Cambian fecha de citación de Rosario Ponce

La Fiscalía citó a la joven para el 7 de mayo próximo, a las 08:00 de la mañana, aunque por error consignó el año 2002, indicó el abogado de la joven, Jorge Carpio.

Publicado en RPP el 17 de Abril del 2012

Nueva fecha de citación. Por ser el 30 de abril feriado para el sector público, la Fiscalía a cargo de las investigaciones de la muerte de Ciro Castillo-Rojo, citó a Rosario Ponce López para el 7 de mayo.

La joven, principal testigo del caso por ser la última persona quien estuvo y vio al universitario, deberá presentarse a las 08:00 horas en la oficina de la fiscal María del Rosario Lozada Sotomayor, Coordinadora de la Segunda Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Arequipa.

Así lo confirmó, a RPP Noticias, Jorge Carpio Valencia, abogado de la joven, quien cuestionó la notificación cursada por la Fiscalía, dado a que en el documento se consigna como año, el 2002, por lo que no descarta volver a ser notificado.

Reveló además, que entre 10 a 12 diligencias más se realizarán en esta parte del proceso iniciado por la muerte de Ciro Castillo-Rojo.

Será la primera vez que Rosario Ponce declarará ante la fiscal María del Rosario Lozada Sotomayor, a cargo de las investigaciones.

Anuncios

Poligrafía en interrogatorios

El 20 de Octubre del 2011, el Fiscal de la Nación, José Antonio Peláez, señaló que el detector de mentiras tiene una base bastante científica y que “podría ayudar al esclarecimiento de los hechos”; lo dijo refiriéndose a la investigación preliminar al, aún en ese entonces, vice-presidente y congresista Omar Chehade, por el presunto delito de tráfico de influencias.

“Tiene una base bastante científica, aunque no definitiva”, dijo.

El siguiente artículo se publicó, al respecto de la poligrafía, en el diario La Primera el 15 de Noviembre del 2011.

“Cuando hay dudas se debe usar polígrafo”

Experto criminalista mexicano visitó nuestro país, y opinó sobre el caso Ciro y la acusación popular contra Rosario Ponce. Risas y expresiones no son signos de culpa, expresó.

Por Alejandro Arteaga

“Es irresponsable que una persona sea invitada a pasar por la prueba del polígrafo solo por su conducta”, nos dice Rodolfo Prado Pelayo, un experto poligrafista mexicano que estuvo en nuestro país y conversó con LA PRIMERA sobre el caso Ciro Castillo y otros temas.

Para el experto criminalista, la joven Rosario Ponce no puede ser sospechosa solo por reírse en entrevistas o tener expresiones duras ya que estas señas pueden ser parte de su conducta y no estar mintiendo. Sin embargo, afirmó que “cuando hay dudas en torno a las declaraciones, se debe usar el polígrafo”, ya que solo existe un margen de error del 6 por ciento, según las estadísticas en el Perú y en el mundo.

¿Cómo funciona?

Rodolfo Prado explicó que el polígrafo es un instrumento de gran sensibilidad y precisión, capaz de registrar de forma continua en un gráfico las variables fisiológicas que se producen en el organismo de un individuo estimulado psicológicamente mediante determinadas preguntas.

Detalló, que las interrogantes se hacen antes de colocar los instrumentos en el cuerpo, que detectarán los cambios a nivel del sistema nervioso. Las preguntas se hacen por un espacio de media hora con la finalidad de conocer mejor a la persona y generar confianza así como determinar un patrón en ella.

“Por ejemplo, en el caso de Rosario Ponce ella puede reír o gesticular y no hacerlo por estar nerviosa sino porque así es ella. Una vez conseguido el patrón de conducta se procede a colocar terminales en tres dedos de la mano, en la caja toráxica y en el antebrazo para saber el ritmo de la respiración, el corazón y la presión arterial”, explicó.

El especialista comentó que “con el patrón de conducta identificado con una línea en la pantalla de la computadora, cada alteración en esa línea significa que la persona está nerviosa y oculta algo, por ello se hacen preguntas como ¿Estamos de día o de noche?, ¿Eres soltero o casado?, ¿Tú robaste el dinero?, obviamente en las dos primeras preguntas la línea se mantendrá inalterable pero en la tercera habrá alteraciones, si es que el interrogado miente.

Está científicamente comprobado que cuando una persona miente se producen en su organismo, a través del sistema nervioso, reacciones fisiológicas y emocionales espontáneas y de intensidad variable que de ninguna manera puede controlar.

La presión sanguínea, el ritmo cardiaco, respiración y la conductancia de la piel sufren modificaciones.

Prado Pelayo indicó que si bien es importante el equipo, es más importante la habilidad y experiencia del examinador al conducir la prueba.

No es obligatorio

A pesar que los indicios estén, o no, en contra de alguien, ninguna autoridad puede obligarlo a pasar por la prueba del polígrafo indicó el especialista mexicano quien colaboró en su país en casos de narcotráfico y corrupción a través de esta prueba.

“Ni el Ministerio Público, que lleva la investigación puede obligar a los involucrados en un delito a pasar por el polígrafo pero el no hacerlo puede ocasionar dudas de la veracidad de sus declaraciones”, aseveró.

De otro lado, la certeza de los resultados de la prueba depende de las condiciones mentales de la persona, “es decir, si está tomando medicamentos, ansiolíticos por ejemplo, no podría pasar la prueba”.

Prado Pelayo indicó que la prueba del polígrafo se usa con una metodología y rigurosidad desde 1930 aproximadamente pero solo en dos casos: Investigaciones específicas que tienen que ver con conductas delictivas donde se quiere establecer la responsabilidad de una persona; y en pruebas de confiabilidad dentro de compañías que quieren saber con qué personas van a contar.