Algo flota en el water

De como la justicia y la prensa italiana condenaron apresuradamente a Amanda Knox.

Por Victorio Neves de Baers – 9 de Octubre del 2012

Los universitarios Amanda Knox y su pareja Raffaele Sollecito, simpáticos ambos, llegaron al departamento de la primera en una mañana de Noviembre del 2007 para encontrar la ventana rota y la puerta del cuarto de su compañera bloqueada, llamaron a la policía, y cuando la prensa y la policía llegaron y ésta última trataba de entrar al departamento, ellos sospechosamente estaban acariciándose y besándose; cuando la policía logró entrar encontró el cuerpo inerte de Meredith Kercher, compañera de Amanda, en el piso, semi-desnuda, y con un fatal corte en la garganta.

En el caso internacional, policial y judicial más mediático de los últimos años (Meredith británica, Amanda estadounidense y Raffaele italiano) sucedido en Perugia, Italia, la prensa empezó a tejer las hipótesis; la más importante de ellas se basaba en el sospechoso comportamiento de Amanda.

La prensa italiana persiguió a Amanda en los días siguientes, y publicó videos y fotos de su extraño comportamiento: a pocos días de haber perdido a su compañera, fue de compras con Raffaele a una tienda de lencería femenina.

Amanda fue sometida a 40 horas de interrogatorios, afirmando ella siempre su inocencia, pero a los 5 días de los hechos, en medio de la extenuante presión policial, sin abogado ni traductor, y pasada la medianoche, llegó a confesar que la noche del crimen fue a su departamento juntamente con Patrick Lumumba, congolés, jefe de Amanda en su trabajo de tiempo parcial, e interesado en Meredith; a quién también la policía acusó de ser el autor del crimen, debido a que una pareja de testigos vio esa noche huyendo de la escena a un hombre de raza negra.

Amanda fue arrestada pues se encontró contradicciones en sus declaraciones, fue acusada de la muerte de su compañera de cuarto, y se inició un proceso judicial que duraría 4 años, también fueron arrestados Patrick y Raffaele.

Meredith, Rudy, Raffaele, Amanda y Patrick

Meredith, Rudy, Raffaele, Amanda y Patrick

La prensa italiana hundió a Amanda, al hacer público que la misma noche del crimen, luego de haberse acostado con Raffaele, habría tenido un encuentro sexual con Patrick y además mantenía relaciones esporádicas con otros hombres. Compañeras británicas de Meredith informaron a la policía que ella tenía muchas quejas del comportamiento y los hábitos de Amanda. La gente de Perugia exigía una solución inmediata del caso, y el único titular de la prensa por meses fue el caso en cuestión.

Lo que la policía no podía resolver era que en el inodoro del baño del departamento se encontraron las heces fecales de una persona la cual no había hecho correr el agua para que se fueran por el desague, y que el ADN de esas heces, no correspondía con el de ninguno de los actores, así como el del semen encontrado en el cuerpo de Meredith no correspondía con el de Patrick, ni con el de Rafaelle; lo que llevó a la común conclusión de que Amanda mentía.

Cuando se encontró entre las pertenencias de Raffaele un cuchillo ensangrentado que según los especialistas podría haber sido usado en la muerte de Meredith, y que en su mango se encontraron las huellas de Amanda, la policía declaró haber resuelto el caso. La teoría del caso fue que hubo un encuentro múltiple en el que se mezclaron sexo, drogas y la tensión existente entre Amanda y Meredith.

A 15 días de los hechos, terceros mencionaron a la policía acerca de Rudy Guede, supuesto conocido del grupo y originario de Costa de Marfil, quien sospechosamente había abandonado Italia; se ordenó su detención internacional y al ser traído se comprobó que las heces en el inodoro, y el semen le pertenecían. Nuevamente la policía declaró tener resuelto el caso.

¿Porqué Amanda involucró a Patrick y no a Rudy?, esto la hizo más sospechosa aún.

Se escribieron libros acerca del caso, el más popular “Amanda y los otros”, donde se hundía y se hacía aparecer a Amanda como la responsable del homicidio.

En Diciembre del 2009, Amanda fue condenada a 26 años de cárcel, Rudy a 30, y Raffaele a 25, por el homicidio, y violencia sexual contra Meredith.

Nuevos abogados contratados por la familia de Amanda descubrieron varias irregularidades en el caso.

La confesión de Amanda en la que involucró a Patrick fue irregular, ella fue golpeada en dos ocasiones, y ese interrogatorio tenía por único objetivo arrancar la confesión de Amanda a como dé lugar. El guardia encargado de la custodia de Amanda fue acusado de haberla acosado sexualmente.

El recojo de ADN de la escena del crimen, donde se encontró que Raffaele había estado presente fue irregular, se mostró un video donde los policías entran al lugar, y usan los mismos guantes para abrir la puerta, que antes había sido manipulada por Raffaele, tratando de entrar, para luego tomar el ADN de la escena del crimen; lo correcto debió haber sido que se cambiaran de guantes.

Se había usado como evidencia ADN de Amanda encontrado en el lavatorio del baño donde había sangre de Meredith, lo cual no probaba nada, pues ese era el  baño común del departamento y usado por Amanda de manera regular. Se demostró que la herida en el cuello de Meredith no pudo haber sido causada por el cuchillo hallado en las pertenencias de Raffaele. El jurado que había condenado a Amanda había estudiado profundamente el comportamiento sospechoso de Amanda y los reportes sicológicos, pero había descuidado el examen de las evidencias.

Los abogados apelaron, ganaron el caso, y finalmente el 3 de Octubre del 2011 Amanda y Raffaele fueron declarados inocentes y liberados.

Leer parte del libro de Amanda Knox (Mayo 2013)