Yo maté a Ciro

En la cacería del asesino de Ciro, éstas son las diferentes mutaciones que ha ido tomando, a lo largo de los meses (de acuerdo a la prensa, la opinión pública y los acusadores):

Por Victorio Neves de Baers

1. Rosario Ponce. A los 3 días de rescatada, en los foros ya se comentaba lo extraño de que sólo ella haya aparecido con vida, lo inusual que un varón abandone a su pareja, y lo probable de que Rosario, por algún motivo aún desconocido, pero posible, tal vez una discusión o accidente, haya participado en la caída de Ciro a un barranco.

Esta teoría fue madurando cuando los medios empezaron a mencionar que Rosario y Ciro habían tenido discusiones en Cusco y Arequipa, y sus compañeros a contar que Rosario, a veces, tenía comportamientos violentos.

La cereza de la torta la puso “Renato Portal” cuando presentó en los medios la carta “dictada” por Ciro, en la cual dice que fueron los celos enfermizos los que motivaron que Rosario descargara una pala sobre la cabeza de Ciro, hiriéndolo y provocando su caída.

2. El Mayor Grandez. Luego de algunas semanas de búsqueda infructuosa de Ciro, surgieron comentarios de que porqué se envió una patrulla a rescatar a Rosario, a una zona (la casita de Peigh), donde ya se había buscado en 2 anteriores oportunidades; (ignorando el testimonio de Rosario quien dijo que ella había descendido desde el lugar de las mochilas desde el día Lunes 11 y llegado a la casita de Peigh el Miércoles 13).

Esos testimonios provocaron las sospechas en los acusadores de que el Mayor Robert Grandez, habría participado en un supuesto “montaje” del rescate de Rosario, y que además en algunos videos se veía cierta confianza entre Rosario y el Mayor; los acusadores entonces revisaron los videos, editaron uno donde “demostrarían” que Grandez “instruyó” a Rosario sobre su “supuesta” travesía en el Colca, y lo presentaron a la fiscalía para probar la teoría del “montaje de supervivencia y rescate de Rosario”.

Ese montaje, sólo habría sido posible con la presencia de Grandez en el mismo lugar del crimen, y que existiría algún involucramiento emocional entre Rosario y Grandez,  tal vez anterior, que haya motivado el crimen.

Grandez era aún el responsable de la búsqueda terrestre de los estudiantes, y lo había sido por mucho tiempo; al ser acusado, y para evitar suspicacias, fue trasladado a otra dependencia, así como todo el personal de la policía a su cargo, que pudiera estar involucrado en estos asuntos.

Al analizarse el video de manera completa (no editada) se observa que lo que hace Robert Grandez y otros, es confirmar la historia contada por Rosario, vista desde la otra margen, puesto que Rosario no conocía a profundidad los lugares, y menos desde la otra margen; toda esta retroalimentación tenía por objeto encontrar a Ciro, y no “capacitarla” para un interrogatorio.

3. Carlos Abad Poggi. En Agosto se presentó en Buenos Días Perú, un reportaje preparado en conjunto con Héctor John Caro, acerca de las actividades y relaciones del exsuegro de Rosario Ponce, Carlos Abad Poggi; éstas indicarían una posibilidad a investigar: el señor era un exmilitar, que habría trabajado en inteligencia, y que además, tenía un familiar, compañero de promoción que vivía en Arequipa, y mantenía una serie de relaciones con algunos otros miembros del ejército en esa localidad; esto le permitía, a Carlos Abad Poggi, haber coordinado y elaborado alguna operación secreta que eliminó a Ciro. Al no haber ningún indicio de que esto sea así, el Sr. Abad Poggi no ha sido considerado en las investigaciones.

4. Tito Lupa. Ver el indicio “El gran mentiroso”

5. Moisés Condori. Compañero de faenas de Tito Lupa, fue señalado por los medios y tratado de ubicar por varios días, debido a que “sospechosamente” desapareció, incluso habiendo sido citado por la fiscalía. Días después, cuando fue ubicado, él explicó que por motivos de trabajo tuvo que mudarse de Madrigal a Arequipa.

6. Carlos Abad Valdés. Luego del reportaje de Buenos Días Perú sobre Carlos Abad Poggi, continuaron otros, que indagaban en su vida familiar, y por lo cual se llegó a establecer que la amistad, y visitas de Carlos Abad Valdés hacia Rosario Ponce, continuaban como parte de su vida diaria; aunque esto fue explicado bajo el contexto del cuidado y responsabilidades hacia el hijo que ambos compartían, la prensa maliciosamente lo presentó como algo anormal, y como probable la motivación pasional, en la muerte de Ciro.

7. Los policías de Madrigal. Una teoría, originada tal vez en el testimonio de Moisés Condori que dijo que vio a dos policías (aunque no de Madrigal o de la mina) ya mayores de edad, dirigirse tras los pasos de Ciro y Rosario, provocó que se elabore una macabra teoría: Ciro y Rosario discutieron, y ésta última fue a la comisaría de Madrigal a denunciarlo, los policías arrestaron a Ciro, éste reclamó airadamente, y a los policías se les pasó la mano, terminaron matándolo y enterrando su cuerpo, en el lugar “menos pensado”, el cementerio de Madrigal, donde se encontraron algunas tumbas NN. Esta teoría conmovió tanto a los acusadores que presionaron al fiscal Zegarra para que realice una diligencia en el cementerio, lo que motivó la ira de los pobladores de Madrigal, que se presentaron en el lugar y se opusieron a esa diligencia, luego de algunas horas se llegó al acuerdo de sólo buscar en los lugares donde aparentemente habría tierra removida recientemente; la diligencia no encontró ninguna evidencia del cuerpo de Ciro.

8. Sergio Pérez. Ante la presentación del reportaje de Punto Final de que “Renato Portal” había sido un agente de inteligencia encubierto, y el subsiguiente descubrimiento de que habría participado en “torturas”, la inmediata interrogante, fue ¿pudo él haber participado en el crimen de Ciro, y haber, por muchos meses, desviado la búsqueda hacia otros lugares con sus psicografías?

Lea aquí el artículo “Renato Portal, el agente de inteligencia encubierto”

8. Darío Hurtado. Si bien no se le ha considerado nunca como homicida, sí como cómplice. Él fue quien dirigió la búsqueda por helicóptero en los primeros días; la conjetura de los acusadores, que involucraban hasta el General Carlos Mateo, fue lanzada por el mismo Doctor Ciro, y consistía, en que era muy sospechoso que se hayan usado recursos en la búsqueda “sólo de Rosario Ponce”, sin haberse hecho todos los trámites respectivos, lo que “indicaría” alguna complicidad en que el cuerpo de Ciro no sea rescatado.

Actitud ingrata, pues el helicóptero fue utilizado a pedido de ambas familias, y si algunos recursos fueron usados para movilizar a Rosario Ponce luego de rescatada, fue en el afán de buscar su pronta recuperación y así facilitar su retorno y apoyo en la búsqueda de Ciro.

9. Víctor Cabrera Córdova. En Enero 2012, y luego de que la necropsia indicara el hallazgo de cabellos junto con el cadáver de Ciro, que no eran del universitario; la Dra. Lozada ordenó la toma del examen tricológico a los cabellos de muchas personas involucradas en el caso, entre ellos los exenamorados de Rosario, Carlos Abad Valdés, y Víctor Cabrera Córdova, éste último nunca antes involucrado en el caso, salvo como referencia histórica.

A partir de eso, los medios y la opinión pública, concluyeron que la fiscalía habría citado a Víctor Cabrera por alguna evidencia, y que probablemente él habría sido el tercero en las fotos del Colca, y que por lo tanto, al no haber sido posible que Rosario asesinara sola a Ciro, por evidente desproporción física, entonces Víctor era el victimario. Al mismo tiempo se encontraba la explicación a una de las últimas fotos donde la cámara está en una posición inclinada, y se encuentra a un “profesional” de muchos años en fotografía, que afirma que para que una foto salga inclinada, tiene que haber sido tomada por una persona, porque si se pone sobre un plano inclinado la cámara se resbala y cae al vacío; ignorando este señor que el Colca no es una figura geométrica, y que más bien es improbable encontrar una superficie horizontal.

Alguna aguda comentarista muy suspicazmente llegó a afirmar que mi seudónimo “Victorio Neves de Baers” significaba, intercambiando las letras, “VICTOR ASESINO, DEBEN VER”.

Víctor Cabrera evitó varios días a la prensa, y finalmente, en una entrevista, acusó a los medios de comunicación de pintarlo como el asesino de Ciro, diciendo:

(Los periodistas) en el primer párrafo dicen: “Habría una tercera persona”; luego, que “fue pareja de Rosario”; y tercero, que “Ciro fue asesinado”. Lectura general: “yo maté a Ciro”Entiendo que éste sea su trabajo, pero las cosas no fueron así; ya le he dicho a Rosario que ningún periodista es su amigo.

Los periodistas acudieron a su centro de trabajo (por ese entonces), el Municipio de Miraflores, y encontraron pruebas de que Víctor no faltó a sus labores en las fechas de la aventura de Ciro y Rosario.

Leer aquí la décima mutación: “El Primo”