Justicia lejana para mujeres en América Latina

Sólo una pequeña proporción de mujeres latinoamericanas que sufren el menoscabo de sus derechos acceden plenamente a la justicia, alertó un colectivo de organizaciones feministas de la región.

Por Marcela Valente – Publicado en Promsex el 13 de Abril del 2012

“No se trata solo de litigar sin gastos o de plantear un problema ante un tribunal”, dijo a IPS una de las autoras de la denuncia, la argentina Natalia Gherardi, sino de “acceder a un buen servicio judicial”, capaz de fallar “en un tiempo prudencial”.

Gherardi, directora ejecutiva de ELA Equipo Latinoamericano de Justicia y Género, indicó que “la desigualdad, la discriminación y la marginación” explican los obstáculos materiales de muchas mujeres para acceder a la justicia.

Pero aun cuando logran superar esas barreras y acceden al sistema, encuentran muchas veces “un tribunal de justicia cargado de estereotipos de género” producto de la falta de sensibilización que requeriría “un cambio cultural” de la sociedad, añadió.

Esta denuncia fue presentada a fines de marzo en audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con sede en Washington por parte de la Articulación Regional Feminista por los Derechos Humanos y la Justicia de Género.

Las mujeres de la Articulación, que provienen de organizaciones de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Guatemala, México y Perú, pidieron a la Comisión esa “audiencia especial” con dos objetivos simultáneos.

“Uno fue político regional para llamar la atención de la Comisión sobre problemas que exceden a un solo país y que se presentan como un patrón de conductas en varios, con realidades económicas y sociales diversas”, explicó Gherardi.

Este llamado de atención es clave, destacó la activista argentina, debido al rol que puede asumir esta Comisión, que forma parte del sistema de la Organización de los Estados Americanos (OEA), ante los gobiernos del continente en el seguimiento de estos temas mediante visitas, informes especiales y otras acciones.

El otro propósito es que, al llevar el tema a un foro que vela por el cumplimiento los de compromisos de cada país en materia de derechos humanos, se apunta a que en cada sitio se vea la importancia que se da a problemas internos en la comunidad internacional.

En este sentido, la Articulación señala en el texto de la denuncia que “hay avances en la conquista de derechos que no encuentran correlato en la transformación de la realidad de muchas mujeres latinoamericanas”.

Junto a la argentina ELA están en Articulación, creada en 2004, la Corporación Humanas, de Chile, Colombia y de Ecuador, la Coordinadora de la Mujer, de Bolivia, La Cuerda, de Guatemala, Equis: Justicia para las Mujeres, de México, y Demus. Estudio para la Defensa de los Derechos de las Mujeres, de Perú.

Carolina Carrera, presidenta de la Corporación Humanas, de Chile, dijo a IPS que acudir a la Comisión Interamericana sirve para “visibilizar” problemas que fueron denunciados reiteradamente en los países, pero que persisten como el de la violencia.

A eso se suman nuevos retos, remarcó, como la falta de acceso a la justicia de mujeres indígenas o el empobrecimiento que sufren adultas mayores por no poder acudir a la justicia en defensa del derecho a la jubilación.

Para Carrera, una de las principales trabas está a nivel de los parlamentos. Las leyes contra la violencia en muchos países solo atienden a la intrafamiliar, dejando impunes las agresiones de género que se ejercen en otros ámbitos de la vida social.

Las entidades femeninas que hacen un seguimiento de las causas que involucran a mujeres, a través del Observatorio de Sentencias Judiciales, han advertido “patrones sistemáticos de violación de derechos de las mujeres” en la región.

Esta violación se da principalmente en relación a los delitos violentos perpetrados contra ellas, pero también en casos de derechos sexuales y reproductivos, como la negación de la anticoncepción de emergencia, al igual que con los derechos económicos, laborales, sociales y culturales.

Cuanto mayor es la marginación de las mujeres, más son sus dificultades de acceso pleno a la justicia, con lo cual aparecen especialmente afectadas las que viven por debajo de la línea de pobreza, en zonas rurales, indígenas o afrodescendientes.

En Argentina, un asunto emblemático es el de los abortos no punibles, señaló Gherardi. Se refirió así a la gran cantidad de mujeres que son llevadas ante los tribunales pese a que la ley no obliga a responder en estos casos.

Por ejemplo, mujeres a las que la ley permite interrumpir un embarazo producto de una violación sexual deben, muchas veces, peregrinar por tribunales en busca de una autorización no exigida por la norma, pero sí por el sistema sanitario y que, de conseguirse, siempre llega tarde.

En Colombia se exige a las mujeres víctimas de violencia agotar el conflicto en una audiencia de conciliación entre las partes antes de avanzar en un proceso, pero, en cambio, se puede demorar mucho más de lo debido en un proceso por violación.

En este punto, el informe presentado a la Comisión cita el caso de una niña violada por su padre, que después de cuatro años de recorrer los tribunales aún no ha logrado la imputación del atacante, pese a las múltiples pericias y a declaraciones a las que fue sometida.

También en México y Chile se ofrece suspender procesos iniciados por mujeres en situaciones de violencia, y optar por alternativas que no implican sanción, lo que redunda en un “alarmante índice de impunidad”.

Carrera recordó el caso de la jueza chilena Karen Atala, a la que se le denegó en su país justicia por discriminación. La Corte Interamericana de Derechos Humanos, también parte del sistema de la OEA, condenó en marzo al Estado por quitarle el cuidado de los hijos bajo el argumento de que es lesbiana.

Otro caso muy sonado ocurrido también en Chile, que obligó a las mujeres a acudir al sistema interamericano, fue el de la aymará Gabriela Blas. Quedó embarazada a los 16 años, producto de una violación. Tuvo a su hijo, pero el acusado, sobreseído, la siguió acosando.

La mujer, dedicada al pastoreo de ganado, extravió a su hijo de tres años, quien luego apareció muerto. Por esa pérdida, Blas fue condenada a 12 años de prisión y no se le permitió asistir al funeral del niño.

Anuncios

Entrevista al Dr. Ciro Castillo sobre desaparecidos

Publicada en El Panamericano el 21 de Abril del 2012 

Estamos en compañía, hemos querido, hacer participar del mismo al Dr. Ciro Castillo Rojo, una persona muy conocida por todos Uds., él, como Uds. también conocen, ha sufrido un drama personal justamente por la desaparición de su hijo, por bastantes meses, hoy día, estamos comentando fuera de cámaras.

Bienvenido Doctor ante todo, gracias por estar con nosotros, se ha transcurrido más ya de un año de la desaparición de su hijo Ciro, pero claro como no se sabe la fecha exacta de su fallecimiento, no podemos decir cuanto tiempo exactamente es.

Pero Doctor, en realidad queríamos su opinión de esto que Ud. está viendo acá, a base a su experiencia ¿qué le dice esto?, ¿se están haciendo verdaderamente los esfuerzos?, Ud. cree, que ante esta situación ¿la familia puede confiar en la información que ofrecen las autoridades?

Miren, el problema, la similitud que existe entre los desaparecidos, la primera es que están desparecidos, valga la redundancia o la perogrullada, el hecho de que estén desaparecidos requiere que alguien los busque, y ahí está el problema; la búsqueda de los desaparecidos debe de ser hecha por gente experta, por gente que conoce el lugar, y por gente que tenga la convicción íntima de querer encontrarlos; no solamente de querer cumplir con su tarea, como se dice criollamente, hacer el ademán, la finta, y después no encontrarlos y decir ya cumplí y punto.

Eso va para todo lo que son las instituciones del Estado; una de las razones precisamente por la que el Estado no llega a los lugares más recónditos de nuestra patria, es porque se está haciendo solamente la finta, no se está cumpliendo.

Y hay otros factores, se está enviando personas, pues, que no son las apropiadas, como por ejemplo en el caso de Ciro, se mandaba a personal que había estado en la policía transito, para que vaya a hacer policía de alta montaña; y lo mismo puede estar sucediendo en este caso.

Si es que no se logra encontrar en un plazo prudencial, la familia, a quien yo les doy un abrazo fraterno, por el dolor que deben estar sintiendo, va a seguir pensando que su hijo está vivo, y allí es donde empiezan a aparecer las hipótesis, hipótesis de que está en una tribu, que está acá, no está vivo, está fallecido, etc. etc., y si no lo encuentran.

Y conforme va pasando el tiempo las hipótesis y las especulaciones aumentan, como sucedió en el caso de su hijo, obviamente.

Y al final terminan hasta con los extraterrestres, entonces, la familia entra en un estado de desesperanza, y también al mismo tiempo de abrigar la esperanza de que esté vivo, porque eso es lo que se quiere, que están vivos. Entonces, lo que se tiene que hacer es ser un poco más eficiente en este caso; el apertrechamiento, y otra cosa importantísima, muy particular en este caso de estar luchando contra el terrorismo, en este caso, las personas son distintas; no nos olvidemos que estaríamos enfrentándonos, o la policía o el ejército se está enfrentando a gente que tiene convicciones fanáticas, que están dispuestos, son kamikazes ellos, ¿es un kamikaze un buscador, es un kamikaze un soldado?, no. No tenemos esa convicción patriótica acendrada, metida adentro, y no la tenemos por muchas razones,

Pero se supone si es una institución especializada, dedicada a eso, Doctor, deberíamos esperar esa actitud, comprometida con su labor; es lo mínimo que uno debería esperar de una autoridad dedicada a esto. ¿no?

Claro, lo que estamos analizando acá es el porqué de las cosas, y el cómo seguramente ya va a surgir. El porqué de las cosas viene, pues, arrastrándose desde cientos de años atrás, del porqué la superestructura llamada Estado no llega a los lugares más recónditos, y no hace que todos nos convirtamos en una nación.

Señor Ciro Castillo, yo no me puedo imaginar el calvario que debe sufrir un padre que pierde un hijo, porque no sabe ¿qué pasó con él, precisamente, si está vivo, si está muerto, si está sufriendo, si sufrió?, en fin, todas estas preguntas se las debe hacer un padre. Yo me pregunto ¿qué le podría aconsejar Ud. desde su experiencia a esta familia, a estas dos familias?

Bueno yo creo que siempre les digo y les comento, que vienen decenas de personas a preguntarme y que han sufrido más o menos la misma tragedia; se les puede decir de que no cejen en su reclamo, que empiecen a ejercitar su carta de ciudadanía.

El artículo primero de la Constitución Peruana dice, yo soy médico, pero este es el artículo que he tenido que aprenderme, dice “El fin supremo del Estado, en el Perú, es la persona humana”, y si la persona humana es el fin supremo, pues, todas las cosas que haga el Gobierno, el Estado, etc.; tienen que poner en primer lugar, en el tapete, y en la mesa, a la persona humana; en las transacciones, en las negociaciones, y en la búsqueda en este caso, la persona humana tiene que estar por encima, la persona humana que busca, la persona que se está buscando.

Doctor, permítame sacarlo un minutito del tema, porque hace un momento Ud. me comentaba que el proceso de su hijo está entrando a una etapa un tanto complicada, que es que se habrían hallado indicios de una tercera persona en el eventual supuesto hipotético, asesinato, homicidio de Ciro

En el caso de Ciro además de la dificultad que tiene el Estado para buscar, la policía, etc. etc., ha habido, pues, encubrimiento real y personal; o sea, la voluntad de que no se sepa la verdad, por alguna razón, la razón final es que haya impunidad, pero también pueden haber otras razones. Se han encontrado cabellos que no corresponderían ni a mí, ni a la imputada, por lo tanto corresponderían a otras personas, es lo que ha trascendido de la prensa.

¿O sea una tercera persona?

Probablemente una tercera persona, o sea la prensa también ha divulgado, el hecho de que los expertos han mencionado de que para que suceda esa caída y de las características de las lesiones, tiene que haber habido una fuerza externa que impulse, dé la fuerza de impulso, para que Ciro pueda haber caído allí, y además de las características del lugar donde ha caído, que son pues prácticamente inaccesibles.

¿Eso lo ha dicho un forense?

Eso lo ha dicho un especialista, ha salido en todos los diarios, uno de los especialistas, creo que es antropólogo forense, ha analizado las lesiones, ha analizado la posición del cadáver, ha analizado la trayectoria y ha dicho que tendría que haber habido una fuerza externa que impulsara a Ciro para caer allí.

Es más, Rosario Ponce está citada en los próximos días a declarar.

Sí, la imputada Rosario Ponce está citada a Arequipa para declarar; la Fiscal ha iniciado una serie de diligencias tendientes a orientar este caso que ya ha sido declarado complejo, y al cual se le ha pedido también un plazo más largo, lo que pasa es que la parte contraria, hay una desesperación, que sí nos explicamos, que está orientada hacia la impunidad, en que todo se cierre de una vez, se cierre el caso, se declare, no se encuentre a los culpables.

Yo creo que en nuestro país como en todas las cosas que están sucediendo acá no se puede dejar heridas abiertas, no se puede dejar cosas inconclusas, porque eso resiente la inteligencia de la ciudadanía, resiente el sentimiento de la población, yo creo que hay que dar respuesta a todas estas cosas.

¿Qué es lo que pasaría si en caso no se encuentran estos dos efectivos?

Haciendo un paralelo, ¿qué es lo que pasaría?, lo que pasaría es que si no se encuentra, si no se da una repuesta clara en estos efectivos, o en el caso de Ciro si se deja abandonado y se dice, se archivó y punto, a eso me refiero.

Dr. Ciro para terminar simplemente le pediría, de repente Ud. podría hacer un llamado a las autoridades para que, realmente pongan más empeño en la búsqueda y den con el paradero de estos suboficiales

Yo creo que este llamado lo estamos haciendo desde acá y lo hacemos todos los peruanos; los terroristas también son peruanos, pero son peruanos fanatizados; y yo creo que el llamado también es hacia ellos; si estos policías están vivos, se va a dar una muestra de que todavía les queda algo de humanidad si los dejan regresar; la familia de ellos está desesperada, nosotros como peruanos, y yo habiendo sufrido un caso muy similar de pérdida, pues esto parece un accidente también; porque con la potencia militar que tenemos, frente a la astucia de estas personas, este, yo creo que es casi un accidente, por lo tanto, por favor, pongamos todo el empeño como peruanos, y éste es un llamado al Señor Presidente de la República y también es un llamado a esos peruanos equivocados, equivocados no solamente de mente sino de corazón, que dejen libres a esas personas; ante todo debe primar el humanitarismo, hay que respetar a la persona.

Bien Dr. Ciro Castillo, muchísimas gracias como siempre, ya nos estará dando más información sobre el proceso.