA MONTAÑA”. QUÈ LE FALTÒ? NO LO SABEMOS SU SECRETO SE LO LLEVARON, PERDÒN SE LO LLEVÒ A LA TUMBA. O QUIZÀ LE FALTÒ UN MEJOR CALZADO. NO PARA RECORRER LOS CERROS SINO PARA CORRER CUANDO LO ENCONTRARON.

Deje un comentario (no es obligatorio el email)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s