Ocma detectó auxiliares de juzgado que se llevaban expedientes a sus viviendas

Con las manos en la masa. Presidente de Corte de Arequipa confirmó que trabajadores pretendían ocultarlos para disimular retraso. Ocma advirtió lentitud en resolución.

Presidente Francisco Carreón señala que se sancionará a malos servidores.

Por Carlos Herrera – Publicado en La República el 13 de julio de 2013

La Oficina de Control de la Magistratura (Ocma), la mañana del 9 de julio, intervino a dos auxiliares judiciales que escondían escritos de 70 expedientes del juzgado de paz de Cerro Colorado. Según el presidente de la Corte Superior de Justicia de Arequipa (CSJA), Francisco Carreón Romero, el ocultamiento de esta información era para evitar que el personal de Ocma, detectara el retraso que existía en estas investigaciones.

El magistrado indicó que la información fue retirada del juzgado y subida a un vehículo particular. Según lo indicado por los servidores, se llevaban los escritos a la vivienda de uno de ellos. Ahí quedaría guardada hasta que la visita de la Ocma terminara.

“Todos eran procesos de alimentos que se arrastraban desde setiembre de 2012. Existía retardo en su resolución, por ello trataban de ocultarlos”.

Francisco Carreón descartó que la demora en la resolución de expedientes de ninguna manera está ligado a un soborno de una de las partes para retrasar intencionalmente el proceso.

“La investigación contra estos trabajadores está en marcha. Se sancionará la falta. Al concluir el proceso disciplinario se determinará si los trabajadores cometieron el delito de ocultamiento”.

El presidente también citó la intervención que la Ocma hizo al módulo de justicia de Paucarpata. Explicó que en este se detectó carencias logísticas y de infraestructura. Sostuvo que serán superadas cuando el Ministerio de Economíaentregue las partidas presupuestarias para la compra de inmobiliario, entre otros.

Carreón manifestó que el restante de observaciones estaban referidas al retardo en la resolución de expedientes. “La Ocma se dio cuenta que nos falta personal y nuevos órganos jurisdiccionales”.

La autoridad judicial descartó que la Ocma haya detectado en su visita de tres días que magistrados o auxiliares judiciales solicitaran dinero para acelerar o retardar la resolución de algún expediente.

JUZGADO EN EMERGENCIA

El juzgado de paz de Cerro Colorado, en los últimos meses, presentó problemas debido a la elevada carga procesal. Esta llegaba a los 2,927 expedientes al 1 de julio. A este despacho se dirige toda la población del Cono Norte. Francisco Carreón manifestó que a causa de la abultada carga, el Consejo Ejecutivo Distrital de la Corte de Arequipa, el 19 de junio, declaró en emergencia el juzgado.

La medida implicó reubicar personal de juzgados de comisarías. Estos pasaron a laborar en el juzgado de paz del módulo de justicia para acelerar los trámites.Asimismo, se determinó que los juzgados de comisarías ayudarán en la resolución de expedientes de faltas que se tramitan en el juzgado de paz. El presidente de Corte manifestó que su despacho hace lo posible por resolver cada una de las carencias que se tiene. Dijo que este no es un tema fácil, debido a las carencias económicas que tienen.

Caso Ciro: Exhumarían cadáver

El juez debe pedirlo

Publicado en Correo el 13 de Julio del 2013

De ordenar el Juez la exhumación de Ciro Castillo, los médicos forenses están en disposición de realizar más exámenes, según los requerimientos que se planteen.

Según explicó la jefa del Instituto de Medicina Legal, Sandra Apaza, ellos harían exámenes para ampliar, confirmar o ratificar sus informes.

“Todos los cadáveres se pueden exhumar, pueden someterse a exámenes si se trata de buscar una causa, antes cuando no había los equipos se declaraban cadáveres con causa indeterminada”, sostuvo Apaza.

Además reconoció que el de Ciro es uno de los casos más complejos de Arequipa.

Violencia en la ciudad

Por Ángel H. Romero Díaz – Publicado en la columna Equidad del diario Expreso el 13 de Julio del 2013

Las calles y plazas pertenecen a todos los ciudadanos por igual. Sin embargo, vemos cómo estas son convertidas en campos de batalla por ciertos grupos que las recorren para dar a conocer sus formas de protesta frente a medidas que consideran injustas y atentatorias a sus derechos. Si estas se dieran en un marco de respeto a las normas que nos rigen como sociedad organizada, de respeto a otros ciudadanos y a su derecho de vivir en paz y en tranquilidad, las marchas callejeras no tendrían por qué incomodar a nadie. El problema es cuando se desprende de ellas, formas violentas de protesta, no sólo alterando el orden público, sino atentando contra la seguridad y la propiedad de las personas.

El deseo de todos es vivir en paz y la responsabilidad del Estado y su expresión política que es el gobierno, es atender esa demanda general, permitiendo condiciones habitables a los ciudadanos y evitando, en consecuencia, circunstancias que permitan la existencia de esos brotes de reacción violenta y de alteración del statu quo. Cumplir con las normas y hacerlas cumplir, es una de ellas, por ejemplo. Esto es muy importante, porque si el ciudadano ve que sus autoridades incumplen los mandatos orgánicos, nos los escuchan y menos los atienden, reacciona a veces con violencia, frente a lo que considera que es injusto. Y esto es lo que se debe evitar.

Las autoridades competentes deben evaluar esas circunstancias, atender los pedidos ciudadanos o explicar adecuadamente la negativa a sus demandas, para evitar que las protestas salgan a las calles y plazas públicas, perjudicando a otros ciudadanos que sí quieren vivir en tranquilidad. Estos últimos días hemos sido testigos de violentas manifestaciones públicas, con daños a la propiedad. Y se anuncian nuevas protestas públicas.

Es necesario, por ello, llamar la atención de aquellas autoridades que están en la obligación de evitar, por métodos pacíficos y legales, esas expresiones de violencia callejera, haciendo uso del diálogo abierto y franco de modo que los interesados adviertan que el compromiso de la autoridad recupera credibilidad y cobra fuerza, frente a la duda y hasta a la sospecha de su veracidad. 

Padre de Rosario dice que acusación les cambió el mundo a su hija y familia

Eduardo Ponce llegó a Arequipa para pronunciar su posición sobre archivo de denuncia contra su hija.

Afectados. Señala que su hija fue acusada de un delito que nunca cometió. Cuestiona a padre de Ciro por decir que existe impunidad en archivo de investigación.

Por Carlos Herrera – Publicado en La República el 13 de julio de 2013

La investigación por la muerte de Ciro Castillo Rojo García Caballero afectó la vida de Rosario Ponce, familia y amigos. El padre de la joven, Eduardo Ponce, indicó que desde abril de 2011 para ellos el mundo cambió. El Ministerio Público investigó más de dos años por la muerte del estudiante que murió desbarrancado en las profundidades del Colca. Eduardo Ponce indicó que no fue fácil para su hija ser sindicada culpable. “La Fiscalía concluyó que mi hija no empujó a Ciro, como dijeron muchas personas y medios de comunicación. Estas aseveraciones nos perjudicaron”.

Agregó que le resultaba extraño que la fiscal, pese a tener la certeza que Rosario no empujó a Ciro, señalara en su resolución que ambos siempre estuvieron juntos. “Se sostiene que mi hija nunca se separó de Ciro, pero no es cierto. La fiscal llega a esta conjetura por un mensaje de texto y la declaración de la bombero Teresa Pillco. Pero el superior del Pillco, Alonso Málaga, quien participó en el rescate de Rosario, desmintió tal versión”.

Gonzalo Bellido, abogado de Ponce, agregó que no se cuenta con pruebas para indicar que Rosario vio caer a Ciro. “Se hizo más de 100 indagaciones y en ninguna se demostró que Rosario tuviera algo que ver con la muerte de Ciro. Ella es inocente”.

Critica a Ciro padre

Sobre lo señalado por el padre de Ciro Castillo Rojo, Eduardo Ponce manifestó que es atrevida la posición tomada por el médico, éste afirma que existe impunidad en la resolución de archivo. “Antes de dar cualquier tipo de declaración, el padre de Ciro debe leer la resolución. Está claro que mi hija es inocente”.

Afirmó que aunque la Fiscalía, en un primer momento, trató de culparla de la muerte de Ciro, no logró probarla. “Se dijo que existía un tercer guante que sería de Rosario. En esta prueba se trató de culpar a mi hija de empujar a Ciro. Pero en la investigación se demostró que no hubo tercer guante y se descartó por completo la responsabilidad de mi hija”, finalizó.

Claves

Eduardo Ponce descartó que su hija llegue a Arequipa el 2 de agosto para la audiencia de sobreseimiento o archivo de la investigación por la muerte de Ciro. Indicó que Rosario empezó a trabajar y esto le impedía viajar.

A la audiencia del 2 de agosto viajará el abogado Gonzalo Bellido, para afianzar la teoría de que Rosario no empujó a Ciro.