Caso Ciro: Principal testigo declaró en la Fiscalía de Arequipa

Publicado en RPP el 10 de Julio del 2012

Uno de los principales testigos, Héctor Figueroa Cahui, quien presuntamente habría visto al estudiante Ciro Castillo-Rojo y su enamorada cuando subían al cerro Bomboya (Caylloma) seguidos por agentes de la policía, asistió hoy al despacho de la fiscal María del Rosario Lozada Sotomayor, encargada de las investigaciones de la muerte del universitario.

Figueroa Cahui, quién se desempeña como guardaparques en la zona, contratado por la municipalidad provincial de Caylloma,  además tener propiedades por la zona, no habría aportado información relevante que ayude al esclarecimiento del suceso, según lo informó el abogado de la joven Rosario Ponce López, Jorge Carpio Valencia.

La diligencia se realizó con ausencia  de los abogados de la parte agraviada, la familia Castillo-Rojo García Caballero, quienes lo habrían ofrecido como testigo en el proceso de investigación de las causas de muerte del joven, ocurrida en la provincia arequipeña de Caylloma.

Con la diligencia, realizada el lunes en el despacho de la doctora María del Rosario Lozada Sotomayor, se concluyó la declaración de los testigos, quedando pendiente la reprogramación de las citaciones de grado o fuerza para las personas que no asistieron, pese a estar comprendidas como testigos en el proceso.

Abogado de familia de Ciro Castillo Rojo dice tener “testigo clave”

Juan de Dios Medina dijo a elcomercio.pe que esta persona declararía en eventual etapa previa a juicio. Defensa de Rosario Ponce asegura que plazos están cumplidos

Por René Zubieta – Publicado en El Comercio el 10 de Julio del 2012

Entre fines de agosto e inicios de setiembre se espera la culminación de la etapa de investigación fiscal preliminar del caso Ciro Castillo Rojo, joven que fue hallado sin vida en el nevado Bomboya, Arequipa, tras más de seis meses de búsqueda. Así, se trata de una etapa final o, en todo caso, de una previa a la investigación preparatoria para un eventual juicio.

En el proceso, Rosario Ponce López es investigada por la desaparición y muerte de su ex pareja. El padre del estudiante universitario la denunció en julio del 2011 ante el Ministerio Público de Arequipa por los delitos contra la vida, el cuerpo y la salud, y por encubrimiento real y personal.

Para Juan de Dios Medina, abogado de la familia Castillo Rojo, la fiscal María del Rosario Lozada Sotomayor tendría que formalizar la denuncia contra la joven, porque “existe abundante cantidad de prueba indiciaria”, declaraciones testimoniales e informes periciales que así lo ameritan.

Mientras tanto, para Miguel Cabrera, defensor de Rosario Ponce, sí se trata de una etapa final, pues considera que el caso tendría que ser archivado.

¿POR QUÉ ACUSAR A ROSARIO PONCE?


En diálogo con elcomercio.pe, Medina explicó cuáles son algunas de las declaraciones cruciales de testigos que sustentan su posición. Una de ellas, dijo, es la de hasta cuatro integrantes de Bomberos Unidos sin Fronteras, a los que Ponce López les habría indicado que Ciro se encontraba con las piernas y el brazo rotos, y que ambos se habían separado al menos el 10 de abril del 2011, tres días antes de que ella fuera rescatada.

“Uno de los bomberos indicó que ella se encontraba ubicada en tiempo espacio. No se encontraba alterada ni con ningún tipo de shock”, señaló.

Sin embargo, Medina Aparicio señaló que podría presentarse un “testigo clave” -sobre el cual no quiso dar detalles-, pero este recién sería tomado en cuenta en la investigación preparatoria, y además la fiscal ya tiene conocimiento del mismo. Se trata de alguien que se encontró “por última vez” con Rosario antes de ser rescatada.

“No es necesario que esa persona tenga que declarar en esta etapa preliminar. Puede hacerlo muy bien en la etapa preparatoria con iguales finalidades. […] Es una persona que nosotros ya tenemos identificada, la fiscalía también la tiene identificada. Preferiría guardar reserva. He conversado con la fiscal. Es algo que mejor se va a ver en su momento con más reserva y más acuciosidad”, expresó.

La hipótesis más fuerte que maneja el letrado es que “Ciro pudo haber sido materia de un empujón”, para lo que también se basa en un informe del antropólogo forense Roberto Parra. Además, insistió en que hubo irregularidades de los policías de alta montaña, como con el recojo de las mochilas encontradas, y en que Rosario fue “dirigida” por los agentes.

“Nosotros creemos que esta persona (Rosario) fue puesta a recaudo por una tercera persona, que podría haber movido algunos elementos dentro de la escena en la que se encontró a Ciro”, apuntó.

PRESUNCIÓN DE INOCENCIA


Por otro lado, a juicio de Cabrera, las pruebas encontradas hasta ahora son simples dichos. “No hay ninguna prueba que desvirtúe la presunción de inocencia de la que goza Rosario como todos los peruanos. Lo que me llama la atención es que sacan tantas hipótesis y el señor (Ciro Castillo Rojo Salas) las hace suyas”, manifestó en declaraciones a elcomercio.pe.

El abogado de Ponce López se refirió al padre del fallecido joven, a quien criticó por buscar “cualquier cosa para hacer noticia”.

Por ejemplo, se refirió a uno de los cuestionamientos que se hace a los policías de alta montaña que realizaron la búsqueda y que finalmente encontraron solo a Rosario. Juan de Dios Medina dijo que hay cosas que se pretendieron “encubrir”. Cuestionó que los oficiales no se comunicaron con “ningún” fiscal para que se levanten las mochilas encontradas en el nevado.

Pero el defensor de Rosario Ponce acotó que cuando se recogieron las mochilas, no había investigación fiscal todavía. “Eso se hizo el 13 o 15 de abril. La investigación se abre el 19 o 20 de abril. ¿A quién tenía que comunicarle la Policía si no había investigación? Era una pérdida común y silvestre”, explicó.

Con el actual panorama, Cabrera ratificó que se está agotando la etapa preliminar de la investigación. “Nosotros podríamos pedir control de plazo, porque a nuestro modo de ver han vencido con exceso todo los plazos de investigación. Están llamando testigos para ratificar lo que dicen otros”, sostuvo.

Aún falta la declaración de algunos citados por grado o fuerza. Se trata de la reprogramación de diligencias, pues anteriores se vieron frustradas por las ausencias de los testigos.