Marcel Khalifé – Tango, Alejandra Pizarnik – El despertar



 
EL DESPERTAR – De Alejandra Pizarnik
 

A León Ostrov

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y se ha volado
y mi corazón está loco
porque aúlla a la muerte
y sonríe detrás del viento
a mis delirios
 
Qué haré con el miedo
Qué haré con el miedo
 
Ya no baila la luz en mi sonrisa
ni las estaciones queman palomas en mis ideas
Mis manos se han desnudado
y se han ido donde la muerte
enseña a vivir a los muertos
 
Señor
El aire me castiga el ser
Detrás del aire hay monstruos
que beben de mi sangre
 
Es el desastre
Es la hora del vacío no vacío
Es el instante de poner cerrojo a los labios
oír a los condenados gritar
contemplar a cada uno de mis nombres
ahorcados en la nada.
 
Señor
Tengo veinte años
También mis ojos tienen veinte años
y sin embargo no dicen nada
 
Señor
He consumado mi vida en un instante
La última inocencia estalló
Ahora es nunca o jamás
o simplemente fue
 
¿Cómo no me suicido frente a un espejo
y desaparezco para reaparecer en el mar
donde un gran barco me esperaría
con las luces encendidas?
 
¿Cómo no me extraigo las venas
y hago con ellas una escala
para huir al otro lado de la noche?
 
El principio ha dado a luz el final
Todo continuará igual
Las sonrisas gastadas
El interés interesado
Las preguntas de piedra en piedra
Las gesticulaciones que remedan amor
Todo continuará igual
 
Pero mis brazos insisten en abrazar al mundo
porque aún no les enseñaron
que ya es demasiado tarde
 
Señor
Arroja los féretros de mi sangre
Recuerdo mi niñez
cuando yo era una anciana
Las flores morían en mis manos
porque la danza salvaje de la alegría
les destruía el corazón
 
Recuerdo las negras mañanas de sol
cuando era niña
es decir ayer
es decir hace siglos
 
Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y ha devorado mis esperanzas
 
Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
Qué haré con el miedo

Caso Ciro Castillo debe ser archivado

No existe prueba de homicidio, ni se halla responsabilidad de Rosario en la muerte de Ciro

Por Victorio Neves de Baers – 3 de Mayo del 2013

La denuncia en contra de Rosario Ponce por el homicidio simple de Ciro Castillo Rojo debe ser archivada por la ausencia de pruebas.

El principal indicio que tuvo la Fiscalía para formalizar la investigación preparatoria el 31 de Octubre del 2012 fue un hecho falso, la existencia de un tercer guante; ese era el único indicio que podría haber colocado a la imputada en la escena de la muerte de Ciro, al no existir, no se puede afirmar que Rosario estuvo presente cuando Ciro murió, menos que tuvo responsabilidad en su muerte.

Pero vayamos al tipo de la denuncia, el homicidio, ¿existe alguna prueba de que existió un homicidio?, analicemos los indicios.

El empujón

El antropólogo Roberto Parra ha analizado las fracturas y lesiones en el cuerpo de Ciro y ha concluido que este murió por un politraumatismo severo en el cráneo, producto de un golpe contra la roca, luego de haber derrapado por 4 metros, sin embargo las prendas de Ciro, el gorro, el guante de la mano derecha, y el encendedor han sido encontrados en la ruta de su deslizamiento hasta 50 metros más arriba. Parra no ha indicado que existió un empujón, sino que podrían haber sido “fuerzas externas” las que provocaron su caída; ¿cómo puede él sugerir eso? pues no es un perito físico; la fiscalía obligadamente no puede aventurarse a barajar las posibles “fuerzas externas”, como podrían ser un viento fuerte, una tormenta con lluvias torrenciales, una avalancha de piedras, agua o lodo, un meteorito, un animal salvaje, un resbalón, o el empujón de una persona, y tomar una de ellas; la Fiscalía no debería hacer eso; mas bien debe consultar a peritos en esa materia que puedan hacer los cálculos y determinar cuales de estas probables alternativas son las más viables y/o cuales son descartadas con su respectivo sustento científico.

En este cauce, sí creo que la Fiscalía ha hecho lo correcto, es decir buscar la opinión de los expertos, tiene el testimonio del físico forense de la PNP Eduardo Miranda Cabello, quien ha afirmado que la caída se debió a un resbalón; pero no contenta con este testimonio explícito solicitó el auxilio del físico de la Universidad de Ingeniería Alcides López, quien acudió al escenario del hallazgo del cuerpo juntamente con el perito físico de la PNP Daniel Núñez, se sabe que no pudieron tomar todas las dimensiones del lugar por el mal tiempo, y por lo tanto su testimonio no puede ser conclusivo ni mejor que el de Miranda.

La relación violenta

Este indicio es altamente especulativo, no existe ningún testimonio que indique que Rosario Ponce es violenta; existe el testimonio de que tuvieron una discusión en Cusco, pero en ese testimonio no se indica que Rosario haya participado con alguna actitud violenta, sino que Ciro estaba muy ofuscado por un enfrentamiento que tuvo momentos antes en una discoteca. Lo que se indica es que, en casa de Juan Pablo Gonzales, las voces fueron alzadas más allá de lo apropiado molestando a los otros habitantes de la casa. Definitivamente ese hecho no es causal para imputar a Rosario Ponce una actitud violenta que pudo haberle llevado a empujar a Ciro en un entorno geográfico muy peligroso como es el Colca.

La pericia sicológica, que no sirve como prueba, sino como ayuda a los investigadores, define a Rosario como una persona que “tiene débil control racional de sus impulsos. Es caprichosa y ansiosa. Se deja llevar por la situación, aun a pesar del peligro que signifique.” Se podría entender que el riesgo al que se somete por determinada situación, origina un peligro para ella, pero no para otras personas, determinar a partir de eso que tiene una tendencia homicida, y que por eso empujó a Ciro en el Colca, es una falta de objetividad. Rosario no tiene ninguna denuncia policial previa, no se registra en su vida ningún hecho violento, y existe el testimonio de sus compañeros de que no es una persona violenta.

El testimonio Pillco

La bombero María Teresa Pillco ha afirmado que Rosario le dijo -en el momento de su rescate- que Ciro había tenido un accidente y tenía una pierna o un brazo rotos.

Este testimonio no ha sido confirmado por ninguno de los demás miembros de la patrulla mixta que rescató a Rosario; lo que algunos de ellos han afirmado es que Rosario ante el hecho de que Ciro no había sido aún rescatado dijo que probablemente (una probabilidad) habría caído a un barranco cerca al lugar donde ella se quedó esperándolo (bautizado luego como el lugar de las mochilas), y podría haberse roto un brazo o una pierna y por eso no haber podido salir de allí.

Lea un artículo sobre las declaraciones del jefe de BUSF y del Dr. Ciro al respecto.

En ese dicho, no aceptado por Rosario, no hay exactitud acerca del lugar donde Ciro estaba, ni exactitud acerca de las lesiones (cráneo la más importante, brazo derecho, y nada en las piernas); y al no haberlo no se puede tomar esa presunta sugerencia de probabilidades para explicar su ausencia, como una prueba de que ella sí sabía dónde estaba Ciro y sus condiciones.

El canguro

madrigaltapayEn la resolución, la Dra. Lozada afirma que es incongruente que quien va a buscar ayuda no lleve su canguro con sus efectos personales; sin embargo la incongruencia la genera la misma resolución, porque Rosario no ha afirmado que cuando Ciro la dejó le hubiera dicho que iba a buscar ayuda.

Rosario ha afirmado que cuando Ciro le dejó fue a buscar las luces de Tapay, porque era de madrugada y se podían ver las luces de Pinchollo en la otra margen del Colca, y entonces suponía que subiendo un poco más arriba podría ver las luces de Tapay hacia el Oeste; nunca dijo que iba a ir a Tapay, ni a buscar ayuda; se entendía que iba a ver si divisaba las luces para determinar mejor su ubicación, porque pensaban ambos que debían estar muy cerca de Tapay luego de haber caminado tantos días, y, en teoría, Tapay sólo estaba a 14 horas de su punto de partida.

Las temperaturas

Lea un informe completo al respecto aquí.

La fiscal asegura en su informe que: “…estuvo sin alimentarse por más de ocho días y en condiciones climatológicas extremas, de tres a cinco grados bajo cero … “, lo cual es falso, primero porque las temperaturas en esos ocho días nunca estuvieron bajo cero, sino que entre 3.5 grados SOBRE cero y 22.5 grados SOBRE cero, y porque Rosario nunca dijo que estuvo sin alimentarse, pues contó con el agua de la lluvia y de los deshielos, además con frutos y vegetales silvestres, hormigas, y el día que no llovió ni hubo deshielo tomó de su propia orina.

foto-rosario-ponceLas temperaturas registradas más cercanas son las de Madrigal, y podría considerarse que en el Colca el frío sería mayor, pero esa consideración no tiene asidero científico, sólo basta con observar esta foto, tomada el día 3 de Abril del 2011 a las 6:56am cuando en la estación de Madrigal se registraba 4.8 y 5 grados; ella está en polo sin mangas y sin perder la sonrisa, y ya habían pasado más de 70 horas de su aventura en el Colca.

Esta afirmación de la Dra. Lozada sobre las temperaturas, (la del tercer guante pudo ser un error), desnuda su falta de objetividad.

Todo lo demás

El resto de indicios son igual o peor de especulativos y muchos de ellos ya han sido descartados, el tercero tomando las fotos, el pelo de burro, el uso del helicóptero, la cadena de custodia del DNI, la llamada en Llanque, los narcotraficantes, la participación de miembros de inteligencia, las zapatillas, el degollamiento, la flora y fauna de otro lugar, el alquiler de pico y lampa, la participación de los mineros informales, etc.

En conclusión, no existe prueba de que existió un homicidio, menos de la responsabilidad de Rosario en la muerte de Ciro Castillo. La denuncia debe ir al archivo.

Sin embargo creo más probable que la Dra. Lozada formalice la acusación en contra de Rosario Ponce en los próximos días. La presión es grande de todos lados, y como afirma el periodista de investigacion Raúl Wiener, las autoridades judiciales en el Perú temen fallar en contra de la prensa chicha.

Abogados de Rosario y Ciro esperan decisión de Fiscalía

Publicado en La República el 3 de mayo de 2013

Vencido hoy el plazo de la investigación preparatoria del caso de la muerte de Ciro Castillo Rojo García Caballero, los abogados se pronunciaron sobre el tema. Por un lado el representante legal de la familia de Ciro, Juan de Dios Medina, dijo esperar que la fiscal Rosario Lozada Sotomayor presente acusación en contra de Rosario Ponce. Refirió que existen suficientes elementos de prueba que demuestran que Ponce es culpable de la muerte del estudiante, ocurrida el 4 de abril del 2011 en el nevado Bomboya (Caylloma).

Por su parte, el abogado de Rosario Ponce, Gonzalo Bellido, indicó que la fiscal Lozada debe resolver conscientemente. “Ya se demostró que no existen elementos de prueba, no hay indicios. La principal prueba que se tenía era el tercer guante. Se determinó que solo era un forro y no un tercer guante. Por eso esperamos el archivo del caso”.

Bellido acotó que en un hipotético caso que la fiscal ingrese la acusación, analizarán los argumentos. “Sabemos del profesionalismo de la fiscal. Esperamos su resolución y en base a ello actuaremos”.

La fiscal tiene hasta 15 días vencido el plazo para presentar la acusación o archivo ante el juez de Chivay, Giancarlo Torreblanca.