La duda razonable frente a la prueba indiciaria – Parte I

La duda razonable frente a la prueba indiciaria en las decisiones de la Corte Suprema de la República

Por Pablo Ernesto Lévano Veliz – Abogado procesalista – Miembro del “Ilustre Colegio de Abogados de Lima”

“Ninguna decisión justa puede basarse en hechos erróneos”

Jerome Frank

Cuestión preliminar

Antes de dirigirnos a los criterios adoptados respecto a la duda razonable en las diversas decisiones de las Salas Penales de la Corte Suprema, permítanos compartir la sinopsis de un film cinematográfico, denominado “LA DUDA” basado en una obra ganadora del PREMIO PULITZER.

“El film trata de un vibrante y carismático sacerdote, (Padre Flynn) quien está tratando de cambiar las estrictas normas del colegio, sin embargo se encuentra con la hermana Aloysius (Meryl Streep), una directora con mano de hierro que cree firmemente en el poder de la disciplina. Para entonces el colegio ha aceptado a su primer alumno negro, Donald Millar. Pero cuando la hermana James, una pobre inocente, le comenta a la hermana Aloysius sus sospechas de que el padre Flynn presta “demasiada atención” a Donald, la superiora comienza una cruzada personal para sacar a la luz la verdad y expulsar al sacerdote del colegio por abusar del alumno. Sin una sola prueba, sin certeza, sin evidencia alguna aparte de su convicción moral, la hermana Aloysius comienza una batalla contra el padre Flynn.”

La existencia de un hecho circunstancial, rodeado de incertidumbre, presiones de diversa índole y aunado a la apreciación subjetiva de las personas, puede desencadenar fallos injustos, por ello consideramos que en caso de indeterminación de la voluntad o del entendimiento entre varias decisiones o juicios, debemos resolver a favor del reo, conforme al aforismo: “in dubio, pro reo”, principio de la garantía de la administración de la justicia, estipulado en el artículo 139 inciso 11 de la Constitución Política del Perú, por lo que teniendo la condición de norma constitucional los jueces están obligados a preferirla.

Es deber del magistrado valorar pruebas objetivas, sin embargo en la formación de la certeza, no se puede ser ajeno a los obstáculos que aparecen en la aprehensión de la verdad objetiva traducida en verdad jurídica, la cual puede ser condenatoria o absolutoria de responsabilidad penal, tal es así que frente a un proceso penal pueden aparecer acciones artificiosas de terceros y aquellas que derivan de la propia actividad objetivo – subjetiva del investigador o juzgador, todo esto no es ajeno ni está exento de errores, pre conceptualizaciones, pre certezas, condicionamientos afectivos, aspectos formativos, culturales, ideológicos y presiones mediáticas.

Es innegable que vivimos en una cultura en que la información noticiosa circula por la prensa, apareciendo algunos medios de comunicación que manipulan el consciente y subconsciente colectivo de acuerdo al formato que se vende, por otro lado existen lo verdaderos comunicadores sociales quienes fijan los parámetros de la realidad que captan las mayorías. En ese orden de ideas, la MESA DE DIÁLOGO PODER JUDICIAL Y PRENSA[1] ha concluido que el Poder Judicial puede excederse en sus funciones, así como la Prensa puede incurrir en abuso de poder, para ello se requiere un ejercicio responsable, neutral y que no se encuentre manipulado, diferenciándose la INFORMACIÓN de la OPINIÓN.

Particularmente es necesario abordar que la Prensa tiene muchas caras. “En ella confluyen una industria, un negocio, un medio de información, de entretenimiento, un servicio y un instrumento de influencia política. Es una actividad competitiva en la que el ingenio y la creatividad son claves. Cada cual busca en la prensa lo que corresponde a su preferencia. El accionista de un medio quiere dividendos, la gerencia comercial busca mejores anuncios publicitarios, los periodistas desean el máximo impacto para sus notas y tal vez conseguir el PULITZER y los anunciantes esperan aumentar sus ventas. La audiencia quiere saciar sus intereses, que son variados”.[2]

Entonces es deber del juzgador preservar la objetividad, buscando erradicar la deformación deliberada de la información inexacta[3] y no caer en el plano de la no comprobación, categoría que traducida al derecho probatorio significa duda o simple probabilidad, en consecuencia el juzgador procederá a la valoración de la pruebas que obran en el expediente procesal con la finalidad de arribar a la convicción judicial, bajo el estándar de la duda razonable, aplicando la ley más favorable al procesado en caso de duda o de conflicto entre leyes penales.

Decisiones de la Corte Suprema de la República sobre la duda razonable

RN N° 271- 93- HUÁNUCO – SALA PENAL PERMANENTE

“Si el colegiado tiene una duda razonable con respecto a la responsabilidad penal de los acusados respecto del delito, es de aplicación el Principio universal In dubio pro reo”

RN N° 18-97 – SALA PENAL

“Si la incriminación contra el acusado tiene como único sustento el habérsele encontrado en posesión ilegitima de un arma de fuego, este hecho por sí solo no configura el delito de terrorismo, tanto más si se tiene en cuenta que a éste no se le ha incautado cuando menos propaganda subversiva; que el hecho de habérsele intervenido por encontrarse en “situación sospechosa” es insuficiente para condenar, existiendo en todo caso una situación de duda que le favorece.”

EXP N° 4067-99 – PRIMERA SALA PENAL TRANSITORIA

“Conforme se aprecia de la declaración de la menor agraviada, así como de lo manifestado por el propio encausado, existe duda respecto a la edad de la menor al momento de la comisión de los hechos y estando a que constitucionalmente se protege la aplicación de lo más favorable para el procesado, podemos colegir que la menor tenía más de catorce años al momento de realizar el evento criminoso.”

RN N° 2506-99-LIMA

“La insuficiencia probatoria es incapaz de desvirtuar la presunción de inocencia o la invocación del in dubio pro reo, cuando existe duda razonable respecto a la responsabilidad penal del procesado. Dichos principios no pueden ser invocados en forma conjunta a favor de un encausado, sino que su invocación debe hacerse de manera alternativa, ello en razón a que la insuficiencia probatoria por ser tal, es inocua para destruir la presunción de inocencia y por ende no puede generar duda en el juzgador, precisamente por la inexistencia de pruebas que lleve a la convicción de la responsabilidad penal del acusado”

RN N° 458- 2002- UCAYALI – SALA PENAL PERMANENTE

“El in dubio pro reo” es un principio y una garantía de la administración de justicia, basada en el hecho de que la duda favorece al procesado; ello además encuentra sustento en otro principio fundamental reconocido en nuestra Carta Magna, que es el de “presunción de inocencia o no culpabilidad”, es decir que una sentencia condenatoria emanada de un proceso regular que declara la culpabilidad, debe ser construida con certeza; empero al aplicarse estos principios deben ser invocados diferenciándolos uno de otro.

RN N° 460- 2002- JAÉN – SALA PENAL

“La invocación del in dubio pro reo, como principio universal está dirigido al juzgador como una norma de interpretación para establecer que en aquellos casos en los que se ha desarrollado una actividad probatoria normal, si las pruebas dejaren duda sobre la responsabilidad del encausado, por humanidad y justicia deberá absolvérsele de la acusación fiscal.”

RN N° 416- 2002-HUAURA –SALA PENAL

“No corresponde aplicar en la sentencia absolutoria, por el delito contra el Patrimonio – Robo Agravado – el in dubio pro reo, ya que este se emplea en el caso que exista duda en la aplicación de la ley penal y que ante la existencia de contradicciones de las versiones incriminatorias de los agraviados da lugar a absolver de los cargos imputados al procesado pero por insuficiencia probatoria.”

RN N°1112- 2003 – HUÁNUCO – SALA PENAL PERMANENTE

“La duda es el estado de indecisión respecto a la existencia del delito y su responsabilidad; en el campo del derecho procesal penal sólo se puede castigar a una persona si se ha llegado a la certeza plena sobre su responsabilidad en la comisión del hecho imputado.”

RN N° 1632- 2005 – SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA

“Si de los actuados no se concluye fehacientemente la responsabilidad del imputado, desvirtuándose de esta forma los testimonios de cargo y apreciándose no solo la negativa constante del procesado a reconocerse responsable del delito imputado, sino también la declaración de los condenados que afirmando su responsabilidad en la comisión del delito, no lo involucran, apreciándose de autos la subsistencia de duda a favor del encausado, le es aplicable el principio del in dubio pro reo en virtud a la existencia de duda razonable sobre su participación en el evento delictivo”

RN N° 2779-2006 PRIMERA SALA PENAL TRANSITORIA (CASO ERNESTO CASTILLO PÁEZ )[4]

QUINTO: “Que, partiendo del hecho completamente probado de la presencia del encausado Mejía León en el distrito de Villa El Salvador y la detención del agraviado Ernesto Rafael Castillo Páez por lo acusados Aragón Guibovich, Arotuma Valdivia, Depaz Briones, se llega a la inferencia de la culpabilidad del referido acusado Mejía León, por la quaestio facti, sobre la base de la concurrencia de varios indicios de signos incriminatorias: que dentro de este contexto, se advierten: de oportunidad y capacidad; de actitud sospechosa y de móvil; indicio de mala justificación en la conducta procesal post Factótum del acusado..(.)”

OCTAVO: “Que, es de enfatizar que para la dosimetría punitiva el Tribunal Superior tomó en consideración la responsabilidad, gravedad del hecho punible e importancia del daño causado; asimismo, para la individualización de la pena dentro del marco legal fijado por el artículo trescientos veinte del Código Penal- que fija una sanción no menor de quince años- se aprecia que se merituó además las circunstancias previstas en el artículo cuarenta y seis del referido cuerpo legal, como son los medios empleados en el injusto típico, la unidad o pluralidad de agentes, el modo en que se realizaron los hechos, los móviles o fines y las condiciones personales (el grado que ostentaba el acusado dentro de la institución policial); por lo que la pena fijada en la sentencia recurrida se encuentra arreglada a ley.”

Lea aquí la Parte II

9 comentarios en “La duda razonable frente a la prueba indiciaria – Parte I

  1. Copio este artículo debido a la mención durante la diligencia de ayer, por el abogado Bellido, de las consideraciones sobre la insuficiencia de indicios en el caso de Giuliana Llamoja (PARTE III). También se analiza en este artículo la pertinencia de casos anteriores ante la implementación del Nuevo Código Procesal Penal (PARTE II), argumento que mencionó la Dra. Lozada para desacreditar la intervención del Dr. Bellido.

  2. Copio el comentario de un forista pues resume en pocas palabras el meollo del asunto, rosario, por no decir la verdad, por que estoy seguro que ella no mato a ciro, purgara condena por un crimen que no cometio, pero, todo saldra a la luz, cuando, despues de mucho tinterillaje, la fiscal logre condenarla, alli ella, dira quien verdaderamente mato a ciro, para mi que fue uno de dos, o bien, carlos abad o sherk o tal vez ambos, por eso, la presencia de los dos “suegros” abad poggi (ex sin) y cabrera (abogado de rosario)…

    “…Dan te (dante1)¿Por qué la defensa de Rosario Ponce presentó ?recurso de excepción de procedencia?? ¿CUÁL ES EL TEMOR? ¿A quién se está protegiendo? QUIEN NO LA DEBE, NO LA TEME; SI ROSARIO PONCE ES INOCENTE DEBERÍA EXIGIR QUE SE SIGA INVESTIGANDO HASTA EL FINAL, ASÍ NO QUEDARÁ NINGUNA DUDA DE SU INOCENCIA…”

  3. Tanto sancochado de palabras. Lo único que los peruanos queremos es que la impunidad no campee en el país. ¿Por qué tanta cosa si lo de Ciro fue “un simple accidente” como nos lo quieren aparentar? ¿Por qué las amenazas a los testigos? ¿Por qué borrar los comentarios serios a favor de Ciro en RPP y dejar lo denigrantes? ¿Por qué tantas mentiras y contradicciones de la imputada? ¿Por qué no acudir a las diligencias cuando son citados y esperar hasta la tercera? ¿Por qué su falta de colaboración para encontrar el cadáver? ¿Por qué no hizo la reconstrucción en el Colca?, etc, etc, etc.

    A otro véndanle el cuentazo, los que hemos seguido este caso, no nos podrán engañar.

    ¡JUSTICIA PARA CIRO1 ¡PEDIMOS RECONSTRUCCIÓN EN EL COLCA!

  4. Lo que se debe buscar sobre todo es la verdad de lo ocurrido y nó chivos expiatorios, el dolor de una familia puede ser grande y se respeta pero eso no justifica un linchamiento mediático. Si a algunos de los furibundos acusadores de Rosario les ocurra algún día ser víctimas de falsas acusaciones personalmente no dudaría en defenderlos como ahora hago a la ex pareja de Ciro en estos foros

    • Así es, lo que se busca es saber la verdad y que no nos cuenten cuentos. A Ciro lo mataron, y se debe buscar a los culpables y deben pagar por lo que hicieron. No creo que haya sido Rosario, pero definitivamente ella sabe mucho más de lo que ha dicho, y por lo tanto es cómplice de homicidio y culpable de obstrucción a la justicia. Acerca del “linchamiento mediático”, aunque no lo comparto, tampoco no spodemos cegar, que ella varias veces lo ha buscado, con sus incongruencias, sus desfiles en pasarelas, sus calumnias, etc.

  5. Ral H, dices

    “…buscar sobre todo es la verdad de lo ocurrido…”,

    Es cierto, y la verdad es que ciro cayo por una fuerza externa, que quiere decir que alguien lo empujo y el perito se reafirmo en esto, ademas, los guantes de rosario estaban por donde cayo ciro, que conclusion sacamos, que rosario fue quien lo empujo, sus guantes (que no son de la talla de ciro) estaban por alli, asi que mal hubiera sido que ciro las endosara por que simplemente eran pequeñas, para el, esto sumado que rosario fue la ultima quien vio con vida a ciro y que ella y sus abogados, desean que el caso se archive por “exceso de tiempo” y no que la fiscalia la declare inocente, por eso hasta han presentado este ultimo “recurso” que no les servira de nada.

    Veo que la defensa de rosario va sin rumbo, ahora, como saben que eso del control de plazos no les resulto, apelan a este otro recurso, y sera asi, ya no hay como, ni de donde “sujetarse”…

    • Ningún perito ha afirmado que Ciro cayó por un empujón.

      El perito Miranda ha afirmado que cayó por resbalón.

      No hubo 3 guantes en la escena del crimen, sólo 2, como en toda la aventura.

      A eso súmale que Ciro estaba con zapatillas de ir al centro comercial en mal estado, llovía, estaba extraviado, cansado y no bien alimentado, en la zona más accidentada del Colca con una pendiente de más de 60 grados.

      Sin ninguna prueba de crimen, es irracional pensar que no fue un accidente.

      • Siempre dando tus “interpretaciones”. El perito habló de fuerza externa, eso traducido es “empujón”. No puedes afirmar que no hubo los tres guantes, pues tú no has sido testigo presencial de la “aventura”, ¿o sí?, no tienes todo el expediente, ¿o sí?. ¿Entonces, así pretendes saber más que la Fiscal y hasta tildarla de haber torcido la verdad? (¿o lo negarás?). Hablando de las zapatillas, ¿por qué entonces no se encontraron?

        El sólo hecho de mencionar fuerza externa como causa de la muerte de Ciro, ESO SIGNIFICA QUE FUE CRIMEN Y NO ACCIDENTE.

        ¡Justicia para Ciro! ¡PEDIMOS RECONSTRUCCIÓN EN EL COLCA!

Deje un comentario (no es obligatorio el email)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s