Algunos apuntes acerca de la persecución contra la Valiente Prensa Opositora (I)

Por José Villaorduna – Publicado en el blog “Dedo medio” el 13 de Junio del 2012

No ha desperdiciado la oportunidad. El director de Perú21, Fritz Paul Du Bois Freund, se ha colgado como ha podido al escándalo del chuponeo al congresista Galarreta, intentando hacer ver en el proceso una prueba más de la supuesta persecución de la que él y el diario que dirige serían víctimas. El espíritu de cuerpo gremial ha puesto su cuota también, de manera que hoy Fritz puede ver su retrato al lado de los héroes universales de la prensa incómoda con el poder, ni más ni menos que entre Bob Woodward y Carl Berstein.

1. “Lo que pasa es que Perú21 es un diario de oposición: investiga, fiscaliza, denuncia. Por eso los gobiernos paran molestos”, dice del medio que dirige el que se ha convertido en el abanderado de la prensa opositora y perseguida, Fritz Du Bois. El director de Perú21 sería víctima de una persecución, debido a su raigambre y vocación opositora, y el proceso contra Rudy Palma y los responsables del hackeo de cuentas de correo a funcionarios del estado sería, a la luz de lo que Perú21 nos muestra como hechos, no otra cosa que un pretexto para acallar las valientes denuncias del diario.

2. Pero si Du Bois es un periodista opositor, cabría preguntarse, ¿a qué se opone? Si uno revisa las portadas de Perú21 en lo que va del primer año de este gobierno, puede notar que Fritz Paul se revela efectivamente como un ferviente y persistente opositor, sí, pero no al gobierno de Ollanta Humala, qué va, sino a Rosario Ponce. Y a menos que creamos que Ollanta Humala era uno más de los que querían serrucharle el piso al pobre Ciro, la afirmación que hizo hace algunas semanas Du Bois, en el sentido de que “alguien de arriba” quiere “intimidar” y “silenciar” al diario, habría apuntado demasiado arriba. Como se dice, Du Bois “se tiró un farolazo”.

(Si Nadine se enterara…)

3. Ok, ok, no seamos tan injustos con Du Bois y el equipo que dirige. Finalmente, a alguien deben de joder, a pesar de (o quizás gracias a) que su director dice no andar muy enterado de lo que ocurre bajo sus narices. Pero también seamos claros: desde que Du Bois Freund se hizo cargo del diario, éste bajó la puntería con respecto al poder: dejó de apuntarle a los peces gordos (por si acaso así se les dice, no se trata de una broma discriminadora contra el ex presidente Alan García), y prefirió concentrarse en personajes relativamente menos poderosos. Por ejemplo, le dio de alma al entonces alcalde, Luis Castañeda Lossio, tal vez porque la apuesta para el 2011 del grupo El Comercio era que ganara las elecciones su viejo amigo Alejandro Toledo. Y ya hablando del actual gobierno, en cuanto Ollanta Humala dijo “Conga va”, a Du Bois y los suyos se les antojó que era más rentable oponerse a ese payaso no tan inofensivo que es Daniel Abugattás, antes que crearle alguna incomodidad al gobierno de “La Gran Continuidad”. Y la verdad es que ha hecho más que solo evitarle incomodidades al gobierno.

(“¿Si ya les dijimos terrucos, de qué más podríamos acusarlos? Ah, ya…”)

4. Eso parece reconocerlo el propio director de Perú21, cuando en una entrevista concedida a Milagros Leiva, se jacta de los grandes casos que su diario ha denunciado en los últimos doce meses y que le habrían ganado los odios de “alguien de arriba”: “Hicimos las denuncias de los gestores y el programa fue cancelado. También se confirmó la intención de tener ese club de playa en el presupuesto y se confirmó que había condonado la deuda a exparlamentarios”. Así que ese “alguien de arriba” de quien se habrían ganado odios, está en realidad bastante más abajo en la escala del poder, y no sería otro que Daniel Abugattás.

¿Eso es ser opositor al gobierno? No. Apenas es ser opositor a un payaso, hay que decirlo, relativamente peligroso.

5. ¿Estamos siendo entonces muy estrictos? ¿Acaso la valla para ser considerado opositor está demasiado alta? Para nada (*). Basta con solo informar lo que la otra prensa prefiere pasar por alto. En las actuales circunstancias, filmar a un grupo de policías que atacan a civiles desarmados es un acto opositor. Evitar que esos mismos policías -envalentonados por el ambiente de impunidad que les garantiza un premier como Valdés-, te quiten el registro de lo grabado es una manifiesta disidencia.

(*) Cabe señalar que el único programa verdaderamente opositor de la televisión ya está fuera del aire; y que el director del único diario que fue francamente incómodo para Alan García durante su segundo mandato, ve cómo progresa un absurdo juicio heredado del gobierno pasado.

Mato primero, veriguo luego

¿Ha tenido pruebas la prensa contra Rosario Ponce, para haberla ajusticiado mediáticamente?, ó ¿han condenado primero y luego se han percatado que fue una injusticia?

¿Quién me devuelve mi honra? reclama Rosario Ponce.

Por Victorio Neves de Baers – 13 de Junio del 2012

El linchamiento mediático de Mary Surratt

Puede leer la historia en http://es.wikipedia.org/wiki/Mary_Surratt

Esta mujer fue la dueña de la pensión donde se alojaron y reunieron los conspiradores que asesinaron al presidente de los EEUU, Abraham Lincoln; ella fue involucrada y juzgada por un tribunal militar, declarada culpable y fue la primera mujer en ser ejecutada en los EEUU.

Esto fue en 1865, mientras aquí el presidente Pezet movía lentamente sus fichas para evitar la invasión española ya en Chincha, y al mismo tiempo mantenerse en el poder ante la revolución nacionalista desde Arequipa.

Independientemente de su culpabilidad o no, la prensa norteamericana se encebó con ella, llevando a toda la opinión pública en su contra, hurgando en su vida pasada sugiriendo que ella tuvo responsabilidad en la anterior muerte de su esposo, y motivando que ningún abogado quiera defenderla, y los que ha regañadientes aceptaron hacerlo fueron hostigados y maltratados. Fueron famosas las palabras del abogado acusador “Una bala mató a Lincoln, pero no un hombre”. Según la mayoría de historiadores, el juicio fue irregular y existe la probabilidad que se haya ejecutado a una inocente.

Pero mi punto es que la prensa y la opinión pública no tenían ninguna prueba de su culpabilidad, ¿porqué la condenaron?.

Como dato curioso, Frederick Aiken, el abogado de Surrat, fue quién luego fundó “The Washington Post”, uno de los periódicos más influyentes en los EEUU.

La mujer más odiada del internet

Inés Pérez Concha, chilena, en Enero de este año fue apabullada globalmente por unas declaraciones editadas, que la dejaban como una racista; se le insultó de muchas maneras jugando incluso con su apellido materno, se aireó su vida pasada, sus deudas con centros comerciales, fue amenazada de muerte y tuvo que cerrar su cuenta de Facebook por la andanada de insultos e improperios que recibió. Por ejemplo vea: http://es-es.facebook.com/pages/Todo-Chile-Odia-a-Ines-Perez-Concha-De-Su-Madre/275722379158138

Esto fue lo que Chilevisión publicó y presentó: “Acá la única obligación que tiene mi nana es que al ingresar a las 8:30 de la mañana y al retirarse a las 6 de la tarde lo tiene que hacer en un furgón. ¿Te imaginas acá en el condominio todas las nanas caminando para afuera, todos los obreros caminando por la calle, y tus hijos ahí en bicicleta?”

Una semana después cuando se publicó sus declaraciones completas, la opinión pública cayó en cuenta que habían cometido una barbaridad, habían ajusticiado socialmente a una inocente.

Chilevisión despidió a Fernando Leal -el justicierio quien publicó la transcripción completa de la entrevista y reveló el error- por “publicar de manera parcial y tendenciosa, con comentarios personales descalificadores y agraviantes”, así una persona valiente pagó por toda la prensa y la opinión pública.

Pero, ¿le fue devuelta su honra a Inés?, dos meses después ella declaró que no podía dormir, y no salía a la calle por miedo.

Rosario Ponce

No voy a enumerar los argumentos de este caso, válidos para muchos e inválidos para otros, que han llevado a ejecutar socialmente a Rosario Ponce, son harto conocidos. Tampoco voy a enumerar las portadas y cabeceras de diarios, ni las notas de TV donde se la condenaba, hay otros artículos y columnistas que ya lo han hecho hasta la saciedad.

En Agosto 2011, revisé cada pieza de información disponible para la prensa y la opinión pública, y no encontré ninguna evidencia de que exista responsabilidad en Rosario Ponce por la desaparición o muerte de Rosario Ponce; no me refiero a los expedientes ni a los indicios o evidencias que posea el equipo de fiscales a cargo del caso, no; repito, me refiero a la información disponible para la prensa y la opinión pública. Nada. ¿Existe la probabilidad de que Rosario no haya dicho todo lo que sabe?, en mi opinión, existe, muy pequeña pero existe.

Pero, si a más 430 días de sucedidos los hechos, más de 340 de haberse puesto la denuncia por homicidio y más de 240 de haberse encontrado el cuerpo de Ciro, la fiscalía no cuenta con elementos para ordenar la formalización de la investigación o de la denuncia, ¿en qué se basó la prensa para condenar a Rosario Ponce? ¿Porqué antes que ella diera una entrevista ya había una primera página con “Un Rosario de Muchas contradicciones”?, y ¿porque el Dr. Ciro en muchas oportunidades menciona que son 4, mas o menos, las contradictorias versiones de Rosario acerca de la manera como se separaron?, cuando esas versiones no son contradictorias sino complementarias.

En algunos foros he mencionado que la opinión pública que ha condenado a Rosario tiene el mismo espíritu que la muchedumbre que gritó a Pilatos con respecto a Jesús ¡Crucifícale!, a raíz de eso, he sido criticado por comparar a Rosario con Jesús, nada más falso, no estoy comparando a la persona objeto del linchamiento, sino a los linchadores y sus razones,  que sin una evidencia condenan a una persona.

Mientras la justicia no termine su labor y hasta que se demuestre lo contrario, Rosario es inocente, y como tal debe ser tratada.

Y si al final, es inocente, ¿quién le devuelve su honra?

No, el titular no contiene un error de ortografía, es un dicho mexicano.