El demérito de cierta prensa

La mujer objeto de la broma de una reportera que se hizo pasar por la reina Isabel II es una víctima colateral del mal periodismo

Publicado en El País el 8 de Diciembre del 2012

Cuando se conoció el embarazo de Kate Middleton, la esposa del príncipe Guillermo de Inglaterra, muchos observadores giraron su foco hacia la prensa. El anuncio coincidió con las recomendaciones de la comisión presidida por el juez Brian Leveson para evitar los excesos de periodistas que, como los de News of The World, no parecían tener empacho en sobornar a las fuentes o interceptar las comunicaciones de cualquier ciudadano; entre ellos las de una joven secuestrada y asesinada después. ¿Respetaría ese tipo de prensa la intimidad de la familia real? ¿Cómo haría el seguimiento del embarazo de la popular pareja, llamada a subir al trono de una de las monarquías de mayor alcurnia de Europa?

Como si el destino se hubiese empecinado en torcer vidas inocentes, los acontecimientos se han desarrollado de la manera más inesperada. El martes pasado una periodista llamó al hospital donde estaba ingresada la duquesa de Cambridge por los vómitos y mareos provocados por su embarazo para interesarse por su salud y obtuvo la información que buscaba.

El problema es que la periodista no respetó el código deontológico de la profesión y no solo no se identificó como profesional de la información, sino que se hizo pasar por la reina para lograr su propósito. El truco le dio resultado. Obtuvo los datos y, además, su conversación telefónica quedó grabada de manera que, en días posteriores, fue reproducida en todos los medios. Tres días más tarde, la persona que recibió la llamada, la que creyó estar hablando con Isabel II y pasó la llamada a otra enfermera que pudo darle cumplida cuenta del estado de la duquesa, ha sido hallada muerta.

Nadie dudaba ayer de que fuera un suicidio y de que este estuviera relacionado con la broma de la que fue objeto.

Jacintha Saldanha, la mujer muerta, se ha convertido así en una víctima colateral de un periodismo sin respeto por la propia profesión; lo que no es exclusivo de los medios británicos. De hecho, la broma partió de una radio australiana, a la que no se puede culpar de una muerte, pero sí de colaborar en el desprestigio de una cierta prensa incapaz de medir su poder y de ejercerlo con responsabilidad.

Anuncios

Un comentario en “El demérito de cierta prensa

  1. La periodista actuó sin ética, pero de allí a ser la culpable del suicidio de Jacintha Saldanha, hay una abismal diferencia. Quizás este hecho sólo coincidió en el desenlace. Además, toda persona mentalmente sana no atenta contra su propia vida, Jacinta padecía seguramente de algún trastorno psiquiátrico o psicológico (depresión quizás? no lo sabemos). No hay que mezclar papas con camotes.

Deje un comentario (no es obligatorio el email)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s