Confían en hallar a Olivier en ruta a valle del Tambo

Sin éxito. Ayer el helicóptero de la Fuerza Aérea realizó el segundo sobrevuelo por parte de la zona donde estaría el joven. El recorrido duró una hora, pero no lo encontraron.

Más apoyo. Mientras familiares y helicóptero de la Fuerza Aérea lo buscan siguiendo ruta hacia Islay, sus compañeros viajaron a Cocachacra para distribuir volantes y afiches con el rostro del muchacho extraviado camino a Chapi. Familia pide más apoyo.

Por María Chauca y Arlen Palomino – Publicado en La Repúblida el 7 de mayo de 2013

La esperanza no se apaga en la familia Toledo Carlos. Mantienen la confianza de encontrar al mejor de sus integrantes, Olivier. Lleva siete días perdido en la ruta al santuario de Chapi. Los padres y hermanos del muchacho creen en el espíritu de sobrevivencia del joven universitario.

Según refiere Soledad, su hermana, las últimas huellas encontradas están junto a un riachuelo camino al valle de Tambo. Olivier se separó de sus dos compañeros de viaje antes de llegar a Siete Toldos, mucho después de pasar por Polobaya. La pista de la ruta que estaría siguiendo la dio su tío Israel Toledo, quien junto a su cuñado Juan Manuel divisaron estas huellas.

Además de encontrar varias cáscaras de sancayo, una fruta parecida a la tuna, hallaron un buzo azul oscuro con rayas blancas (que le pertenece), su bastón y las pilas de su linterna. Eso reforzó la hipótesis de que siguió camino a Islay.

Tan seguros están de ello que algunos de los amigos del estudiante han viajado a Tambo para repartir volantes y pegar fotografías de su rostro en los postes. Personal de la Unidad de Secuestros del Depincri también viajó a Cocachacra para buscar al estudiante.

Soledad estuvo en la zona. Explica que solo hay un camino para este lugar y es cerca al río. En una breve llamada telefónica su tío les ha contado que el lugar es muy agreste y los cerros son rocosos, haciendo casi imposible su escalada. El paso casi obligatorio es por el río. Sin embargo, la búsqueda aún no cesa, y mientras no encuentren a Olivier no estarán tranquilos.

BÚSQUEDA POR AIRE

Ayer por la mañana, un helicóptero de la Fuerza Aérea realizó un segundo sobrevuelo por la zona donde podría estar el universitario. No encontraron nada. No obstante, la familia afirma que no recorrieron toda la zona, sino la mitad del camino hasta donde habría avanzado el tío del joven.

El inconveniente, según refiere Soledad, es que el combustible del helicóptero solo les alcanza hasta una cierta parte del camino y por consecuencia deben regresar. Además de la búsqueda, se lanzó agua y comida para los siete familiares y amigos que por decisión propia buscan a Olivier en la zona.

CRECEN LOS PROBLEMAS

A pesar de la buena voluntad, tres de sus amigos necesitan ser evacuados del lugar inmediatamente. Están agotados y sin provisiones. Lamentablemente el rescate no se puede ejecutar. El helicóptero de la FAP no baja más allá de los 500 metros como lo hace el del Ejército, lo que imposibilita un rescate. Y el helicóptero del Ejército está en mantenimiento esperando un repuesto de Lima.

Esta situación preocupa a la familia. Piden que el Ejército en la capital pueda brindarles otra nave a tiempo completo, no solo para rescatar a Olivier, sino también a los jóvenes que salieron en su búsqueda. “Pedimos al presidente Ollanta y a su esposa Nadine, que como padres que son se apiaden de nosotros y nos ayuden con la búsqueda. Él es el mejor de los cinco hermanos, un hijo para todos nosotros”, acotó Soledad.

PÉRDIDA ES EXTRAÑA

Era el quinto año que Olivier iba caminando a Chapi. Su primer peregrinaje, recuerda Soledad, lo hizo con ella; los demás, siempre acompañado de sus amigos. Asegura que su hermano conocía muy bien el camino hacia el santuario. Por ello, a la familia le parece extraña su desaparición. “Él sabe que si se pierde debe ir a un cerro alto a buscar el camino. A lo mejor se cayó y quedó desorientado”.

“Olivier quiso continuar solo”

Alan Rodríguez Miranda (19) y Jhonatan Valdivia Rivera (20), amigos con los que salió Olivier en peregrinación, declararon a la Policía que Olivier se separó de ambos en el camino al santuario. A las 5.30 horas del 1 de mayo, los tres jóvenes estaban en el km 27 de la carretera a Chapi. Antes de llegar a Siete Toldos, Jhonatan, producto del agotamiento, decidió quedarse y descansar.

Entonces Alan y Olivier continuaron la caminata cinco kilómetros más. Sin embargo, algo desubicados, preguntaron a un taxista en la carretera por dónde era el camino. Fue allí cuando Alan quiso descansar, pero Olivier se negó. El joven decidió continuar solo. Esa fue la última vez que lo vieron. Tras dormir, ambos amigos continuaron con la peregrinación, sin imaginar que el estudiante se había perdido. Ayer acudieron a la Unidad de Secuestros para reconocer el bastón de Olivier. La Policía precisó que por el terreno árido y la cantidad de días perdido, es probable que el joven esté deshidratado.

Deje un comentario (no es obligatorio el email)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s