El Perito Criminalístico de Parte Vs. El Perito Criminalístico Oficial – Parte I

Por el Dr. Pablo A. Rodríguez Regalado, Coronel PNP (r), Abogado, Perito Criminalístico

Doctor en Ciencias Forenses y Criminalística

A. INTRODUCCIÓN

La puesta en vigencia de la normatividad en materia Procesal Penal, ha planteado una serie de retos a los operadores de justicia, sobre todo, en cuanto a su pronta adaptación y adecuación a las nuevas Técnicas y Procedimientos, de tal forma que tanto Abogados como Fiscales y Jueces, se ven en la imperiosa necesidad de reajustar sus conocimientos y habilidades para enfrentar cada cual de la mejor forma los desafíos de esta nueva modalidad procesal.

Esta situación, ha permitido a su vez poner en evidencia ciertas “vulnerabilidades” comunes para ambas partes, me refiero al Ministerio Público y a los Abogados Defensores; “vulnerabilidades” que en el viejo sistema eran casi inadvertidas -si es que cabe la expresión para entenderlo mejor-, y que actualmente denotan la falencia de un conocimiento idóneo para salvar el problema, antaño soslayado.

Esta “vulnerabilidad”, está dada por el deficiente manejo u operacionalidad del conocimiento criminalístico, por parte de ambos operadores (Abogados Defensores y Fiscales); y, el problema en esencia, tiene sus bases sentadas en la etapa de formación profesional, a la que no hemos escapado los Abogados en actual ejercicio ¿por qué razón?; veamos: bien sabemos, que hasta la fecha, las Facultades o Escuelas de Derecho de nuestras Universidades, tanto Públicas como Privadas, no dictan el Curso de Criminalística a los estudiantes del Pre Grado, como “Curso Oficial” (algunas muy escasas en éstos tiempos –basta verificarlo por internet-, únicamente consideran el “Curso de Criminalística” como “Curso Electivo”, el que sabemos que si no alcanza a cubrir la suficiente cantidad de alumnos matriculados para seguirlo y en concordancia con las exigencias de la Casa de Estudios Superiores, no se dicta); por lo tanto se viene proporcionando una pobre o mediocre formación en ésta materia, que a la larga ha ocasionado los resultados que en la práctica se tienen.

Creo sin temor a equivocarme, que ésta situación se debe a la persistencia en mantener cierta “tradición curricular”, bastante reacia a un cambio en éste sentido; siendo que, en la gran mayoría de las citadas Facultades o Escuelas de Derecho, se dictan: el Curso de Criminología, así como el Curso de Medicina Legal o de denominación similar –no pretendo se entienda que deban de ser excluidas, de ninguna manera-; sino que en pleno Siglo XXI aún no se implementa, al menos en el Perú, el Curso de Criminalística en las mencionadas, pese a ser una ciencia con más de cien años de presencia en la comunidad científica y de utilidad por demás conocida.

Y, ¿a qué viene el presente preámbulo?, simple y llanamente, al hecho de que las Partes en comento en éste nuevo proceso, se encuentran carentes de la herramienta necesaria, para hacer un uso adecuado de la gama de saberes que encierra el dominio de la Criminalística o sino, para auxiliarse debida y oportunamente con los mismos.

Para entender mejor ésta problemática, nos centraremos concretamente en la participación específica de los Peritos Criminalísticos de Parte, como de los Peritos Criminalísticos Oficiales, siendo básicamente su participación para éstos últimos a instancia de la Policía o por el Fiscal durante las “Diligencias Preliminares” –si el Fiscal conviene en disponer la intervención de la Policía-, como durante la “Investigación Preparatoria” –pasada ya la fase anterior-; en tanto que los primeros, vienen a ser ofrecidos por los Abogados cuando ven forzada su presencia al tener al frente una “Pericia Oficial” que afecta su “Teoría del Caso”, es cuando recién en ese momento lo tienen en consideración.

El hecho descrito es una parte del problema sobre el que nos involucramos, buscando una propuesta que en alguna medida provea de ayuda oportuna y eficaz, ya que de lo contrario seguiremos exponiendo el destino del justiciable o de la víctima, cuando no del “Caso” sostenido por la Fiscalía o el Abogado de la Defensa.

Lea aquí la parte II

Anuncios

Un comentario en “El Perito Criminalístico de Parte Vs. El Perito Criminalístico Oficial – Parte I

  1. amigos ignorantes, lamento informarles que el cuerpo no puede ser exhumado.

    PUNTO 1. aL MOVILIZAR EL CUERPO DE cIRO Castillo Rojo Garcia Caballero a la ciudad de Lima por vuelo comercial, su cuerpo he tenido que ser embalsamado y pasar por procesos de higiene, eso lo pueden revisar en cualquier pagina web de aerolineas comerciales. Tiene que cumplir con ciertos estandares, entonces el cuerpo ha sido totalmente alterado. Ya ven ignorantes no se puede, ni se podra exhumar un cuerpo embalasamado y modificado.

    PUNTO2. A la hora de la necropsia que le practicaron al difunto, ambas partes tenian derecho de contar con un perito forense, la familia Castillo Rojo tuvo su perito en dicha sala mientras se practicaba la necropsia, asi mismo como bien es conocido el Gran Doctor de ano Ciro, tb estuvo presente y pudo objetar. Al tener perito de parte por parte de la Familia Castillo Rojo, y al no objetar nada durante la necropsia, solo confirma que la necropsia se hizo de acuerdo a procedimiento. No tiene lugar a reclamo ahora el doctorcito de pacotilla, solo le queda hacer uno mas de sus escandaletes, para variar.

    PUNTO 3. En el ministerio publico se encuentran cada parte, es decir, organos, dedos, sangre, pelo, todo lo hallado encontrado en el cuerpo de Ciro, incluyendo su ropa, y ello deberia de estar bajo cadena de custodia. Es asi entonces que si en algun momento se quisiera hacer nuevas pruebas, NO ES NECESARIO EXHUMAREL CADAVER, NO ES NECESARIO HACER UN SHOW MEDIATICO,AL CONTRARIO CONSIDERO YO QUE DEBERIAN DEJAR DESCANSAR A CIRO EN PAZ.

    PUNTO 4. Los unicos que no ocntaron con perito de parte en dicha necropsia fue Rosario Ponce, ella es la unica como parte que tiene el derecho de refutar la necropsia y solicitar se hagan nuevos examenes.

    PUNTO 5. De acuerdo a ley. el magnanimo Ciro Casatillo Rojo SAlas, no puede hacer nada, mas que rezar por la difunta alma de su hijo, dejarlo descansar en paz y pedir perdon a la sociedad, a Rosario, a su familia, y atodas aquellas personas que les ha faltado el respeto.

    Se que van a borrar este comentario, ya que son asi de cabritos.SOLO PONEN BLASFEMIAS EN ESTA PAGINA.

Deje un comentario (no es obligatorio el email)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s