Algunos apuntes acerca de la persecución contra la Valiente Prensa Opositora (I)

Por José Villaorduna – Publicado en el blog “Dedo medio” el 13 de Junio del 2012

No ha desperdiciado la oportunidad. El director de Perú21, Fritz Paul Du Bois Freund, se ha colgado como ha podido al escándalo del chuponeo al congresista Galarreta, intentando hacer ver en el proceso una prueba más de la supuesta persecución de la que él y el diario que dirige serían víctimas. El espíritu de cuerpo gremial ha puesto su cuota también, de manera que hoy Fritz puede ver su retrato al lado de los héroes universales de la prensa incómoda con el poder, ni más ni menos que entre Bob Woodward y Carl Berstein.

1. “Lo que pasa es que Perú21 es un diario de oposición: investiga, fiscaliza, denuncia. Por eso los gobiernos paran molestos”, dice del medio que dirige el que se ha convertido en el abanderado de la prensa opositora y perseguida, Fritz Du Bois. El director de Perú21 sería víctima de una persecución, debido a su raigambre y vocación opositora, y el proceso contra Rudy Palma y los responsables del hackeo de cuentas de correo a funcionarios del estado sería, a la luz de lo que Perú21 nos muestra como hechos, no otra cosa que un pretexto para acallar las valientes denuncias del diario.

2. Pero si Du Bois es un periodista opositor, cabría preguntarse, ¿a qué se opone? Si uno revisa las portadas de Perú21 en lo que va del primer año de este gobierno, puede notar que Fritz Paul se revela efectivamente como un ferviente y persistente opositor, sí, pero no al gobierno de Ollanta Humala, qué va, sino a Rosario Ponce. Y a menos que creamos que Ollanta Humala era uno más de los que querían serrucharle el piso al pobre Ciro, la afirmación que hizo hace algunas semanas Du Bois, en el sentido de que “alguien de arriba” quiere “intimidar” y “silenciar” al diario, habría apuntado demasiado arriba. Como se dice, Du Bois “se tiró un farolazo”.

(Si Nadine se enterara…)

3. Ok, ok, no seamos tan injustos con Du Bois y el equipo que dirige. Finalmente, a alguien deben de joder, a pesar de (o quizás gracias a) que su director dice no andar muy enterado de lo que ocurre bajo sus narices. Pero también seamos claros: desde que Du Bois Freund se hizo cargo del diario, éste bajó la puntería con respecto al poder: dejó de apuntarle a los peces gordos (por si acaso así se les dice, no se trata de una broma discriminadora contra el ex presidente Alan García), y prefirió concentrarse en personajes relativamente menos poderosos. Por ejemplo, le dio de alma al entonces alcalde, Luis Castañeda Lossio, tal vez porque la apuesta para el 2011 del grupo El Comercio era que ganara las elecciones su viejo amigo Alejandro Toledo. Y ya hablando del actual gobierno, en cuanto Ollanta Humala dijo “Conga va”, a Du Bois y los suyos se les antojó que era más rentable oponerse a ese payaso no tan inofensivo que es Daniel Abugattás, antes que crearle alguna incomodidad al gobierno de “La Gran Continuidad”. Y la verdad es que ha hecho más que solo evitarle incomodidades al gobierno.

(“¿Si ya les dijimos terrucos, de qué más podríamos acusarlos? Ah, ya…”)

4. Eso parece reconocerlo el propio director de Perú21, cuando en una entrevista concedida a Milagros Leiva, se jacta de los grandes casos que su diario ha denunciado en los últimos doce meses y que le habrían ganado los odios de “alguien de arriba”: “Hicimos las denuncias de los gestores y el programa fue cancelado. También se confirmó la intención de tener ese club de playa en el presupuesto y se confirmó que había condonado la deuda a exparlamentarios”. Así que ese “alguien de arriba” de quien se habrían ganado odios, está en realidad bastante más abajo en la escala del poder, y no sería otro que Daniel Abugattás.

¿Eso es ser opositor al gobierno? No. Apenas es ser opositor a un payaso, hay que decirlo, relativamente peligroso.

5. ¿Estamos siendo entonces muy estrictos? ¿Acaso la valla para ser considerado opositor está demasiado alta? Para nada (*). Basta con solo informar lo que la otra prensa prefiere pasar por alto. En las actuales circunstancias, filmar a un grupo de policías que atacan a civiles desarmados es un acto opositor. Evitar que esos mismos policías -envalentonados por el ambiente de impunidad que les garantiza un premier como Valdés-, te quiten el registro de lo grabado es una manifiesta disidencia.

(*) Cabe señalar que el único programa verdaderamente opositor de la televisión ya está fuera del aire; y que el director del único diario que fue francamente incómodo para Alan García durante su segundo mandato, ve cómo progresa un absurdo juicio heredado del gobierno pasado.

Un comentario en “Algunos apuntes acerca de la persecución contra la Valiente Prensa Opositora (I)

  1. Victorio: El Director de Perù 21 “opositor” de Rosario Ponce? Poco leo ese medio, pero en las notas que he visto sobre eso, si a eso le llamas “ser opositor” què serian entonces Ojo o El Chino? Por favor. La orientaciòn de ese diario en este caso, es similar a la de La Repùblica o bastante cercana a la de Canal 4.

Deje un comentario (no es obligatorio el email)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s