Malas decisiones en el Bomboya

Enorme montaña es mudo testigo de la muerte de Ciro Castillo

Publicado en el diario El Pueblo el 30 de Octubre del 2011

Es necesario destacar, que el Bomboya es una montaña ubicada al lado derecho del valle del Colca, no sólo es el escenario de una de las tragedias que mantuvo en vilo a todo un país por más de seis meses, sino que también cuenta con unos paisajes espectaculares y la constante presencia de los cóndores hace muy enriquecedora la experiencia para quien llega hasta allí.

“La mala suerte no existe, solo, se toman malas decisiones”, era una de las citas favoritas del fallecido Ciro Castillo Rojo – García Caballero, antes de perderse en la inmensidad del cañón del Colca ubicado en Chivay (Caylloma) junto a su expareja Rosario Ponce López, el pasado 4 de Abril. La desaparición del estudiante universitario mantuvo en vilo a todo el país porque su padre Ciro Castillo Rojo Salas, en una titánica labor, consiguió sensibilizar hasta el más duro corazón para proseguir la búsqueda y finalmente hallar a su hijo.

Los periodistas siempre a la caza de noticias encontramos en el caso la excusa perfecta para contar la historia de una familia que se resiste a perder a uno de sus integrantes en la inmensidad de la montaña. Las historias se pueden contar de mil formas, sin embargo, para conseguir la esencia de la nota los hombres de prensa deben estar en el teatro de operaciones.

Sin embargo, a mí me interesaba conocer la dimensión de la mala decisión de Ciro Castillo, al aventurarse de ir caminando desde el distrito de Madrigal al pueblo de Tapay sin un guía o poblador que conociera la ruta. En el trayecto debía cruzar la inmensidad del cerro Bomboya, espectacular montaña que puede ser apreciada en toda su magnitud desde el Mirador del Cóndor situado en el lado izquierdo del cañón del Colca.

La tarea era muy complicada, pero Ciro y Rosario se aventuraron sin la menor medida de seguridad para evitar una tragedia y ahora conocemos los resultados de su audacia, pero aún se desconoce con exactitud las circunstancias de cómo pereció el joven estudiante de la Universidad Agraria La Molina.

El inicio del recorrido comenzó el pasado domingo en Madrigal, un pueblo pequeño de la provincia de Caylloma, donde todos los habitantes proceden del mismo árbol genealógico, es decir, todos tienen un cierto grado de parentesco. Los pobladores se dedican a la agricultura y ganadería.

Los periodistas intentando acortar el camino de ascenso al Bomboya, decidimos ascender desde el lugar conocido como Relave porque a un costado se ubica un centro minero de extracción de oro. Desde ese punto supuestamente la caminata debía ser menos dificultosa para los citadinos hacia la montaña. Antes de partir, es obligatorio asegurar reservas de agua suficientes para calmar la sed y motivarse para una larga y dificultosa caminata.

Penosamente para muchos –me incluyo– el inicio es una verdadera tortura, no importa si estás acostumbrado a realizar alguna actividad física, porque sientes cómo las piernas no resisten el peso propio, sumado a la mochila donde están los alimentos, carpa, bolsa de dormir y otros. El cerro se hace respetar e impone sus condiciones a sus visitantes, porque quienes quieran conocer la verdadera dimensión del cañón del Colca deben sudar la gota gorda.

El martirio es constante y sólo se puede tomar un respiro en Malata y el descanso debe ser por minutos porque si el cuerpo se “enfría” el deseo de coronar la cima se pierde con las gotas de sudor. La larga caminata, en busca de la noticia continúa hasta el sector conocido como Labra. Algunos colegas solo para alcanzar este punto demoraron cuatro horas.

VISTA PRIVILEGIADA

El Labra se ubica a más de 3 mil metros sobre el nivel del mar y pasado el mediodía ya se puede sentir la fuerza de las corrientes del viento que pueden llegar a hacer perder el equilibrio a una persona que no se siente firme en el suelo, pero sí nos ofrece una vista privilegiada del valle del Colca, pareciera una recompensa a tanto esfuerzo físico.

Algunos colegas que no pudieron continuar con el trayecto porque la tarde les ganó y si continuaban exponían su integridad decidieron acampar y pasar la noche del domingo, sin sospechar que, al día siguiente disfrutarían del vuelo del majestuoso cóndor. El ave voladora más grande el mundo en ese lugar puede ser observada a escasos metros para deleite de los visitantes y lo mejor de todo es que pasa una y otra vez haciendo más grata e inolvidable la experiencia.

En la cima del cerro los cóndores, en ocasiones, pasan en grupo realizando formaciones como si se tratase de aviones de guerra. Gracias a su estructura aerodinámica los fuertes vientos nunca consiguen perturbar su majestuoso vuelo. Incluso se puede escuchar cuando sus poderosas alas rompen las corrientes de aire generando un ligero silbido. La espectacular experiencia dejó un grato recuerdo a un colega, quien regresó a su casa con una enorme pluma de cóndor.

RETOMANDO EL SENDERO

Regresando al camino para seguir los pasos de Ciro Castillo, el grupo de periodistas descendió por una quebrada donde nace una pequeña senda que desaparece en medio de unos queñuales. El descenso es peligroso para quien no tiene los zapatos adecuados porque un resbalón puede acabar en un grave accidente.

A pesar que desde el Labra hasta Casita Peigh donde la fiscal Rosario Lozada y los policías instalaron su campamento existe una senda definida, lo agreste del camino hace muy dificultosa la caminata donde hay que tener mucho cuidado porque una inoportuna patinada puede llevarte al abismo. A esto se suma los cactus que pueden impregnarse en cualquier parte del cuerpo o las lesiones musculares.

Llegar a Casita Peigh, en mi caso, fue un verdadero alivio porque sentía que los músculos de las piernas ya no daban más y luego de beber todas mis reservas de agua me dediqué a buscar información. Al campamento llegué a las 15:40 horas del domingo.

Por la mañana se había realizado la inspección del cuerpo y era vox pópuli entre los efectivos participantes de la diligencia que Ciro Castillo, había resbalado cayendo al abismo de 600 metros de profundidad.

Mirando a la parte superior de la enorme montaña comprendí que efectivamente Ciro Castillo, no tuvo mala suerte, simplemente tomó una mala decisión que acabó costándole la vida porque iniciar un recorrido por un terreno desconocido sin un guía es una verdadera locura. Cabe indicar que Ciro y Rosario no llegaron ni a la cuarta parte del camino que conduce a Tapay y se perdieron.

DATO

Eloy Cacya, el rescatista que encontró los restos de Ciro Castillo, consideró que si el joven pereció debido a una caída su compañera Rosario Ponce López, debe estar muy agradecida con Dios porque le han dado una segunda oportunidad para vivir y no debe desaprovecharla.

16 comentarios en “Malas decisiones en el Bomboya

  1. “El descenso es peligroso para quien no tiene los zapatos adecuados….” Verdad de Perogrullo. Pero ni los propios peritos han podido demostrar a ciencia cierta y con argumentos irrefutables que Ciro haya decidido, de propia cuenta y sin sufrir alteraciones mentales, “bajar” por donde dicen que bajò. Resultò “magistral” la “salida” del Dr. Parra al afirmar que “no es su trabajo bajar por dicho impracticable sendero por el que dicen que Ciro sì se atreviò a bajar”. Obvio, ese “trabajo” es el indicado para una cabra montesa, una iguana grande o un còndor. Quizà tambièn para un loco, o alguien aburrido de su vida.

  2. Que patetica nota, supongo que no fue a reportear el caso Ciro, solo platica su excursion y eso, creo que a pocos les importa. La nota es de Octubre, nada que ver con el caso y menos con lo que esta sucediendo ahora. Hasta aqui se quiere distraer de lo esencial.

  3. Pierdes tu tiempo Victorio tratando de limpiar a al imputada, se sabrá la verdad de este crimen y los culpables pagarán.

  4. Un periodismo mas profesional, responsable y audaz debio haber hecho ese recorrido en el primer mes de la desaparicion de Ciro, Carla Muschi lo hizo luego de 4 meses. Por que eso hubiera evitado tanta especulacion barata de gente que no tiene idea de como es ese lugar, habia opiniones tan disparatadas como la de ese periodista preguntando al alcalde de Madrigal mirando las cumbres del Bomboya, decian ambos ¿como se puede perder una persona en el Bomboya si se mira desde aca?. Yo pense lo mismo cuando vi el Bomboya por Google Earth, pero cuando vi los videos de la pareja junto a enormes precipicios me di cuenta que una cosa es mirar el Bomboya de lejos y otra cosa estar alli.

    • Victorio, crees que no te reconocemos con el nick de Raúl? Das lástima, siempre tratando de tapar el sol con un dedo.

      • Has publicado decenas de comentarios en los últimos días, y sólo he eliminado los que contenían groserías; aunque ganas no me faltan de borrar todos tus comentarios porque no aportan nada a este foro, y aparentemente sólo pretendes distraer.

        No uso ningún otro seudónimo en este caso salvo el de “Victorio Neves de Baers”; creo que la paranoia de los acusadores ha contagiado a muchos y ven fantasmas donde no hay; en otros foros participo en la actualidad exclusivamente con este mismo seudónimo.

        • La “paranoia” de los acusadores ha llegado a tal punto que la misma Fiscal para mandar a la m…. los pedidos del abogado de Rosario Ponce en el sentido de archivar el caso “por vencimiento de plazos” o porque “el informe dice que Ciro se cayò solito” tuvo primero que recurrir al TC para hacerle entender a dicho letrado lo que quiere decir “HASTA 8 MESES MÀS”. Porque es evidente que la Fiscal no se ha creido completa la teoria del “accidente” y mucho menos de “la supervivencia” por lo que ha decidido tomarse el tiempo que le permite la ley, asi la amenacen con pedir a un juez que archive el caso. Señal inequivoca de que simplemente, la defensa de la imputada “no las tiene todas consigo”. Y se han puesto en el probable escenario de una acusacìòn y un juicio penal.

        • Recién leo tu patética respuesta. ¿Decenas de comentarios? Ya deliras, no paso como tú todo el día en los foros, tengo cosas importantes que hacer. Nunca he puesto comentarios con groserías, lo que pasa es que borras los comentarios que no te gustan, tal y como lo hacías en RPP.

          En cuanto a tus diferentes nicks, no lo niegues, todos sabemos que es así, usas particularmente el nick de Raúl en La República.

          Si quieres, borra también este comentario, para lo que me importa.

    • Raul H.: Desde la zona donde dice Rosario `”Se perdiò con Ciro” los entendidos y conocedores del lugar aifrman que es imposible perderse. Y ademàs, sus propios defensores incondicionales como el autor de este foro, dicen que màs que todo, no es que “se perdieron” sino que ya no podian volver sobre sus pasos pero tampoco podian avanzar màs adelante por lo agreste del lugar. Al parecer la Sra. Rosario Ponce cuando hablò de que “se perdiò con Ciro” el verbo “perder” lo tomò con otra acepciòn. Y ademàs, Carla Muschi recien tomò la iniciativa o el encargo de intentar hacer el mismo recorrido que dijo haber hecho Rosario, cuando las dudas que arrojaba su versiòn de los hechos se hicieron cada vez màs acentuadas. Y eso no fue el primer mes ni el segundo, sino que de a pocos las contradicciones fueron saliendo. En lo que si tiene razòn Victorio es cuando en otro foro, cachosamente respondiò que “que se sepa, Carla Muschi aùn vive”. Efectivamente. Ella intentò hacer el recorrido y a los 2 dias desistiò de continuar, porque es evidente que, independientemente de la estaciòn en que se encuentre la zona, ninguna persona normal puede sobrevivir tanto tiempo como dijo haberlo hecho Rosario Ponce. Su defensor Victorio aduce que “el clima era otro, la estaciòn era otra”. Y es cierto, pero que se sepa, en la època de la “odisea” de Rosario habia nieve y lluvia. De eso se agarraron para decir que a Rosario no le faltò agua porque llovia. O que el cuerpo de Ciro no fue devorado por los còndores o alguna alimaña grande “porque estaba a temperaturas bajo cero”o o que “la vegetaciòn lo cubria”. En realidad no saben distinguir si cuando Carla Muschi estuvo por alli el clima era màs benigno o estaba peor que en Abril. Para unas cosas aducen que si pero para otras que no. El hecho real e indiscutible es que si esa periodista hubiera persistido en hacer el recorrido de Rosario, sobre todo con la duraciòn que dice la fantasiosa versiòn dada a las autoridades, hace rato que dicha periodista estaria enterrada en algun cementerio local. Y no vengan con la edad, porque ambas son jòvenes. Y Carla Muschi se ve en mucho mejor estado fisico. En todos los sentidos que pueda darse al tèrmino “fisico”. Y siempre ha trabajado, a diferencia de Rosario quien a sus 25 años, recièn iniciò su “vida laboral” por solo unas horas cuando un estrafalario vendedor de trapos la hizo debutar como “modelo”. Despùes, no se le ha conocido trabajo alguno. Y su “fortaleza” de estudiante de la UNALM, supuestamente acostumbrada al esfuerzo fisico, la desbaratò Ricardo Uceda cuando escribiò ese articulo llamado “La chica a quien cargaban la mochila…” (o algo asi, creo)

      • Ya he comentado varias veces de las acepciones de perderse, Ciro y Rosario se perdieron/extraviaron desde el segundo día de su caminata, al equivocar la ruta; NO HAY EXPERTO QUE PUEDA NEGAR ESO, es un hecho.

        Como anduvieron 3 días por lugares donde no hay camino, y el día 4 se dieron cuenta que no estaban llegando a ningún lugar, SE DECLARARON PERDIDOS, porque no existía una camino hacia atrás, ni hacia adelante, ni hacia el costado.

        Como veían un mirador turístico al frente de ellos, NO ESTABAN PERDIDOS PORQUÉ SÍ PODÍAN DAR ESO COMO REFERENCIA, aunque lo hicieron mal, porque dijeron “estamos en la ruta a Tapay y frente al nevado”, y eso en vez de ayudar, desorientó a los rescatistas.

        Ciro y Rosario estuvieron en el Colca en verano, y Carla Muschi en Invierno, obviamente hacía más frío cuando fue Muschi.

        Muschi decidió regresar a los 2 días, porque nadie la iba a rescatar, ella tenía a sus “rescatistas” al lado.

        Rosario decidió esperar, a Ciro y a los rescatistas, porque sabía que ambos deberían estar pendientes de ella; la decisión de no esperarlos más fue luego de 5 días.

        • Victorio: Quizà Rosario sì esperaba a sus “rescatistas” pero no olvides la fecha del famoso mensaje “Apùrate, que aùn no ME encuentran”. Es obvio que entre el 5 y el 6 de Abril, YA NO ESPERABA A CIRO.

          Ademàs creo que lo que intentò Carla Muschi fue màs bien demostrar que el estado en que se encontrò a Rosario el 13 de Abril, no era compatible al de una persona que dijo haber pasado “9 dias” sola, durmiento a la intemperie, bajo la lluvia y nieve”. Llovia y nevaba, Victorio. Y ya te dije muchas veces que en las zonas altoandinas, el clima simplemente es extremo. Calor en el dia y frio intenso en la noche. Peor aùn en la forma en que dice Rosario haber pasado esos dias. Haz la prueba, vete una noche a Pampas Galeras. Y baja del vehiculo a las 3 am. Solo y con un par de casacas encima. Quizà no vivas para contarlo. O haz de madrugada la ruta entre Huancayo y el pueblo de Mantacra (intermedio en la via Huancayo-Ayacucho) en un bus de esos “cucaracheros” sin calefacciòn y a veces con alguna luna de ventana faltante o rota. Si no te pones una frazada encima, alli quedas. Ninguna casaca (ni 2 ni 3 puestas encima) te quitan el frio.

        • Aparte de todo eso, ellos podian divisar el “mirador tùristico” y por tanto “gritar” para que los oigan. Tù mismo Victorio en otro enlace de este foro, dices que la pobladora que logrò “escuchar” los gritos de Rosario, no sabes si estaba a 500 o 2 mil metros de distancia de ella. Si el mirador estuviera a esa distancia o alguna intermedia entre las que mencionas, no crees que tambien hubieran podido gritar para que los escuchen? O acaso solamente fue posible varios dias despuès escuchar a Rosario cuando gritò? Y por que no a Ciro? Y si se pueden escuchar gritos, no hubiera sido menos peligroso que Ciro, cuando decidiò “bajar” ese abismo de como 1000 metros donde finalmente “resbalò y muriò”, se dedicara a “gritar” para que lo escuchen los “posibles” habitantes o agricultores que estuvieran en la chacra que dicen estaba “al final del abismo”?

        • Lo siguiente son especulaciones, pues no se puede recrear exactamente las condiciones climáticas y por ende sonoras de esos días. Simplemente es un razonamiento lógico que trata de explicar tu interrogante.

          Por el testimonio de Miguel Zárate, no siempre es posible escuchar los gritos, sólo hay ratos en que se establece un silencio en el Colca. ¿Qué cosas además de la distancia podían mitigar los gritos de auxilio?, la lluvia, el ruido mismo de los turistas, carros y buses.

          Rosario cuando fue escuchada, se había acercado bastante al río, tanto en distancia como en altura, y probablemente fue escuchada en alguno de esos momentos en que el silencio se establece en el Colca.

  5. Miguel Zarate emplazaba a los periodistas en un canal arequipeño que hasta ese entonces ningun periodista habia recorrido el trayecto de la pareja sin embargo sacaban conclusiones equivocadas. Carla Muschi en un reportaje señalaba desde lejos la zona de las mochilas y el lugar donde fue hallada Rosario y comentaba: estos dos sitios estan cerca, como Rosario pudo tomar 3 dias en recorrerlo?. Cuando Carla hizo el recorrido le preguntaron si era posible que las mochilas hayan sido sembradas y repondio rapidamente: seria una locura que a alguien se le ocurra venir a este sitio para sembrar mochilas. Recien comprendia la dimension de la peligrosidad de esa zona. Incluso cuando llegaron recien a la zona donde perdieron las carpas el guia lugareño le dijo a Carla: aca se les cayeron las mochilas, debieron regresar a Madrigal. Carla comento rapidamente: regresar?, no me atrevo, es tan lejos el trayecto de regreso, no tengo ganas de hacerlo. A lo que quiero llegar es que con un periodismo mas profesional, en vez de hacer especulaciones sensacionalistas debieron hacer un reportaje como Carla apenas se perdieron los muchachos, eso hubiera aportado mas a la investigacion.

    • Hacer un reportaje sobre eso en los primeros dias o meses, hubiera sido jalado de los pelos. Si bien es cierto que casi desde un inicio la versiòn de Rosario se notaba en gran parte inverosimil, hubiera sido poco profesional màs bien no investigar previamente para luego exponer las dudas màs que razonables que arrojaba la famosa versiòn. Si al comienzo la mayoria le creia a Rosario. Incluido el entonces “inocentòn” Dr. Ciro Castillo.

Deje un comentario (no es obligatorio el email)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s