Los Castillo y los Ponce sin punto final

Por Augusto Álvarez Rodrich

Publicado en La República el 22 de Octubre 2011

Cuando la verdad no se opone a un ‘buen’ titular.

Más de 200 días después de desaparecido y de haberse convertido en tema inacabable de portadas y reportajes, la inminente recuperación del cuerpo del estudiante Ciro Castillo Rojo debería llevar a una evaluación profunda de la prensa sobre la cobertura que hizo de esta desgracia, especialmente de aquella que no tuvo problemas en mentir con descaro e irresponsabilidad solo con el fin de mejorar su circulación o audiencia.

Ojalá que el cuerpo que hace unos días vieron cinco rescatistas en un precipicio de 900 metros en el nevado de Bomboya sea efectivamente el de Ciro, pues no es la primera vez que se efectúa un falso anuncio que frustra el deseo de las dos familias directamente involucradas en esta desgracia de encontrar el cadáver como una forma de ponerle punto final a la tragedia.

Pero ese punto final nunca va a llegar. Para la familia Castillo, porque la muerte de un hijo constituye una pérdida irreparable que nunca podrá ser asimilada. Para la familia de Rosario Ponce, porque un sector de la prensa se encargó, sin los elementos suficientes, de condenarla y de asesinar su reputación.

Con una serie inacabable de reportajes motivados únicamente por la constatación de que Ciro Castillo era gasolina de alto octanaje para elevar ratings y circulaciones, un sector de la prensa se dedicó a alargar la historia como chicle.

En ese proceso, no tuvieron problema en denigrar a Rosario Ponce, acusándola de asesina e, incluso, divulgando material estrictamente privado como el obtenido en sus declaraciones en la Cámara Gesell, lo cual es una grave violación de la intimidad y de la privacidad. Esa fue una decisión que, hay que decirlo de manera clara y directa, no es periodística sino comercial, pues no se habla acá de la búsqueda de la verdad –que es lo que un periodista responsable debe hacer– sino del dinero.

¿Va la prensa a hacer esa autocrítica que se le demanda luego de una cobertura periodística en la que, con dignas excepciones que tampoco fueron pocas, abundaron malas prácticas del oficio que sus autores, sin duda, no cometerían si es que los perjudicados fueron sus hijos o familiares? Lo dudo mucho. Lo que van a hacer muchos de estos irresponsables es salir a buscar, como hienas hambrientas, la próxima víctima.

Es ante casos como estos en los que me asaltan dudas sobre el planteamiento de despenalizar los delitos de prensa. No, ciertamente, ante abusos contra periodistas como el pucallpeño Paul Garay –quien sigue preso, no hay que bajar la guardia–, pero sí ante abusos como el cometido contra Rosario Ponce, en cuyo caso algunos medios siguieron con rigor eso de que la verdad no puede interferir con un ‘buen’ titular.

Un comentario en “Los Castillo y los Ponce sin punto final

  1. Un poquito desfasado el articulo. Ademàs, para la fecha en que se escribiò, evidentemente los Ponce YA SABIAN que el cadàver era de Ciro y por eso les salieron alas y volaron de inmediato a Arequipa, dizque “a salvaguardar los derechos de su hija”. cuando sobre un muerto, que se sepa, solo tienen derechos sus propios familiares. Ninguna de las anteriores falsas alarmas mereciò importancia alguna para el entorno fe la imputada y què casualidad que a pesar de aùn no haber sido identificado plenamente el cadàver, esta vez sì tomaron en serio el hallazgo. Serìa solo simple coincidencia?

Deje un comentario (no es obligatorio el email)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s