Comisión británica recomienda autorregulación a la prensa

La comisión Leveson recomienda un órgano de autorregulación para la prensa

Por Claudia Rahola – Publicado en AFP el 29 de Noviembre del 2012

LONDRES — La comisión Leveson recomendó este jueves la creación de un nuevo órgano de autorregulación, respaldado por la ley, para una prensa británica que a veces en los últimos años se ha comportado de manera “vergonzosa”, en un anticipado informe fruto de ocho meses de investigación.

El primer ministro británico, el conservador David Cameron, artífice de esta comisión, creada a raíz del escándalo en el hoy desaparecido News of the World, debe responder en el Parlamento a esta recomendación, que provoca divisiones dentro de la propia coalición gubernamental con los liberaldemócratas.

Cameron, expresó este jueves “serias preocupaciones” con respecto a la propuesta de la comisión Leveson de una nueva legislación para respaldar un nuevo sistema independiente de autorregulación de la prensa. “Tengo serias preocupaciones y dudas sobre esta recomendación”, declaró el primer ministro en la Cámara de los Comunes poco después de que el juez Brian Levesos, presidente de la comisión sobre la ética de la prensa creada en 2011 a raíz del escándalo de las escuchas en el News of the World presentara sus conclusiones fruto de ocho meses de investigación.

En su presentación a la prensa en Londres, Leveson negó que estuviera planteando una regulación de la prensa por ley. “Propongo una regulación independiente para la prensa organizada por la propia prensa, con un proceso de verificación estatutario para apoyar la libertad de prensa, dar estabilidad y garantizar para el público que este nuevo órgano es independiente y eficaz”, explicó el juez.

Leveson defendió su propuesta diciendo que algunos periódicos ignoraron en numerosas ocasiones durante los últimos años su actual código de conducta y “causaron estragos en las vidas de gente inocente” al priorizar de “una manera temeraria” las exclusivas.

“Ha habido demasiadas veces en las que, persiguiendo una historia, parte de la prensa ha actuado como si su propio código, que ella misma escribió, simplemente no existiera”, explicó. Según él, “en algunas ocasiones su conducta sólo puede ser descrita como vergonzosa”.

El juez Leveson lamentó también que la prensa hubiera desarrollado una “relación demasiado estrecha” con la clase política, como ya admitió el propio Cameron en su comparecencia ante la comisión.

Cameron, que no está obligado a acatar sus recomendaciones, debe presentar ahora su respuesta al informe, de alrededor de 2.000 páginas, que ha podido estudiar desde el miércoles.

El primer ministro, que creó este comisión en julio de 2011 debido a la oleada de indignación provocada por la revelación de que el News of the World escuchó ilegalmente el contestador automático del teléfono de una adolescente secuestrada y asesinada, tiene ante sí un dilema.

Cameron debe responder por un lado a las exigencias de las víctimas, que como gran parte de la opinión pública, quieren una mayor regulación de la prensa, sin granjearse por otro la antipatía de los medios que, respaldados por una mayoría de diputados conservadores, defienden el actual sistema de autorregulación a través de la Comisión de Quejas de la Prensa (PCC).

Su viceprimer ministro, Nick Clegg, favorable a una mayor regulación que Cameron, hará una declaración separada después, algo inédito desde la creación de la comisión en mayo de 2010.

Para elaborar su informe sobre la cultura, las prácticas y la ética de los medios, la comisión Leveson interrogó durante ocho meses, en audiencias públicas y bajo juramento, a 474 testigos que fueron desde Cameron hasta Rupert Murdoch, pasando por víctimas como el actor Hugh Grant, Sienna Miller o los padres de la asesinada Milly Dowler, que presionan por un endurecimiento de las reglas.

Los testimonios sacaron a relucir prácticas discutibles por parte de la prensa sensacionalista, pero también su relaciones con la policía y los políticos.

El propio Cameron admitió que existe una relación “demasiado estrecha” entre la prensa y el poder, después de que salieran a la luz sus vínculos cercanos con dos exprotegidos de Murdoch, Andy Coulson y Rebekah Brooks, quienes comparecieron este jueves ante un juez por cargos derivados del escándalo de las escuchas por los que deben ser juzgados en 2013.

El informe cierra la primera parte de la investigación de la Comisión Leveson, que ha costado unos cuatro millones de libras (6,4 millones de dólares, 5 millones de euros) y continuará una vez terminado el proceso judicial.

Deje un comentario (no es obligatorio el email)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s