La Odisea de Rosario Ponce

En este país las personas creen que tienen derecho a hacer cualquier cosa que ellos crean es conveniente o “correcto”. Las personas se encuentran tan poco identificadas con el derecho moderno y el comportamiento civil que actúan como cualquier tipo de horda ignorante y vengativa.

Publicado el 8 de Mayo del 2012 en Forum Mundus

Rosario Ponce podrá ser culpable o podrá ser inocente, ese no es el problema de la población en general, no es el problema de los amigos de Ciro, no es el problema de la familia de Ciro. Su inocencia o culpabilidad se determinaran en el juicio, y si esto no basta, posteriormente en la apelación. Esto se logrará en base a la evidencia disponible, a la forma en que se presenten los hechos en la corte y en los argumentos que se puedan fundamentar correctamente.

Pero no, para los peruanos ella ya es culpable, porque a los medios les dio placer (y dinero) hacer del caso un circo del más degenerado para cualquier persona que crea que los derechos de una persona significan algo en este país. Y esto sucede con la prensa una y otra vez, cada vez que salen reporteros muy preocupados por la “verdad” en la televisión.

Cada vez que la muy preocupada población decide que está en posesión de la verdad el derecho penal no funciona, de pronto la objetividad se ha perdido. Nadie se ha detenido a ser razonable, sino a actuar como una tribu salvaje frente a algo que no entiende.

Me gustaría saber qué tipo de persona decide razonablemente lanzar rocas o basura a otra, ¿es esta la forma en que procede una persona inteligente o en su sano juicio? O tal vez todo haya sido una forma de pasar el rato, de divertirse… De una u otra forma me asquean. Y peores eran los “videntes”, bueno no sé si peores eran los videntes o los que se creían sus palabras.

La presunción de inocencia a la basura, el derecho al debido proceso prácticamente dañado, su reputación dañada para siempre cualquier sea el resultado del juicio.

Tengan en cuenta que esta persona no es un sicario conocido, o un asesino cualquiera que es parte de una banda criminal, o etc. Si ella cometió el crimen que se le imputa haber cometido merece el beneficio de la duda hasta que se pruebe más allá de la duda razonable que lo cometió. Es lo menos que el Estado debe garantizar a sus ciudadanos.

Entrevista a Nayko Coronado Salazar

Los jueces debemos tener la visión más allá de la ley

Publicado en La Revista – AQPSoluciones el 20 de Mayo del 2012

Entrevista a Nayko Coronado Salazar, juez unipersonal de la CSJA

Nayko Techy Coronado Salazar (37), la juez más joven de la Corte Superior de Arequipa, ha sido recientemente designada Juez Anticorrupción en Lima. La magistrado, tiene en su haber sentencias transcendentales como al exrector de la UNSA, “Norita”, entre otros. En esta entrevista da su visión sobre la justicia y los avances del nuevo modelo procesal. “Una condena no es solo una operación matemática”, señala.

La percepción del concepto de “justicia para todos” no es algo que el común de los ciudadanos conciba ¿por qué?

Un tema fundamental es probablemente el desconocimiento (de la gente) de los parámetros en los que se tiene que ubicar un juez al momento de resolver. Todos los jueces somos humanos y estamos expuestos siempre a equivocarnos y tal vez ese mensaje de error en algún momento pueda ser asumido negativamente por la ciudadanía. Pero en realidad nuestro trabajo es muy difícil porque tenemos muchos factores (…) los jueces, también nos indignamos, también nos da pena algunos casos, pero tampoco podemos basarnos en eso para resolver, tenemos que basarnos en lo objetivo, porque está en juego la libertad de una persona.

El juez como ser libre de corrupción es un mensaje que todavía no se logra captar ¿qué es lo que está pasando?

Es que este es un problema que va más allá del sistema de justicia, la corrupción es un tema enquistado desde nuestras estructuras más primarias, y eso se refleja a todo nivel, sólo que el Poder Judicial es más vulnerable, porque hay temas más delicados (…) las personas piensan que si no conoces a alguien en el Poder Judicial no tendrás justicia; y bajo esa percepción la persona humilde, que no conoce a nadie, no tendría justicia en este país y no es así.

Usted como todos los jueces ha pasado la transición del antiguo Código Penal al nuevo, hay muchos sectores que acusan al nuevo modelo de ser muy garantista para el imputado

Es un sistema totalmente diferente; ningún sistema es perfecto pero si habría que diferenciar; el antiguo sistema tiene mucho más defectos que este.

¿Por qué?

El sistema actual tiene mucho más garantías, tal vez la concepción desde afuera es que se libera a todos y no es así; las garantías a las que nos referimos es que si usted, tiene un juicio va a tener un proceso donde todo es público (…) hay más riesgo en el antiguo sistema que una persona inocente esté en un penal y en este sistema esos riesgos son menores, es más, podría pensarse en un extremo, que hay personas culpables que puedan estar libres.

Pero un culpable en la calle a un inocente en la cárcel…

Definitivamente no es que todos los culpables estén en la calle, habrá algunas circunstancias en las que ocurra, pero este sistema también controla esos casos, pero preferimos estos mínimos casos a un sistema en el que haya personas inocentes en la cárcel (…). Si el juez libera a una persona o si la condena es porque el fiscal y el abogado hicieron su trabajo. El juez verifica la actuación probatoria y en base a ello resuelve.

¿Liberarlos de la carga de la investigación ha mejorado el sistema de justicia?

Por supuesto, antes el fiscal investigaba y el juez investigaba, un procesado tenía dos investigando, ahora el sistema se ha equilibrado. El juez no tiene porque investigar, debe ser imparcial.

Entonces, ¿la justicia ahora recae en manos del Ministerio Público?

Quien logra que el juez haga justicia es el fiscal, esa es la idea.

¿Y qué se hace con ese pasivo en el que el fiscal no puede demostrar la culpabilidad de alguien que sí lo es?

No es solamente hacer una buena investigación, a veces hay un excelente fiscal que no tiene las herramientas suficientes. Hay excelentes trabajos fiscales que a veces no llegan a condena, porque la defensa y hace advertir al juez, que hay elementos que no son contundentes para condenar a su patrocinado, entonces el juez tiene que hacer prevalecer la duda razonable.

Usted se va a Lima como juez anticorrupción, ¿desde esa perspectiva, qué sensación le deja el tema de la corrupción en Arequipa?

Yo pienso que hay un esfuerzo común entre las autoridades para eliminar este problema social tan grave. Arequipa ha crecido en los últimos años, a nivel de juicios tenemos casos, aunque no muchos en comparación con los delitos contra el patrimonio, contra vida que hay bastantes; hay pocos pero los hay.

La corrupción no parece estar ajena al Poder Judicial ¿cuál es su percepción?

Hay que ser críticos y frontales. Hay una frase que recuerdo de un cuento de Calixto Garmenia: “El día en el que el Perú haya justicia el país será grande” decía. Creo que (la corrupción) es lo primero a atacar y eliminar, probablemente no se pueda hacer al 100%, pero el tema es confrontarlo.

Ha estado usted presente en casos bastante polémicos como el rector Rolando Cornejo, Norita, Antojitos, los dos policías acusado de la fuga de “Vitrolas”; con sentencias igual de polémicas, algunas absolviendo, otras condenando. ¿En todos los casos se hizo justicia?

Justicia objetiva por supuesto que sí y tal vez quisiera corregirle la palabra polémica, para nosotros no ha sido nada polémico, los jueces que hemos participado en esos casos hemos estado convencidos de lo que hemos resuelto (…) hemos aplicado lo que hemos visto, lo que las partes han logrado probar, no podemos ir más allá por otros factores externos e incluso de los internos (…) no siempre va a ser pura condena, no siempre pura absolución será dependiendo del caso en concreto, lo que yo sí puedo decir es que los casos han sido resueltos con objetividad, no ha habido ninguna influencia, ni falta de capacidad.

¿Es bueno que el juez sea muy pegado siempre a la norma?

Que el juez no pueda salirse del marco legal, es distinto a que el juez esté pegado a la norma. No puede salirse del marco legal porque es una garantía de nuestro estado democrático pero el juez debe ver más allá de la norma legal, sin salirse de este, debe ver los casos no solo como un abogado, sino también con sentido social, con sentido humano, con el sentido de perspectiva a futuro, el mensaje que un juez da a la comunidad es fundamental y tiene que ser acorde a la legalidad pero con visión social y humana. (…) la condena no es un tema de operación matemática es un tema de valoración del caso, de la persona, los jueces debemos tener la visión más allá de la ley.

¿El sistema de justicia es falible?

El sistema de justicia como todo sistema es falible, es imperfecto; el punto es que estamos, tratando cada día, todos los que estamos inmersos en él, de que los defectos vayan disminuyendo. El ideal es que las personas crean en la justicia, no en un juez, no en un fiscal, o un abogado.

Caso podría extenderse hasta Mayo 2013

Por Victorio Neves de Baers – 23 de Mayo del 2012

El nuevo Código Procesal Penal tiene como uno de sus principales objetivos que la justicia sea más rápida, y en la práctica ésto se ha visto reflejado en las estadísticas, por ejemplo en Huaura, el trinomio Policía, Fiscal, Juez permitió que se dictara sentencia en un caso en tan sólo once minutos; en ese caso el Fiscal de turno Jimmy López informó de inmediato al Juez de la Investigación Preparatoria y reclamó la modalidad de terminación anticipada para el juicio.

Los procesos penales pasaron de resolverse en cerca de tres años y medio a un promedio de entre 4 y 6 meses en aquellos distritos judiciales donde está vigente en el nuevo Código Procesal Penal (CPP), afirmó el secretario técnico de la implementación de esta reforma, Rafael Donaire funcionario del Ministerio de Justicia. “En el caso de Huaura ha aumentado al 92 por ciento, tan similar como el caso de Moquegua, es decir, no solamente se atiende más rápido sino se atienden más casos”, aseguró.

Fuente: Andina, Agosto 2010

Estimación

En entrevista de Enero 2012, la Dra. Lozada, fiscal a cargo del caso Ciro, al declarar el caso complejo, y ampliarlo por 8 meses más en su etapa de Investigación Preparatoria, declaró que el caso podría terminar en 1, 2 ó 3 meses (Febrero, Marzo o Abril del 2012); siendo hoy 23 de Mayo del 2012, y estando aún varias diligencias pendientes de ser programadas, esa estimación ha quedado muy corta.

Prórroga por caso complejo

Revisando a fondo los artículos del Nuevo Código Procesal Penal, encontramos que el plazo por complejidad del caso de 8 meses, puede ser prorrogado por la misma cantidad de tiempo, es decir 8 meses más. El artículo 342.2 dice: “Tratándose de investigaciones complejas, el plazo de la Investigación Preparatoria es de ocho meses. La prórroga por igual plazo debe concederla el Juez de la Investigación Preparatoria.”

Diligencias preliminares no están incluídas

Además, de acuerdo a la casación La Libertad 02-2008, el plazo de 20 días de las diligencias preliminares no está incluido dentro de los 120 días iniciales de la etapa de Investigación Preparatoria.

Considerando todo lo anterior, los plazos son como siguen:

20 días – Diligencias Preliminares – Art. 334.2

120 días – Investigación Preparatoria – Art. 342.1

60 días – Prórroga de Investigación Preparatoria – Art. 342.1

240 días – Plazo de caso complejo – Art. 342.2

240 días – Prórroga de caso complejo – Art. 342.2

Total: 680 días

Fecha final máxima de la Investigación Preparatoria: 17 de Mayo del 2013