Libros de Rosario y Ciro en inglés y castellano

Escritora australiana se hará cargo de la presentación para Norteamérica y Europa. Rochelle Jackson llegaría a la Ciudad Blanca el 15 de junio para recorrer la ruta del valle del Colca.

Publicado en Perú21 el 7 de Junio del 2012

La periodista australiana Rochelle Jackson tiene previsto llegar a la ciudad de Arequipa el próximo 15 de junio. Su objetivo es recoger información para escribir un libro sobre la travesía que vivieron Ciro Castillo Rojo y su exenamorada Rosario Ponce López en el valle del Colca. Entre los planes de la escritora está subir al cerro Bomboya y recorrer la ruta que siguió la pareja durante los primeros días de abril de 2011, cuando Ciro cayó y murió.

Según Jorge Carpio Valencia, abogado de Rosario Ponce en Arequipa, la periodista le pidió a la joven que la acompañe en su viaje, pero la estudiante rechazó la invitación pues considera que no es conveniente por el clima hostil que aún se mantiene en contra de ella.

Lo que sí ha quedado claro es que Jackson ha llegado a un acuerdo con Rosario Ponce. Según Jorge Carpio, la australiana asesorará a la muchacha en el libro que esta piensa publicar y, a cambio, la estudiante –que aún es investigada por la muerte de Ciro Castillo Rojo– le dará la exclusividad de la historia. Rosario escribirá su libro en castellano y Rochelle lo hará en inglés.

“Jackson debía llegar el 4 de junio a Arequipa, pero no lo ha hecho. Ahora nos ha informado que llegará el 15, y vamos a acompañarla al Colca. La idea es que suba al cerro Bomboya y recorra la ruta que siguieron Ciro y Rosario. Ella cree que es necesario para su libro, pero vamos a ver si se puede”, dijo el abogado.

INVESTIGADOS

De otro lado, el presidente de la Junta de Fiscales de Arequipa, Jesús Fernández Alarcón, confirmó que se ha iniciado una investigación por la filtración del interrogatorio que se le hizo a Rosario Ponce cuando compareció en la Ciudad Blanca el último 7 de mayo.

Según Fernández, investigarán a todos los que ese día estuvieron presentes en la diligencia, incluidos los fiscales, los abogados y la misma Rosario Ponce López.

TENGA EN CUENTA

– La investigación sobre la muerte de Ciro Castillo en la Fiscalía atraviesa por una etapa de evaluación y discriminación de pruebas.

– Aún quedan pendientes tres citaciones a personajes cercanos a Rosario Ponce, pero no se conoce la fecha. El informe final de la fiscal se sabría en julio próximo.

Anuncios

Fiscalía indagará para dar con quien filtró audios de declaración de Rosario

Por Joyce Guzmán – Publicado en La República el 7 de Junio de 2012

La Segunda Fiscalía Provincial Penal inició las indagaciones para dar con la persona que filtró los audios de la declaración de Rosario Ponce, que luego fueron difundidos en un medio de comunicación. El presidente de la junta de fiscales, Jesús Fernández Alarcón, aclaró que no es una investigación de tipo penal, sino solamente averiguaciones sobre este hecho.

Precisó que el acto de difundir material que es parte de una investigación no es un delito penal, pero sí podría ser investigado si es que se comprueba que pagaron dinero por obtener los audios. “Las indagaciones se están realizando porque también lo solicitó la defensa”, señaló Fernández.

Rosario Ponce llegó a Arequipa el 7 de mayo y declaró por casi 10 horas en el despacho de la fiscal María del Rosario Lozada. Estuvieron presentes en esta diligencia cuatro abogados de las dos partes, la psicóloga del Ministerio Público, dos fiscales y un asistente fiscal. “Si se comprueba que fue alguna persona de la fiscalía, se les investigará administrativamente”.

Ciro Castillo-Rojo, un puneño perseverante

Porque se quedó huérfano de madre a los cinco años, lleva en su corazón lo que es el sufrimiento de quien no tiene a un ser querido al lado. Pero su inteligencia y firmeza hicieron que sea un hombre bondadoso y de pujanza. Su tenacidad y perseverancia le llevaron a encontrar a su hijo, que también lleva su nombre, y que estuvo desparecido más de 200 días en el Valle del Colca, tras una aventura de amor que acabó en un fatal desenlace.

Por Humberto Ccopa Balcona – Publicado en Los Andes el 6 de Noviembre del 2011

Ciro Ronald Castillo-Rojo Salas, nació el 7 de julio de 1950 en Azángaro. Sus padres son los azangarinos Carlos Castillo-Rojo Macedo y Felipa Salas Eyzaguirre. Cuando recién estaba viviendo el primer quinquenio de su vida, sopesó la primera crueldad de la vida, porque su madre falleció.

Huérfano de madre, recibió sus primeros aprendizajes en la Escuela Fiscal Nº 866 de la Tierra Prócer, de sus recordados maestros Flavio Mandujano Torres Santiago, de quien aún recuerda que vive en la Ciudad Lacustre. Mientras que Leonardo Bardales Flores y Leopoldo Madariaga Olazo, fallecieron, pero Ciro los lleva en su menoría.

Posteriormente, a los 12 años busca cimentar su vida en otros lares, es así que emprende camino hacia Lima para estudiar en el colegio Guadalupe, luego se traslada al Colegio Militar Leoncio Prado (Promoción 22); pero la vida tenía que enseñarle una segunda lección vil, porque le hacen saber sobre la asma que arremetía en su contra, y por esa enfermedad le recomendaron vivir en una zona con baja humedad, por ello se vio obligado a estudiar en el Colegio Nacional de Ciencias y Artes del Cusco (Cienciano).

Tras culminar sus estudios de la secundaria y convencido por los deseos de superación que le brotaban, ingresa a la Facultad de Derecho en la Universidad San Antonio Abad de la Ciudad Imperial, pero por aspectos que no pudo explicarnos solo estudia 6 meses y deja su primera casa de preparación universitaria.

Emprende marcha a la Argentina para estudiar en la Universidad del Rosario, sin presagiar que los problemas del gobierno gaucho con los inmigrantes, le obligarían a retornar al Perú, sin haber accedido a documentos que acrediten los estudios que recibió en esas tierras.

Ya en el país de su natalicio, demostrando su actitud perseverante ingresa a la Universidad Mayor de San Marcos (1973), donde concluye Medicina (1982). Posteriormente, guiado por la añoranza de su natal Puno, decide realizar su SERUMS (Servicio Servicio Rural y Urbano Marginal de Salud) en la Marina de Guerra del Perú, en Puno, entre los años 1983-1984.

Ciro Castillo-Rojo inicia su trabajo profesional en el hospital Manuel Núñez Butrón de Puno. También recuerda que fue director en el Hospital de Juli, allí tuvo la oportunidad de admirar los exóticos paisajes y los históricos monumentos de la “Pequeña Roma de América”, hasta que se le presenta la oportunidad de especializarse en Cirugía en la Universidad Cayetano Heredia de Lima.

Su trayectoria como profesional de la medicina siguió creciendo cuando es trasladado al hospital Arzobispo Loazya de Lima, luego en el hospital Daniel Alcides Carreón del Callao, pero el destino le tenía preparado su retorno al Altiplano donde nació, ese que lo vio correr al ritmo del viento andino.

Tras retornar a su terruño, se contagia de la festividad de la mamita Candelaria, baila y preside por años el conjunto Rey Caporal Azoguine, también le tocó encabezar el Club Leones de Puno, la Federación Médica Puno, el Colegio Médico de Puno y posteriormente fue director de la Red de Salud San Román – Juliaca (1997).

Como todo hombre azangarino y con el impulso de la sangre quechua, ha sido un hombre noble, líder y perseverante, así lo recuerdan sus amigos y compañeros de trabajo. Puno, fue la ciudad de la primera etapa de su vida familiar, aquí vivió junto a su añorada Rosario Victoria García Caballero y sus hijos.

Aparte de ser un excelente profesional y humanitario, Don Ciro fue un apasionado de la música, su instrumento preferido es la guitarra, que la utilizaba luego del almuerzo de los domingos, y junto a su esposa e hijos cantar. Pero además era un amante de la lectura y de las mascotas.

En declaraciones a un medio impreso capitalino, doña Rosario, recuerda con holgura los aprecios de su amado Ciro. Narra que era muy tierno con sus hijos. Desde pequeños los bañaba, talqueaba, cambiaba y luego les daba el biberón caliente a los tres.

El cariño por sus hijos era único, al punto que se levantaba a la media noche para abrigarlos y “lo hizo hasta que sean grandes”, señala Rosario Victoria García Caballero.

Pero, la felicidad de la familia Castillo-Rojo García, parece haber tenido un revés conmovedor. El 4 de abril de este año será un día inolvidable para el doctor Ciro, porque fue el día que se reportó la desaparición de su hijo Ciro Castillo-Rojo García, conjuntamente con su pareja Rosario Ponce, en el Valle del Colca.

A partir de ese instante, la búsqueda de su querido “Chuchito” fue incesante, se internó días en la localidad de Chivay en Arequipa. Para los pobladores de la zona fue un hombre que caminaba con sacón, una bufanda y una chalina, esperando hallar a su hijo en el Valle del Colca.

No le importó su situación física y condición clínica, una diabetes que ha hecho que no tome licor en los últimos 15 años, en algún momento no le permitían hacer la ruta de búsqueda con la comitiva de rescatista, Ciro Castillo, se trasladaba una hora en auto y luego caminaba un kilometro hasta la zona de los miradores.

Inspeccionaba los barrancos conjuntamente con los socorristas para ver si es que encontraba a su hijo. Ha sido partícipe directo de la búsqueda de su hijo, en ningún momento se sintió cansado o derrotado, demostrando perseverancia y valentía para enfrentar los avatares de la vida.

En todo el periodo de búsqueda de su hijo pasó muchos avatares, las informaciones venían de uno y otro lado, pero siempre mantuvo la calma y temperamento, inclusive cuando se manejó la información que en Puno se había encontrado a un joven con las características similares a su hijo; Ciro no se dejaba llevar por apasionamientos y quiso verlo él mismo.

En reiteradas oportunidades dijo, que no abandonará el Colca sin encontrar a su hijo y la frase más recordada fue por ejemplo; “me quedaré aquí todo el tiempo que sea necesario. Hasta encontrarlo”. Y así fue. El hallazgo del cuerpo se dio después de 202 días de larga búsqueda.

Esta es la historia del puneño con mayor fortaleza, Ciro Castillo-Rojo Salas, el hombre que conmovió a todo un país en la búsqueda de su hijo. Muchos lo postulan como padre ejemplar del año, pues no hay duda, este hombre ha escrito su nombre en las páginas de la historia de la humanidad, tal cual lo hizo Pedro Vilcapaza, el “Puma Indomable”.