La investigacion del delito basada en la evidencia

Por Luis Alberto Toribio Paulino, Investigador retirado de homicidios

Publicado en ASOGLOPIP el 4 de Noviembre del 2011

De las muchas tareas que realizan los investigadores policiales, las que el público mejor conoce son aquellas que se relacionan con la investigación de homicidios. A través del cine y las figuras literarias, se ha presentado el trabajo del detective, a menudo como misterioso y siempre brillante.

La opinión pública tienen gran confianza en la aparente infalibilidad del investigador, debido a la tradición imperante de la novela que requiere el triunfo de lo bueno sobre lo malo y de acuerdo con lo cual, el detective imaginario cuenta con una ayuda fuera de lo común por parte del Laboratorio de Criminalística.

Los avances tecnológicos basados en el amplio campo de la Criminalística están introduciendo cambios en la investigación del delito. Estas técnicas han variado de forma radical la investigación del delito, ya que aunque el trabajo del investigador, sigue siendo muy importante, los jueces y fiscales confían cada vez más, en las habilidades del científico forense para que proporcione evidencias físicas objetivas e irrefutables.

El trabajo de investigación criminal, en todos los países del mundo le es confiado a profesionales especializados que ostenten un perfil técnico y multidisciplinario en el arte de la pesquisa, con gran cultura criminalística y en casos de muertes, deben contar con entrenamiento en el conocimiento de Medicina Forense para apreciar idóneamente los informes de Patología, Tanatología y Lesionología Forense que permitan demostrar incuestionablemente la causa de muerte, data, agentes vulnerantes, lesiones pre y post mortem, períodos de agonía, asfixias, hipotermias, concausas preexistentes, información fundamental para el esclarecimiento de un caso. En una frase, el investigador debe saber interpretar: EL LENGUAJE DE LOS MUERTOS.

El Método General de Investigación Criminal, es un conjunto de pasos sistemáticos para resolver un evento criminal. Constituye un método técnico-científico que permite plantear un problema de naturaleza delictual, formular hipótesis, demostrando, explicando y comprobando la validez de sus conclusiones. Los peritos que trabajan un escenario de muerte, deben tener gran capacidad de observación, capturar rigurosamente detalles del lugar del hecho, capturando indicios y describiéndolos sin deformaciones, evitando movilizar emociones o hacer empatía con alguna de las partes, lo cual será nocivo para la investigación. En una palabra: “los peritos deben cerrar sus oídos y abrir bien sus ojos”. Un buen abordaje y tratamiento del cadáver y del escenario será el 80% de un caso resuelto. Por ello, el estudio de estos aspectos constituirá el núcleo de Metodología de Investigación

En el presente caso, conceptos como: “caída y precipitación”, fueron mal interpretados. Hablamos de caída cuando una persona pierde el equilibrio en una misma superficie. En la precipitación existen dos planos: uno de sustentación (superior) y otro de superficie (inferior). En estos hechos hay que pesquisar tres líneas de investigación y acreditar o descartar hipótesis de suicidio, accidente u homicidio. También se habló de “escena del crimen” y “cuerpo del delito”, cuando no está demostrado -aún o quizás no se dé- la perpetración de algún ilícito. El uso de terminología forense inadecuada, impropia o prosaica, genera confusión y corrientes de opinión que fácilmente harán juicios de valor, alejados de esa verdad que se persigue.

Casos como la desaparición del estudiante en el Valle del Colca, constituyen desafíos para todo operador que hace hoy, investigación criminal. Pero también es necesario un mejor manejo de prensa a través de la Oficina de Informaciones PNP -respetando la reserva del caso- para informar a la ciudadanía -como ocurre en otros países- los procedimientos a seguir en estos eventos y evitarse “cargamontones” periodísticos que afecten la presunción de inocencia de personas investigadas, pero también puedan desnaturalizar el trabajo de los equipos forenses. Las prudentes declaraciones de la Sra. Fiscal del caso, del Presidente de la Junta de Fiscales de Arequipa y del mismo Fiscal de la Nación, fueron oportunas y constituyeron verdaderos “paños fríos”, para frenar especulaciones que dieron la vuelta al mundo.

En esta etapa de la investigación luego del hallazgo del cadáver, solo podremos hablar de muerte sospechosa. Durante la diligencia de levantamiento de cadáver y la inspección de la escena, debe potenciarse la búsqueda de huellas de pisadas, características de las prendas de vestir, posibles cuerpos extraños, adherencias, impregnaciones de sustancias, recogiéndose cada pedazo de evidencia y solicitándose los exámenes que sean necesarios y conocer así, lo que realmente ocurrió, descartándose presentimientos, “corazonadas”, mitos, etc. prescindiéndose de toda apreciación que resulte subjetiva.

Fue notorio también que algunos Abogados, especialistas en materia penal, pero legos en Ciencias forenses, hicieran declaraciones desafortunadas a los medios, alimentando la desinformación, afirmando por ejemplo: “La PNP no colaboró en el traslado del scaner al lugar del hallazgo y no se podrá recoger huellas, sangre, pelos….”. Nada más alejado de la verdad.

Un Scaner digital, no recoge indicios de la escena, sino las perenniza, grafica, ilustra, para luego contribuir en la reconstrucción del lugar del hecho. Recordamos los Policías de Investigaciones, cuando en la década del 80, dibujábamos croquis en los levantamientos de cadáver. Pues bien, ahora el equipo realiza ese trabajo, pero de manera moderna, técnica, digital y de lectura tridimensional. Pero su no utilización tampoco significa restarle posibilidades probatorias al trabajo de la escena, ya que si el perito carece del equipo, lo hará con métodos clásicos. Además, dicho Scaner requería exigencias para su traslado hacia la montaña (pesa 150 kgr) y era necesario algunas condiciones técnicas para su normal funcionamiento, que no existían en el nevado Bomboya.

No niego el valioso aporte de la ciencia al servicio de la ley, pero tampoco podemos ser calco y copia de otras realidades. La infraestructura Criminalística en el Perú necesita mucho apoyo tecnológico, especialmente en el interior del país, donde se requiere de manera muy urgente equipos móviles y/o portátiles para terrenos alejados o superficies agrestes. Pero además, en el Caso Ciro, influyó un elemento de distorsión adicional que se instaló en los medios de prensa y en un gran sector de la población asumiéndose equivocadamente que la ciencia forense “resuelve todo”, criterio que llegó al Perú con las famosas series policiales de los EE.UU.

En el Caso Ciro, se dio la denominada “infección CSI” o “efecto CSI”, que es una representación exagerada de las Técnicas Forenses que influyen en la percepción pública, aumentando las expectativas de solución de un evento criminal, idealizándose la escena de un crimen. Es oportuno precisar que hoy, no contamos con toda la tecnología suficiente (IBIS, AFIS, entre otros) y así la tuviéramos, en nuestro medio existen limitaciones y controversias que debemos superar. Además cada escenario es diferente a otro y con características sui generis como el Valle del Colca. Lo gratificante de todo esto es saber que los peritos peruanos siempre estuvieron por encima de las limitaciones tecnológicas y lograron resultados sorprendentes en base a capacidad y experiencia profesional. No olvidar que la interpretación final de la información obtenida por cualquier equipo tecnológico, lo realiza el Criminalista.

¿Que pienso de este caso? Desde mi punto de vista, al escribir estas líneas pienso que no existen indicios que permitan atribuir implicancia criminal a ninguna persona. Todo se orienta a que estamos frente a un caso de MUERTE VIOLENTA ACCIDENTAL POR PRECIPITACIÓN. No tengo ningún documento de la carpeta fiscal, pero me atrevo a pronunciarme en función al Protocolo de Necropsia: POLITRAUMATISMO SEVERO, los hallazgos en el lugar del hecho y las características del terreno. El estudio de la escena y el Informe Pericial de Necropsia de Ley, constituyen aspectos decisivos y nucleares en esclarecimiento de una investigación de muerte sospechosa. Lo que vendrá en los próximos días solo serán exámenes complementarios.

Finalmente hay que dejar constancia que Arequipa, Distrito Judicial donde ya está en vigencia el nuevo proceso penal, la coordinación entre Policía y Fiscal, será esencial; ambos en los próximos días, deberán pronunciarse directa e ineludiblemente sobre el caso. Para esa fecha, dicho binomio, cada uno en su rol, jurídico e investigativo, habrá dado ya, su contribución en el área de su competencia. La Policía Nacional entregando su Informe de Investigación que contenga evidencias sólidas, sustentadas en peritajes técnico-científicos y el Ministerio Público, esgrimiendo una teoría del caso consistente, donde su componente esencial debe ser una investigación de calidad que pueda resistir -de ser el caso- todos los embates de la controversia probatoria, propios de un sistema acusatorio que hoy funciona con gran dinámica procesal en Arequipa. Recordemos que la evidencia es la base de la justicia y si no hay evidencia no habrá caso.

Anuncios

Un comentario en “La investigacion del delito basada en la evidencia

Deje un comentario (no es obligatorio el email)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s