Delincuencia extrema

Brasil.

El ladrón había robado un carro, “nuevecito” según él; para usarlo en asaltar una farmacia, pero mientras realiza el asalto, llega otro ladrón y se lleva “su” auto.

Mientras, estupefacto, trataba de encontrar su carro, otro delincuente le arrebata la bolsa con el dinero del asalto.

Mauricio Ferro, el ladrón, fue a la comisaría a denunciar el robo de su bolsa, y resultó detenido al encontrarse con el dueño de la Farmacia, también haciendo su denuncia.

Mauricio relata indignado, cómo perdió el carro, y “su” dinero. “Ud. sale para asaltar y regresa más pobre aún. ¡La gente ya no puede asaltar honestamente! ¡Falta de respeto!”

Cuatro robos en el mismo lugar, en cuestión de minutos.

Anuncios

Deje un comentario (no es obligatorio el email)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s