Rosario Ponce: “Quiero continuar con mi vida, tengo derecho”

Joven que sobrevivió al Colca dijo que su ex pareja, el fallecido Ciro Castillo Rojo, es “un buen recuerdo”. “Siempre va a estar ahí como todos mis amigos”, agregó

Por Carlos Zanabria – Publicado en El Comercio el 17 de Julio del 2013

Pasaron 27 meses desde que sobreviviste en el Colca. ¿Qué aprendiste?

Es mucho tiempo, aprendí de todo un poco. A valorar a mi familia; a salir adelante, pese a los obstáculos; a continuar. Pensar que cuando empecé esta historia creía en la justicia, 27 meses después estoy decepcionada de la justicia en mi país, de la fiscalía, principalmente.

— ¿Qué te decepcionó?

Desde un principio nunca hubo objetividad ni imparcialidad, falta ver las noticias o los pedidos que hizo mi defensa a la fiscalía. Todos fueron denegados porque no le convenía a la fiscal. Recuerda que ella dijo que iba a buscar el cuerpo de Ciro como si fuera el de su hijo, la fiscalía siempre fue poco objetiva.

— Pero pidió archivar la investigación por asesinato.

Pero ella dice que mentí, que vi morir a Ciro y eso hace que las personas me miren con desconfianza.

— ¿Quedaste traumada después de lo ocurrido?

Al principio sí, pero de manera paulatina superé ese miedo y volví al campo. Por mi trabajo tengo que estar en el campo y enfrentar ese temor que tenía al principio.

— ¿A qué o quién le tienes miedo ahora?

A que le hagan daño a mi hijo, en medio de todo ese fue mi peor temor; que le hicieran algo. La prensa fue muy cruel con mi hijo. Lo acosaron, violaron sus derechos, pese a que es un niño. Pero Santiago está rodeado de gente que lo quiere y sé que lo va a cuidar.

— ¿Estás sola?, ¿tienes pareja?

Por ahora no, mi mamá me recomendó que en adelante pida el currículo del pretendiente y de su familia. Espero tener miles en el futuro.

— Olvidaron que eres madre.

La gente se olvidó que yo tengo alguien a quien sacar adelante y mantener económicamente. La prioridad es mi hijo, conseguir un trabajo para darle a Santiago lo que necesite. Ese es un punto en el que nadie reparó, yo tengo un hijo a quien mantener y me hicieron perder el trabajo. Yo estuve pagando la pensión del colegio y ahora ya no puedo.

— ¿Te sientes acosada?

La prensa me fue a buscar hasta mi lugar de trabajo y cuestionaron mi contratación. Me siguen ahora para sacar chismes, me gustaría que me dejen trabajar.

— ¿Qué dice tu hijo ahora que está más grande?

Lo toma como un niño de 6 años, él se siente orgulloso de que su mamá salga en la portada de las revistas y cuando le preguntan, dice que es el hijo de Rosario Ponce. Para él es algo curioso.

— ¿Qué le dirás a Santiago cuando esté más grande y te pregunte qué pasó?

Pensaré en eso cuando llegue su momento y lo veremos con las personas adecuadas.

— ¿Qué pasará contigo ahora?

Lo único que quiero es continuar con mi vida, creo que tengo derecho a hacerlo; la justicia se encargará del resto. Quiero trabajar, desde mañana mismo si fuera necesario, no puedo quedarme sentada.

— ¿Qué piensas de Ciro?

Ciro es un buen recuerdo, él ha sido mi amigo, ha sido mi enamorado. Siempre va a estar ahí como todos mis amigos.

— Separarte de él fue la diferencia.

Sí, que él fuera a ver las luces de Tapay y yo me quedara fue la diferencia. Es parte de la vida, no tenemos la vida comprada.

— ¿Sentiste que no podías seguir con esto?

Sí, tuve bajas muy bajas y altas, quise mandar todo bien lejos, pero Dios quería que sobreviva, seguro tenía planes para mí, que enmiende las cosas y las haga bien. Me dio una oportunidad con mi hijo, para verlo crecer.

— Pensaste que no ibas a salir, dijiste que viste a tu abuelita y a Ciro…

El doctor me explicó que tuve demencia en algún momento dentro de la montaña, es algo que les ocurre a las personas en determinados momentos, cuando están perdidos. En determinadas circunstancias, desvarías.

— ¿Qué esperas de la sentencia del 2 de agosto?

Que el juez sea una persona imparcial y decida correctamente. Confiamos en que es otra instancia y ya no la fiscalía. Ahora pasamos al Poder Judicial, que es autónomo.

— ¿Pedirás una reparación?

Ahorita mi principal meta es llegar a la audiencia y sustentar bien las partes flojas del pedido fiscal de sobreseimiento para que no queden cabos sueltos sobre mi inocencia.