Policía intentó ocultar evidencia en caso Ciro

Oficial declaró que se detectó que los objetos que estaban en la mochila de Ciro fueron manipulados.

Publicado en Perú21 el 29 de Junio del 2012

Al encontrarse las mochilas de Ciro Castillo Rojo y de Rosario Ponce López en el cerro Bomboya, en abril del año pasado, un alto oficial de la Policía, en una actitud extraña, pretendió entorpecer el procedimiento normal que se seguía en la manipulación de los objetos que estaban dentro de las mismas. Esta versión, recogida por primera vez por el Ministerio Público, la dio un oficial de la Policía durante las investigaciones, y es uno de los aspectos en los que la Fiscalía ha puesto especial interés.

Ello, sobre todo, porque cuando llegaron las pertenencias de la pareja desde la localidad de Chivay, en Caylloma, al Ministerio Público, en Arequipa, los fiscales a cargo del caso también notaron que las evidencias, que debían estar lacradas, no eran guardadas con el más mínimo cuidado.

Fuentes de la Fiscalía indicaron a este diario que, en ese momento, el fiscal a cargo de las indagaciones, Jan Frank Zegarra, se mostró molesto por la forma en que se habían manipulado los objetos. Incluso dijo que se detectó una mala intención porque la Policía sabía bien el procedimiento y rigurosidad que se debe tener en este tipo de casos.

Por esta razón, la fiscal María del Rosario Lozada Sotomayor, que ahora dirige las investigaciones, ha citado a 13 policías que participaron en el rescate de los universitarios en el valle del Colca.

En la nueva programación de diligencias, que se inicia el 4 de julio, ha sido incluido Víctor Carlos Cabrera Córdoba, exenamorado de Rosario Ponce y, además, hijo de Miguel Cabrera, abogado de la mencionada estudiante. Posteriormente pasarán por el despacho de la fiscal Lozada los peritos José Darío Maquera, Edmundo Miranda, Richard Pinto y Elvis Mamani, quienes revisaron las prendas de Ciro.

SABÍA QUE

– La Fiscalía a cargo del caso enviará información al Instituto de Medicina Legal de Lima para que realice la reconstrucción virtual de la muerte de Ciro Castillo Rojo en el Colca.

Hijo del abogado de Rosario Ponce será citado a declarar

Las diligencias se reiniciarán el próximo 4 de julio, siendo citados también los efectivos policiales de Alta Montaña.

Publicado en RPP el 28 de Junio del 2012

El hijo del abogado de Rosario Ponce López, Víctor Carlos Cabrera Córdoba será la primera persona citada a declarar por el caso Ciro Castillo-Rojo, reiniciándose las diligencias el próximo miércoles 4 de julio en el Ministerio Público de Arequipa.

Víctor Cabrera deberá indicar entre otros puntos, la naturaleza de su relación con Ciro Castillo-Rojo y Rosario Ponce, al haber sido involucrado sentimentalmente con la joven acusada; además, que se le solicitará autorizar acceder al registro de llamadas de su teléfono celular personal, como parte de las investigaciones realizadas.

Los efectivos policiales de Alta Montaña, también fueron citados a declarar; además de otros 20 testigos del caso, entre ellos, la persona que recepcionó el DNI de Ciro y los rescatistas.

Las diligencias se realizarán desde el 4 hasta el 9 de julio, siendo las últimas programadas por el caso, culminándose con ello las investigaciones preliminares realizadas por la fiscal María del Rosario Lozada Sotomayor.

Piden esclarecer filtración de audio de diligencia a Rosario Ponce

Los abogados de la joven acusada solicitaron el resultado de las investigaciones del hecho a la fiscal María del Rosario Lozada Sotomayor.

Publicado en RPP el 26 de Junio del 2012

Para iniciar las acciones correspondientes, los abogados de Rosario Ponce López, acusada de la muerte del estudiante Ciro Castillo-Rojo, solicitaron los resultados de la investigación iniciada por la filtración del audio de la última audiencia en la que participó la acusada en la ciudad de Arequipa.

La solicitud fue presentada en la víspera a la fiscal María del Rosario Lozada Sotomayor, a cargo de las investigaciones de la muerte de Ciro y de la filtración del material.

Jorge Carpio Valencia, uno de los abogados de Rosario Ponce, sostuvo además, que pidieron un peritaje a los videos difundidos en un medio de comunicación nacional, a través de los cuales se involucra a policías en la desaparición de Ciro.

“Hemos pedido visualizar estos máster que nos han llegado de Lima, tras seis meses de espera. De realizarse el peritaje, ya no sería necesaria una nueva audiencia a los efectivos policiales de alta montaña”, declaró el letrado.

De darse el caso, la determinación de la fiscal se conocería antes del plazo dado para las investigaciones, que concluyen el próximo 3 de septiembre.

Caso Ciro: Investigación fiscal termina en Agosto

Publicado en Willax TV el 25 de Junio del 2012

El fiscal Jesús Fenández indicó que las investigaciones por la muerte del estudiante Ciro Castillo terminarán en agosto. Esto por ser un caso de complejidad. Nuestro editor regional de Arequipa, Enrique Zavala, conversó con el fiscal.

Transcripción del video:

La ley precisamente prevee qué casos son emblemáticos, qué casos son complejos y qué tratamiento en especial deben tener. Son complejos cuando son, hay una pluralidad de diligencias científicas, personales, reales que tienen que actuarse, y que en corto tiempo no se corresponden.

Así que la ley ha dado un plazo especial para esto, y ése es el plazo en el que se encuentra el caso de Ciro Castillo; tiene más de 22 diligencias dispuestas como peritajes científicos, y que se está recogiendo precisamente sus resultados.

Vencido el término que da la ley, que son 8 meses la Fiscalía tiene que emitir pronunciamiento.

Lo que yo quiero dejar en claro es lo siguiente: la investigación incide en buscar la verdad en ese caso, y eso es lo que está haciendo la Fiscalía a cargo del proceso.

Desde que la Fiscalía declaró complejidad el caso en Enero, esto debe estar más o menos en Agosto venciendo el término de los 8 meses, en la que el Ministerio Público tiene que emitir el pronunciamiento.

¿Podría cerrarse el caso, no llegar a juicio?

Bueno las alternativas, dejo en claro, son 3: archivamos el caso o la seguimos ya con conocimiento judicial, y después de ese proceso de investigación judicial, todavía podemos determinar si vamos a juicio o archivamos en instancia judicial el caso.

Que ese linchamiento mediático a Rosario acabe

Extracto de la entrevista “La literatura en sí misma es un compromiso” a Fernando Ampuero

Por Orlando Mazeyra Guillén – Publicado en “letras”

Aquí la entrevista completa: http://letras.s5.com/oma210612.html

A veces creo que uno escribe ficciones para huir desesperadamente de la realidad pero no hace más que darse un encontrón salvaje con ésta…

Estoy de acuerdo. Por más evasiva que se considere una ficción, la realidad estará todo el tiempo presente y al acecho. La mayoría de las veces, y de forma involuntaria, parecemos escritores “comprometidos”, cuando solamente estamos siendo escritores, sin más.

Sé que estuvo en el Cañón del Colca hace alrededor de medio año cuando preparó una crónica sobre el tan mentado caso de la desaparición y muerte de Ciro Castillo, ¿qué es lo que más le gusta de Arequipa y cuándo piensa volver?

Estuve en el Colca y me pareció un lugar de fábula, espléndido. No fui allí para enterarme del triste caso de Rosario y Ciro, sino para disfrutar con mi novia de unas breves vacaciones. Ojalá que ese linchamiento mediático a Rosario acabe de una buena vez. Luego estuve una semana en Arequipa, y la pasé muy bien. Arequipa, para mí, es la ciudad más hermosa del Perú. Me gusta su arquitectura, su gente y su comida. Pronto buscaré cualquier motivo para volver a visitarla.

Fernando Ampuero escribió en Octubre 2011, antes del hallazgo del cadáver de Ciro, el artículo “Una defensa de Rosario Ponce”, aquí uno se sus párrafos: 

“No, no”, insisten sus enemigos (porque definitivamente ya tiene enemigos). “Es una chica perturbada”. ¿Cómo no va a serlo ante su terrible situación?, me pregunto yo. Lo extraño más bien sería que no estuviera perturbada. “¿Y por qué se calla?”. Porque le han abierto una nueva instructiva, y otra vez se le prohíbe hablar. “¿Y por qué se contradice en sus diversas declaraciones?”. Esto no es cierto: no se contradice; en sus cuatro declaraciones oficiales sostiene siempre lo mismo. “¿Y por qué sonríe a veces sin ton ni son?”. En primer lugar, contesto, ella está medicada por su psiquiatra; en segundo, padece de un problema nervioso que la hace sonreír. Antes del incidente del Colca, Rosario era simplemente una muchacha un tanto inexpresiva, pero risueña, y hoy esto juega en su contra: la hace ver como un ser insensible e indiferente.

Nadie parece advertir, de otro lado, que Rosario tiene 24 años, ¡es casi una chiquilla!, y que se muestra lo bastante fuerte no solo para vencer abruptas montañas, sino también para asumir su rol de madre soltera, afortunadamente respaldada por su familia, y para persistir en terminar sus estudios de ingeniería forestal. Nadie recuerda que Ciro, meses atrás, era su enamorado. Y que ella, en su corazón, ha sufrido al suplantar a la persona íntima por esta ausencia que la objeta.

Hombre se pierde por seguir ruta de Ciro

Publicado en el blog Perú-rara el 24 de Junio del 2012

Siguiendo la ruta de Ciro Castillo-Rojo, un hombre identificado como Alberto Ortiz Dávila (37) decidió, el último viernes, cruzar el Valle del Colca hasta llegar a la ciudad de Tapay, en Arequipa. No obstante, su inexperiencia y la falta de equipo no se lo permitieron y se perdió en alguna parte del cerro.

Al promediar las 8:00 de la noche, una llamada alertó a la policía de la comisaría de Madrigal. Esta informaba que, en las entrañas del Colca, se encontraba Ortiz Dávila extraviado, sin alimentos ni agua. De inmediato, los efectivos, al mando del superior José Cervantes, dieron aviso a la Unidad de Salvamento de Alta Montaña (USAM) de Chivay.

Tras llegar al relave, los efectivos especializados empezaron su búsqueda, sin embargo, el frío dificultó esta acción, por lo que debieron pernoctar en la zona. “Los efectivos de la USAM lo están buscando, pero no hay rastros del hombre. Estamos preocupados, porque estamos a 3 grados de temperatura y si no está abrigado, podría morir”, dijo un policía.

IR A TAPAY

Enterados del hecho, el sábado por la noche, Trome logró comunicarse con Luis Alberto a través de su teléfono celular. “Estoy bien, solo que no sé dónde estoy. Tengo una linterna en mi mano, pero no veo nada”, nos contó.

Al preguntarle por su travesía, nos respondió que quiso -al igual que Ciro Castillo-Rojo- llegar a la ciudad de Tapay y no pensó perderse, pues ya había hecho el recorrido años atrás. “Quería seguir el camino de Ciro”, dijo.

Contó que es natural de Loreto, pero vive en Lima. Según dijo, fueron unos campesinos los que le recomendaron que siga la ruta amplia del cerro y que llegaría a Tapay en dos horas. Sin embargo, la realidad fue otra, pues dicha ciudad estaba mucho más lejos de lo que pensó.

Tras casi 20 horas de búsqueda e incertidumbre, la policía de Madrigal informó que ya lo había ubicado.

“No voy a darle ningún documento”‏, dijo abogado de familia Castillo

Por Yenny Quispe – Publicado en Correo el 20 de Junio del 2012

Fue tajante el abogado de la familia Castillo-Rojo, Juan de Dios Medina, al referirse que no va entregar ni un solo documento a la periodista australiana, Rochelle Jackson, quien escribirá un libro acerca de la muerte de Ciro.

“Esa señora solo quiere lucrar con el caso, y no en aportar en la investigación, no le voy a darle ningún solo documento, porqué es confidencial” dijo.

Acerca de una reunión con la periodista, dijo que Rochelle le llamó para viajar a Arequipa, pero con intenciones de trasladarse a Chivay, lo cual no aceptaría el jurista.

 

Tío de Rosario bajo la lupa

Las investigaciones apuntan ahora al papel que el tío de Rosario Ponce cumplió durante la búsqueda de su sobrina y Ciro Castillo Rojo, cuando estaban perdidos en el valle del Colca.

Por Rosario Aronés – Publicado en el Popular el 20 de Junio del 2012

Las declaraciones de dos agentes de la Unidad de Salvamento de Alta Montaña ante la Fiscalía Corporativa de Arequipa comprometerían a Carlos Ponce García, hermano del padre de la estudiante, un acompañante de este y al mayor Roberto Grández, jefe de esta unidad en el caso del estudiante hallado muerto en un barranco.

Ante la fiscal corporativa Rosario Lozada, el SOT1PNP Jorge Vargas Bueno y el SOT2 PNP Gerónimo Bardales Coyla contaron que por orden del mayor Grández dejaron al tío de la joven y su acompañante buscando a los universitarios en la zona donde Ponce López sería encontrada el 13 de abril del 2011, en el valle del Colca.

“El mayor nos mandó”

“Entre el 10 y 11 de abril, Vargas y yo salimos desde Madrigal con dos rescatistas civiles, uno de ellos el tío de Rosario. El mayor Grández me ordenó que los dejáramos en la zona llamada ‘Satélite’ y que nosotros busquemos en Apachetea, que está más arriba del Bomboya, camino a la zona de las mochilas”, contó Bardales.

Explicó que “Satélite” es la parte baja del cerro Bomboya, está cerca del río y próximo a la zona de Peiche. Curiosamente, en ese sector Ponce García encontró a su sobrina perdida. “Nos fuimos y cuando oímos por la radio que habían hallado a Rosario nos ordenaron regresar a la base. Nos sorprendió que no encontraran al joven extraviado”, cuestionó.

Asimismo, aclaró que nunca supo qué hicieron y cómo actuaron el familiar de Rosario y su acompañante. En tanto, Vargas Bueno ratificó la versión de su compañero.

La habría alimentado

Estas declaraciones son importantes, pues para la fiscalía el tío podría haber alimentado y cuidado a Ponce, para finalmente colocarla en el lugar donde fue hallada, en coordinación con la Policía.

Cabe recalcar que se comprobó que existen llamadas entre Rosario, su tío y la Policía, lo cual complica la situación legal de estos. Él trabajaba en Huaraz y fue hasta Arequipa para ayudar en la búsqueda de su sobrina, que asegura que Ciro cayó al barranco luego de separarse para buscar un camino de regreso a Madrigal.

Andinistas argentinos perdidos en Ojos del Salado

Susana Miatello, la andinista que se extravió en el Ojos del Salado: “La montaña quiso arrancarme la vida”

Publicado el 22 de Diciembre del 2003 – Sacado de la revista Mujer de La Tercera

http://foros.tricuspide.com/viewtopic.php?f=2&t=2659&p=43763

Perdida por ocho días junto a un compañero de expedición tras hacer cumbre en el nevado Ojos del Salado, la montañista argentina vivió todo tipo de situaciones límite, incluso la de decidir quitarse la vida. Recién de vuelta a casa de un viaje que ella creyó sin retorno, en el que sólo contó para subsistir con tres granos de maní y dos barras diminutas de cereales, Susana reconstruye el calvario de esa travesía maldita.

Los pies de Susana Miatello (45) están malheridos. Sus profundas llagas enseñan la severidad de la montaña que quiso atraparla para siempre. El hielo de las noches inmensas e inciertas vividas a más de cinco mil metros de altura quemó su piel, dejándola rígida y negruzca, convirtiendo sus dedos en una sola masa. Le duele mucho, pero no se le oye ni una sola queja, tal vez agradecida en su interior por salvarse de uno de los más temidos azares de la ruda ley del montañismo, y porque eso le ha permitido lo que ella más deseó cuando estaba desolada: volver a abrazar a sus hijos Gonzalo (13 años) y Catalina (16).

Mirar sus extremidades enseña hasta dónde puede llegar el rigor de esos macizos y hace pensar en el consiguiente sermón: con la montaña no se juega.

Pero ella le ganó la batalla y hoy, después de haber estado extraviada junto a uno de sus compañeros de aventura, Rodolfo Cointe (51), sobreviviendo en condiciones muy extremas, sin agua, comida, abrigo ni refugio alguno durante los ocho eternos y tortuosos días -del 22 al 30 de noviembre- puede relatar cómo sobrevivió mientras estuvo atrapada en los cerros del imponente Ojos del Salado. “La montaña me quiso arrancar la vida. En un momento comencé a sentir que quería tragarme y yo no tenía más fuerzas para impedírselo”.

El calvario comenzó el sábado 22 de noviembre cuando Susana y Rodolfo lograron hacer cumbre en el nevado de 6.893 metros de altura, luego de haber iniciado el ascenso el 14 de noviembre por el lado chileno del volcán -ubicado en la Tercera Región, a la altura de la ciudad de Copiapó, en pleno Desierto de Atacama. Junto a ellos iba un tercer miembro en la travesía- el alemán Hans Siebenhaar (53).

A las cuatro de la madrugada del 22 de noviembre, desde el último campamento, los tres expedicionarios se aprestan a conquistar la cima, prevista para el mediodía. Pero están cansados y tardan muchísimo más de lo previsto. Sólo a las 16.00 horas alcanzan el cráter del macizo. “Como el Ojos del Salado es un volcán activo, un fuerte olor a azufre lo inunda todo. La imagen es impresionante: el cráter es como un plato hondo, lleno de penitentes (sucesión de filudos montículos de hielo). Nos falta todavía el último impulso. Hay que subir aún una estrecha garganta para llegar a la verdadera cúspide”, explica Susana.

El camino es muy angosto. Hans sube primero y toca la cumbre. Al regresar, se dirige a Susana y le advierte: “Tengo miedo por ti, temo que te pase algo, se avecina una tormenta”. Pero ella está tan abstraída en su objetivo principal, que inmediatamente se lanza a trepar la garganta del cerro. Rodolfo la sigue. A las 5 de la tarde ambos finalmente llegan al vértice más alto. El descenso apremia: la tormenta está casi encima de ellos.

Al regresar, comienza el suplicio: “Empieza a levantarse el temporal de nieve y viento. No encontramos a Hans. Vamos persiguiendo las huellas que habíamos dejado al subir, pero el viento blanco nos va sacando de la ruta y borrando las pistas. Nos empuja y va llevando hacia el lado argentino. No se ve nada, incluso por momentos ni nosotros mismos nos distinguimos”, relata la andinista.

Lo que sigue es una verdadera pesadilla. La decisión es continuar descendiendo lo más rápido posible, y sin parar, para no congelarse. “Yo no pensaba en el miedo ni en el frío, ni en nada que no fuera llegar al refugio que habíamos levantado más abajo. Rodolfo se demoraba muchísimo, venía muy lento y al esperarlo mi cuerpo temblaba, pero mentalmente me decía no tengo frío”.

A las 8 de la noche las pilas de las linternas se agotaron. Susana avistó una luz a lo lejos y comentó: “Rodolfo, mira, ahí está el campamento. Es Hans que nos está alumbrando, tenemos que bajar hasta esa luz”. Pero Rodolfo estaba en malas condiciones y comenzó a alucinar. “No, no es el campamento, es la luz de la carretera, el campamento está hacia el otro lado”, le respondió. Susana se asustó: “Cómo vas a ver luces de carretera Rodolfo, si estamos lejos de la civilización y aquí no hay caminos”. Pero él insistía en que debían caminar hacia el extremo contrario. Fue así como en vez de bajar hacia el refugio donde Hans los esperaba, comenzaron a faldear el cerro, alejándose paulatinamente hacia Argentina. Estaban perdidos. Dos días más tarde Hans daría el alerta del extravío en Chile.

La noches se hicieron amenazantes. Sin abrigo y a 25 grados bajo cero, dormirse podía significar no despertar jamás. “No dormíamos porque estábamos a mucha altura, hacía demasiado frío, corríamos el riesgo de congelarnos. Dormitábamos vigilándonos, quince minutos cada uno, con los cuerpos pegados para darnos algo de calor y evitar la muerte”.

En el lugar no había nada. Ni siquiera rocas suficientemente altas para cobijarse del viento. Sobrevivir fue una hazaña. Tuvieron que fabricarse los refugios, buscando piedras y haciendo pircas. Como el terreno es muy arenoso, con las manos cavaban hoyos para proteger sus cuerpos bajo el nivel del suelo. Así, el viento no arrasaba con ellos y podían mantener el calor corporal. A las tres de la madrugada iniciaban a diario un peregrinaje con la esperanza de encontrar algún arriero.

“Dormíamos de día, porque en la montaña el sol es muy fuerte y hay mucha amplitud térmica: en la noche hay más de 20 grados bajo cero y en el día la temperatura alcanza a los 27 grados. De día nos tirábamos en la arena y el calor nos cobijaba”.

El resto del tiempo ideaban estrategias para ser avistados (juntando piedras, marcaron en la arena dos flechas gigantes, de unos doce metros de largo, con la punta en dirección hacia donde se estaban dirigiendo) y alimentarse. “Es una zona desértica, de puna, entonces no encontrábamos ni siquiera raíces ni bichos para comer. Sólo había unas mosquitas que intentábamos cazar, como una forma de obtener proteínas, pero teníamos tan poca fuerza que no pudimos alcanzar ninguna”. Tres granos de maní y dos barras minúsculas de cereales que hallaron en sus bolsillos fue todo lo que lograron consumir durante esos ocho macabros días.

La única posibilidad de sobrevivencia estaba entonces en no dejar nunca de beber agua, que conseguían del deshielo de los penitentes, que con la acción del sol en las tardes goteaban.

La casa de Susana, en la ciudad de Mendoza, está llena de retratos de sus expediciones. Faltan, eso sí, las fotos de su último y azaroso ascenso, del que también capturó imágenes que aún no ha podido revelar. Hay tanta fotografía que la muestra en altos macizos que cualquiera diría que está toda una vida ligada al montañismo. Pero no. Sólo lleva tres años en ello. Substanciosos, eso sí. Porque Susana es una mujer de determinaciones, con una valentía y pasión que no deja de sorprender. Por ejemplo, junto con tomar la decisión de hacer andinismo, a fines de 1999, decidió inmediatamente subir a la cima más alta de América, logrando con éxito ascender a los 6.959 metros del Aconcagua. Nadie pensaría que esta mujer vendedora de implementos de seguridad industrial y de publicidad de un canal de cable, separada desde hace 10 años, tiene tamaña osadía.

Dice que su amor a la montaña nació de un momento de mucha depresión, en que tenía la autoestima muy baja y necesitaba probarse a sí misma “haciendo algo grosso”.

Su hijo Gonzalo toma algunos retratos y nos enseña: “Este es de cuando subió al General Belgrano y este otro es en el campamento de ascenso en La Rioja”. El muchacho conoce detalles de todas las expediciones de la madre, cuyo arrojo para la aventura a veces, confiesa, teme. “Y, sí. Me da miedo que vaya a la montaña, pero qué le voy a hacer. Ella es la que decide”.

Rara vez Gonzalo suele transmitir a su madre sus aprensiones. Pero esta última vez sí lo hizo. Y ella se quedó con esa imagen en la retina: la de su hijo conmovido, diciéndole: “mamá, para qué hacés esto, para qué tenés que ir, por qué no buscás otro deporte que te guste”. Susana confiesa que por eso partió a contrapelo.

En la soledad enorme, Rodolfo tenía muchos delirios. Aseguraba que a 16 kilómetros había una casa subterránea en la que podían encontrar refugio. Imaginaba un camión y dos conductores que los llamaban para llevarlos. “Yo ahí tuve miedo, porque no sabía tratar a una persona con alucinaciones. En un momento creí que me podía matar si no le seguía la corriente. No quería contradecirlo, entonces le decía, bueno, caminemos a ver si encontramos la casa o el camión. Y después trataba de hacerle ver la realidad: mirá acá no hay ningún vehículo ni casa. Poné todas las ondas para que tu cabeza esté bien, porque sino no nos vamos a salvar”. Susana reflexiona: “Yo al principio tuve mucha bronca con Rodolfo, pese a que establecimos un lazo muy importante, viviendo situaciones muy extremas, porque por esperarlo a él en el descenso, que se cansaba mucho y no estaba en condiciones de hacer ese viaje, puse mi vida en sus manos. Tuve que luchar para revertir ese sentimiento”.

Continúa: “Estábamos desolados. Ibamos contando los días, anotábamos en una libreta todo lo que hacíamos. Pero no había señales de que nos estuvieran buscando”.

Con esa desazón, Susana comenzó a programar su muerte. Lo hizo cuando vio que sus fuerzas flaqueaban, que el cuerpo se le deformaba, estaba tremendamente hinchada, había dejado de sentir los pies, y no se atrevía ni a mirarlos, por el temor a ver los estragos que en ellos había hecho el congelamiento.

Gonzalo y Carolina escuchan su relato, escudriñando cada detalle. Pero ella está contenida y calcula cada palabra, temiendo al dramatismo de su propia historia. Hasta que repentinamente, al recordar los momentos previos al mágico rescate, se quiebra.

“Ya estaba en un proceso de despedirme de mi familia. Pensando cómo iban a quedar, cómo se iban a jugar sin mí las piezas del domino. Ese domingo (día del salvamento) había decidido morirme. Le pregunté a Rodolfo si tenía alguna pastilla o una cortapluma para terminar con mi vida. El me dijo que no, y pensé en cómo morirme dignamente. Es que ya no podía contenerme. Tenía los pies muy inflamados. Me dolían muchísimo, ya no iba a poder caminar más y cómo iba a poder salir de ahí si no podía moverme. Rodolfo me daba mucha fuerza. Me repetía: Susana, vos tenés hijos, vos tenés que seguir luchando, aún en los peores momentos puede haber una oportunidad. Pero yo le respondía: acá ya no quedan oportunidades”.

En eso estaban, cuando se escuchó un ruido. Rodolfo gritó: “Mirá Susana, es un helicóptero”. Ella creyó que él nuevamente alucinaba. Pero esta vez tuvo razón. Ahora sí venían de verdad a su rescate. Con el corazón agitado oyó que Rodolfo le exclamaba desde el alma: “¿Viste?, yo te dije que en las situaciones límites siempre hay una esperanza”.

De su cuerpo surgió una energía inesperada. Miró hacia el cielo y también la vio. Con las manos se puso a dibujar sobre el suelo un SOS gigante. La nave, sin embargo, desapareció. Pero unas horas más tarde volvió a sobrevolarlos. Esta vez sí que había llegado el momento del rescate. Susana corrió y se derrumbó sobre el SOS delineado horas antes, desparramándose literalmente sobre la letra O. El regreso a la vida era inminente.

“Vi al piloto y lloré a mares. Pensaba en que había elegido ese mismo día para morirme y en que si no llegan a tiempo, tal vez me hubieran encontrado sin vida”.

Emocionada, la andinista cuenta cómo se confabularon sus hijos para encontrarla. “La mamá está viva, tenemos que ir a buscarla”, le había dicho Gonzalo a su padre, acompañándolo y sumándose a los operativos de búsqueda que pusieron a los ejércitos de Chile y Argentina. Paralelamente, en Mendoza, Catalina había hecho lo suyo contactando a una vidente muy prestigiada, para que le diera coordenadas de su madre extraviada. La joven dice: “Había que creer en algo que nos diera esperanza”. Susana replica: “Ellos tenían fe. Recibía su fuerza. No soy creyente, por eso invocaba a mis hijos para que su energía no me abandonara”.

¿Con esta experiencia, piensas dejar el montañismo?

Mirando a sus hijos titubea. Pero rápidamente vuelve a la intrepidez que la caracteriza: “Cometí errores. Debí haber llevado conmigo un GPS o una radio, y habría sorteado muchos obstáculos. No le tengo miedo a la montaña. ¿Por qué se me ha presentado esta prueba en el camino? Esto me ha dejado con un montón de interrogantes encima, con una espina que me tengo que sacar de encima. Primero tengo que curarme de los pies, pero yo creería que sí, que voy a partir de nuevo. Es que la montaña es como una droga.

“Se confirma que mataron a Ciro”

Padre destaca conclusiones de escritora australiana

Publicado en Ojo el 19 de Junio del 2012

Las primeras conclusiones de la investigadora australiana Rochelle Jackson, al negarse a creer en la versión de que el estudiante universitario Ciro Castillo-Rojo García-Caballero murió al resbalarse en el valle del Colca (Arequipa), apuntan a confirmar que su deceso fue un homicidio y no un accidente, aseguró el padre del joven.

Don Ciro Castillo-Rojo refirió que, a partir de los indicios y hechos acontecidos desde la desaparición de su hijo, en abril del año pasado, cuando se encontraba en la zona junto a su entonces pareja sentimental y compañera de aulas, Rosario Ponce López, la investigadora obtiene conclusiones que abonan a la teoría de una conspiración.

Dijo que es lógico cuestionar cómo actuaron algunos policías en la búsqueda y dudar que su hijo murió al resbalarse.

“Lo que ella opina sobre las contradicciones y las actuaciones demuestra sentido común, ya que nadie en su sano juicio puede concluir que fue un accidente, cuando todo apunta a un homicidio”, enfatizó.

Puntualizó que la opinión de Rochelle Jackson “refuerza la hipótesis de un homicidio”.

“La imputada Rosario Ponce comenzó diciendo que salió en busca de las luces de Tapay y luego que la abandonaron. Se dijo que Ciro se rompió la pierna y el brazo. Sólo sobre la separación existen cuatro versiones. No se nos cuece que se trate sólo de un resbalón, porque hubo un homicidio y hay culpables y cómplices”, remarcó don Ciro Castillo-Rojo.

Plazo de investigación por la muerte de Ciro venció, afirma abogado

Publicado en RPP el 18 de Junio del 2012

La defensa de Rosario Ponce pedirá nuevamente al Ministerio Público de Arequipa un control de plazos sobre la investigación de la muerte de Ciro Castillo Rojo, afirmó el abogado Miguel Cabrera.

“Los plazos de la investigación están vencidos, y de ser aceptado el pedido la fiscal María del Rosario Lozada deberá presentar un informe de lo actuado y su pronunciamiento”, aseveró el abogado.

Detalló que no tiene conocimiento de nuevas citaciones a testigos del caso, porque la fiscalía hasta el momento no realizó notificaciones.

Asimismo, precisó que si el Ministerio Público vuelve a citar a su defendida se pedirá que la manifestación sea en otro local para evitar la filtración de audios y videos, como sucedió la última vez.

Rosario se echa atrás y no hablará con ella

Hasta que culminen las investigaciones

Publicado en Ojo el 18 de Junio del 2012

De manera extraña y sorpresiva, Rosario Ponce López se echó atrás y ha decidido no entrevistarse -por lo menos por ahora- con la escritora australiana Rochelle Jackson, quien llegó al Perú y recopila información para escribir un libro sobre la extraña desaparición y muerte deCiro Castillo-Rojo.

Semanas atrás, su abogado en Arequipa, Jorge Carpio, había informado entusiasmado que Rosario contaría a Jackson todo sobre cómo logró sobrevivir en el Colca cuando se separó de su entonces enamorado Ciro.

Ayer, el propio Jorge Carpio reveló que “le hemos dicho que no (a Jackson) para no entorpecer las investigaciones, tal vez más adelante”.

Carpio informó a OJO que recibió una llamada de la investigadora para entrevistarse con Rosario. Sin embargo, dijo que le han pedido esperar que concluyan las investigaciones a nivel de la fiscalía, que están bastante avanzadas. “Faltan sólo unas declaraciones de algunos policías y algunas pericias. Ya están avanzadas en un 80 ó 90 por ciento”, dijo, al señalar que esta decisión la han adoptado previa consulta con la fiscal María del Rosario Lozada Sotomayor.

Para Jorge Carpio, la fiscal Lozada debe concluir sus investigaciones dentro de un mes aproximadamente, y no podría esperar que se venza el plazo, que es el 3 de setiembre.

Explicó que cocluida la investigación a nivel de fiscalía podrían entrevistarse con Rochelle Jackson, quien escribiría la historia en Inglés

Lo que sigue en pie, dijo, es el asesoramiento que puede dar la australiana a Rosario, quien también escribiría un libro sobre su experiencia en el Colca.

“Ella escribe estas historias, de personas que son denunciadas, son inocentes o culpables”, manifestó días atrás Jorge Carpio, al anunciar la venida de Jackson a Perú para entrevistarse con Rosario, ahora investigada por el caso Ciro Castillo-Rojo.

Investigadora no cree que Ciro se Cayó

Abogado Amoretti revela que australiana Jackson quedó sorprendida por accionar de policías que rescataron a Rosario y duda que muerte de estudiante sea un accidente

Publicado en Ojo el 18 de Junio del 2012

Ya se encuentra en Perú la investigadora australiana Rochelle Jackson, interesada en escribir un libro sobre la misteriosa desaparición y muerte del estudiante universitario Ciro Castillo-Rojo García-Caballero en el valle del Colca, Arequipa, cuando hacía una travesía con su entonces pareja y compañera de aula Rosario Ponce López.

En Lima, en sus primeros contactos con los protagonistas de este caso policial que conmocionó al país, Jackson se mostró más que sorprendida, principalmente por la forma cómo actuaron algunos policías encargados de las labores de búsqueda.

Jackson, ni bien llegó a Lima el fin de semana, buscó entrevistarse con los involucrados en este hecho, entre ellos don Ciro Castillo-Rojo y sus abogados, así como con la joven Rosario Ponce López.

Fue así que el pasado jueves, la escritora sostuvo un encuentro por más de una hora con Mario Amoretti, abogado de papá Ciro.

“Además de las contradicciones de Rosario, lo que más le llamó la atención fue cómo actuaron los miembros de la Policía Nacional, que no quisieron averiguar nada, y que se encontrara el cuerpo gracias a la persistencia de su padre”, contó.

En contacto con OJO, Amoretti dijo haber descrito a Jackson sobre cómo actuaron el jefe de la Policía Aérea, general Darío Hurtado, y el jefe de la Policía de Alta Montaña, mayor Robert Grández.

Sobre el primero, le dijo que éste llamó a Rosario cuando estaba internada en una clínica en Lima para insistirle que regrese a Arequipa y lo acompañe al Colca para que explique dónde podría estar extraviado Ciro. Es más, dijo que Hurtado la esperó en el aeropuerto de Arequipa para llevarla al Colca en un helicóptero que él mismo piloteó.

En cuanto al mayor Grández, le refirió que en un video se le ve instruyendo a Rosario sobre cómo debía declarar: “cómo lo encontraron y por dónde caminó”. Precisó que después de todo esto, recién se avisó a la Fiscalía sobre la desaparición del estudiante de Ingeniería Forestal.

“Sorprendió a la australiana que un general se ocupe así, de manera especial (de Rosario) y que haga de su piloto”, dijo.

La contradicción que llama seriamente la atención deJackson -refirió Amoretti- es que una de las pericias arroje que Ciro se cayó sólo de 4 metros y medio de altura, cuando se manejaba la hipótesis de que cayó hasta de una altura de mil metros. Todo esto contrasta con los hematomas en el rostro y que se le haya encontrado con la dentadura completa.

Esta situación abona la tesis del padre de Ciro, quien insiste en que a su hijo lo mataron en otro lugar y luego arrojaron su cuerpo donde fue encontrado para hacer creer que se trató de un accidente.

Amoretti también relató a la australiana sobre el famoso escáner 3D que fue subido hasta Madrigal por el padre de Ciro, pero que las autoridades optaron por no utilizarlo pese a que capta vestigios con una amplitud de 360 grados.

Abogado de Rosario Ponce dice “aborto es mentira”

Sostiene habrían falsificado prueba de supuesto embarazo de la joven, pero no pueden meterse con su vida privada.

Por T. Paredes – Publicado en Trome el 16 de Junio del 2012

El abogado de Rosario Ponce, Miguel Cabrera, respondió la versión sobre un supuesto aborto de su patrocinada. Afirmó que “es mentira”, pero “si es cierto o no, ¿qué importancia tiene en el proceso (de investigación sobre la muerte de Ciro Castillo-Rojo)?”.

“Es una intromisión en la vida privada de Rosario, ella puede hacer con su vida lo que desee. Esto lo vamos a llevar a la justicia. Estoy seguro que es mentira”, afirmó el letrado.

En cuanto a los documentos que existirían sobre el embarazo y posterior aborto con el nombre de Rosario, dijo que cualquiera puede suplantar la identidad de la estudiante. “Es fácil falsificar un DNI, cualquiera pudo haber dado el nombre de Rosario para tomarse esas pruebas”, afirmó.

De otro lado, informó que viajará a Arequipa, en los próximos días, para recoger las declaraciones de Rosario y las pericias del perito forense Roberto Parra.

Por su parte, el médico Ciro Castillo-Rojo, padre del joven, indicó que “de ser cierto que Rosario Ponce abortó un bebito que llevaba en su vientre, se demostraría que es capaz de todo. Incluso, de haber matado a mi hijo Ciro”, expresó , al comentar un supuesto legrado al que se habría sometido la joven.

Para don Ciro, este tema -de índole privado que ya fue sacado a la luz- dejaría mal la imagen de Ponce López. Sin embargo, pidió corroborar su veracidad, pues “es un tema muy serio que debe tratarse con mucho cuidado”. “El aborto es un delito, entonces Rosario pudo haber cometido un delito grave”, precisó.

Papá de Ciro Castillo: Sigo sosteniendo que hubo un homicidio

El doctor Ciro Castillo indicó que apelaría el caso si la fiscal afirma que no existen indicios para demostrar el homicidio.

Publicado en RPP el 16 de Junio del 2012

El doctor Ciro Castillo Rojo Salas insistió en sostener que el caso de la muerte de su hijo se trata de un homicidio. “Buscamos que esto que no quede impune hay gente como. Están apareciendo más evidencias y más hechos”, sostuvo en el programa ‘Al estilo de Juliana’ de RPP TV.

Sostuvo que existen responsables y cómplices que desean que las investigaciones se retrasen. “Yo sigo sosteniendo que en el caso de mi hijo hubo un homicidio. Hay culpables y hay cómplices y eso hay que demostrarlo”.

Asimismo, aseguró que su familia se encuentra dentro del marco de la ley y apelaría en caso fuese necesario. “En el supuesto caso de que no haya pruebas suficientes para demostrar el homicidio, apelaremos”, precisó.

De otro lado, manifestó que la ‘actitud exhibicionista, fría y calculadora’ que demuestra Rosario Ponce causó la antipatía de la población. “Ella misma vendió esa imagen de que es una persona fría, calculadora e inhumana, incapaz de conmoverse ante el dolor de la familia”.

También dijo que confía en que la fiscal Rosario Lozada ‘es una persona que tiene la probidad del caso’. Respaldó que ella haya declarado el caso como complejo porque existen irregularidades en el caso.

“Creemos que es lo que corresponde porque no se puede deslizar la idea fácil de que se resbaló tan fácilmente. Después de un año y medio ha sucedido un sinnúmero de cosas de las más extrañas”, añadió.