Rapto y Función

Por Victorio Neves de Baers – 28 de Febrero del 2013

En el caso ocurrido la semana pasada del secuestro de un bebé recién nacido ocurrido en Lima y encontrado y recuperado en Pisco, la Policía ha armado una función pasando por encima de los derechos de las personas.

No estoy defendiendo ni justificando la actuación de la secuestradora, sin embargo si ya para ella, supuestamente una madre primeriza que lamentablemente -antes o durante el parto- perdió a su bebé, y que en una actitud desesperada cometió un reprochable delito, todo indica que no es una delincuente común, es decir que no pertenece a una banda, ni practica el secuestro como forma de vida, para que sea presentada de la forma que fue hecho en un espectáculo para la prensa y la opinión pública.

Pero si eso es cuestionable, el trato a su pareja sí es un exceso de abuso obvio, ante lo cual todos los reporteros han callado y las redacciones de prensa han hecho mutis; todo indica que Víctor Douglas Loayza Franco no cometió ningún delito, fue sorprendido por su pareja, y cuando él y su familia (padres y hermanos) conocieron del secuestro lo condenaron y decidieron denunciarlo y devolver el bebé. ¿Por qué tuvo que ser presentado ante la prensa esposado?

Entiendo la desesperación de las autoridades policiales, que están actuando como bomberos ante el incendio que les ha explotado en la cara revelando sus probables deficiencias, faltas a la veracidad y probable corrupción, pero ellos no son ciudadanos por encima de la ley y deben respetar a todos los ciudadanos, y sus derechos.

Las autoridades policiales han presentado con extrema rapidez a la pareja como delincuentes, como si hubieran hecho un excelente trabajo, pero la verdad es que los delincuentes que contrató -con dinero de por medio- la falsa madre para que le consiguieran un bebé recién nacido, están libres y probablemente planeando o ejecutando otro secuestro. [Según últimos reportes, la mujer planeó y ejecutó el delito ella sola; existen mafias que se dedican al robo de niños, pero no fue así en este caso].

Por otro lado, aparte de que la prensa no ha condenado esta mala actuación de los más altos jefes policiales, tampoco ha investigado el presunto delito de la verdadera madre, mayor de edad, al haber sostenido relaciones sexuales con un menor de edad.

Esto no es parte de un “esfuerzo constante por deslegitimizar las investigaciones de la policía”, es una reacción indignada al atropello del derecho de presunción de inocencia de Víctor Loayza.

Anuncios

Desaparición aún no resuelta por la Fiscalía de Arequipa

Hace 15 meses, en esta ruta, desapareció Eliseo Paz Oré, 78 años, músico y apasionado defensor de la hipótesis del homicidio de Ciro.

La Fiscalía de Arequipa a cargo de la investigación aún no da pie en bola, y ninguna pista da fruto, parece que a Don Eliseo se lo hubiera tragado la tierra. De nada valieron los reclamos y plantones de los familiares, amigos y colegas.