Por los indicios los conoceréis

Por el experto en Derecho Penal Mario Amoretti – Publicado en El Comercio el 13 de Octubre del 2012

En términos legales, la prueba indiciaria es la que una sala o tribunal establece con la suma de varios indicios a lo largo de un proceso. Se trata de una figura que tiene por lo menos 15 años en el Código Penal, y es aceptada para absolver o condenar a una persona allí donde las evidencias concretas e irrefutables no pueden establecerse.

Por ejemplo, las condenas al ex Presidente Alberto Fujimori y al cabecilla senderista Abimael Guzmán se fijaron con pruebas indiciarias, pues aunque era más que probable que ellos estaban a cargo de las acciones que otros ejecutaron bajo sus órdenes, no había manera fehaciente de probar por escrito, por video o por cualquier otro medio que ellos las habían ordenado. ¿O acaso se demostró que Guzmán ordenó la matanza de Lucanamarca? No. Se llegó a esa conclusión judicial con base en testimonios, inferencias y análisis de los hechos. Justo lo que ha sucedido con el caso Fefer: lógica, ciencia y experiencia, en una sala integrada por magistrados de trayectoria y carrera impecables.

Si bien no se conocen las conclusiones para todos los implicados en este caso, lo de Alejandro Trujillo Ospina es razonable. Él entró en esa casa a matar, no por un simple robo. Había cosas de valor que no se llevó y la víctima peleó por su vida durante 20 minutos. Esos son los hechos. Sí, no son pruebas de que fue contratado para ese caso, pero sumados a su conducta posterior, demostrada en correos electrónicos descubiertos después del crimen, conducen a corroborar que sí se dedicaba al homicidio por lucro. Es decir, hay suficientes indicios que apoyan no solo su participación, sino sus motivos para cometer el crimen.

¿Pero que el sicario sea culpable implica que Eva Bracamonte y Liliana Castro también lo son? Considero que todavía es prematuro afirmarlo. Aunque en la sala ya se habló de responsabilidad penal, y por lo menos dos argumentos sobre Eva apuntan a que ella tuvo alguna participación, la lectura no concluyó y la sala aún tiene la última palabra.

Esta precisión es necesaria, pues según nuestras leyes ningún procesado puede ser condenado si no está presente en la sala durante la lectura de su sentencia.

Si el tribunal ya hizo la salvedad de que este Lunes 15 se conocerá el fallo, con o sin Eva Bracamonte presente por una cuestión de salud, tal vez su futuro legal tarde un poco más en hacerse oficial.

Todos somos inocentes hasta que se pruebe lo contrario. Así no lo parezca, la prueba indiciaria busca eso: establecer justicia.

Anuncios

2 comentarios en “Por los indicios los conoceréis

  1. Todo lo anterior correcto. Y por cierto el demayo de la Srta. Eva no sè si fue “fingido” pero es indudable que fue “oportuno” como lo fueron tambièn las argucias de su defensa para llegar a cumplir los 36 meses sin sentencia y asi acogerse a una “liberaciòn” parcial… Aqui por supuesto que resulta inaplicable eso de “el que no la debe no la teme”, aunque tambièn es muy cierto que en el “empeño” puesto por su hermano Ariel para que Eva y Liliana sean condenadas, no solo existe un legitimo deseo de “hacer justicia” por el asesinato contra su madre, sino “algo màs” que tal vez solo èl y Eva lo sepan, aunque va, creo por el lado de un odio enfermizo e irracional “mutuo”.

    Haciendo el paralelo con el Caso del Colca, aunque son hechos distintos, ya que en lo de Ciro no se ha podido (aùn?)probar que existiò asesinato, lo que si està sobradamente probado es el “deseo” de la parte imputada de que “todo quede como està” (secundada, para su “complacencia”, por varios de los interrogados quienes de igual forma, se han “esforzado” por ocultar parte o toda la verdad de lo que muy probablemente saben y cuyas actuaciones son indicios de que es real lo que siempre se dijo casi desde un principio: Que hay tremendo gato encerrado y cosas “como que no coinciden”… Y eso es tambièn prueba de que no todo se resume, como digo siempre, a que el tema del Colca simplemente fue “un simple accidente de un marihuanero despreocupado y la heroica supervivencia por 9 dias de una joven y abnegada madre coraje a quien dicen “Dios” dio una “segunda oportunidad” (creo que ese “Dios” màs bien tuvo forma de PNP o de gente de “contradictorios” antecedentes). Y eso es independiente del presunto homicidio, en el cual, si lo hubiera, bien puede ser que Rosario no sepa nada al respecto.

  2. Coincido en la impresión fingida de Eva al convulsionar, justamente cuando la sentencia empieza a mencionar su responsabilidad produce ese impasse como un recurso para postergar la lectura de sentencia. En este caso, crimen comprobado, autor confeso, la sospechosa estaba en el lugar y la hora de los hechos, ha habido testimonios que la inculpan, hay móvil del crimen como es el dinero, hasta me atrevo a decir que hay una conducta disoluta de la sospechosa; sin embargo es complicado conectarla con el crimen tal como menciona el artículo.

Deje un comentario (no es obligatorio el email)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s