Caso Ciro y el periodismo irresponsable

Publicado en Blog de Julio Víctor Estremadoyro Alegre el 28 de Septiembre del 2013

Después de dos años y  medio de la desaparición del universitario Ciro Castillo Rojo,  la Segunda Sala de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de Arequipa archivó de manera definitiva la denuncia por homicidio presentada por la familia del estudiante en contra de Rosario Ponce López, por la muerte del joven en el Valle del Colca.

Con ello se puso fin a un caso que durante meses desató las peores muestras de un periodismo irresponsable que denunciamos en este blog en más de una oportunidad.

Artículos e informes televisivos prácticamente condenaron a Rosario Ponce, pareja del accidentado Ciro, como su homicida o, por lo menos, cómplice de su desaparición y muerte.

El periodismo practicado por un amplio sector de los medios olvidó uno de los postulados fundamentales de la profesión: nadie es culpable de nada hasta que la justicia lo sentencie.

Esos medios, manipulados fundamentalmente por las  temerarias afirmaciones del doctor Ciro Castillo Rojo Salas, padre del infortunado joven, desplegaron  una intensa campaña para que Rosario López fuera acusada.

La difamación tuvo efectos en amplios sectores de la opinión pública, que llegaron incluso a reverenciar el ataúd con los restos del estudiante, en demostraciones populares realmente impresionantes e increíbles.

Ahora esos medios y esos periodistas tendrán que pagar las consecuencias: desprestigio absoluto y las acciones civiles y penales que entablen los abogados de Rosario como castigo justo a tanta irresponsabilidad.

Como era de esperar, el doctor Castillo Rojo Salas criticó la decisión final de la justicia.  Será, sin duda, uno de los demandados y su ambiciosa pretensión a ser candidato a la Presidencia del país desbaratada. 

Justicia con cara de mujer

Uno siente que ayer el Poder Judicial en algo se ha reivindicado.

Por Fritz Du Bois – Publicado en Peru21 el 28 de Septiembre del 2013

Las decisiones que adoptaron las salas con respecto a Eva Bracamonte y a Rosario Ponce han compensado, al menos en parte, a dos personas que han sido víctimas de maltratos innecesarios.

En ambos casos la posición de policías, fiscales y magistrados pareció influenciada por algunos sectores de la opinión pública que, con cierto prejuicio, apuntaron el dedo desde un inicio a las jóvenes mujeres involucradas. La primera por tener una pareja homosexual en quien ella se respaldaba y a quien encargó la empresa de su madre al poco tiempo de que esta fuera asesinada. Mientras que la segunda era una madre soltera sin muchas ataduras y cuya evidente confusión luego de haber estado varios días extraviada fue intencionalmente mal interpretada. El hecho es que una ha pasado 47 meses de encierro, mientras que la otra ha sufrido un verdadero infierno durante los últimos 2 años.

Ahora tenemos que de los siete jueces que estudiaron el expediente Bracamonte en la Suprema ninguno ha planteado que el fallo de primera instancia sea confirmado. En lo que respecta a la muerte de Ciro Castillo, que mantenía a Rosario Ponce como sospechosa, luego de múltiples idas y venidas en la actualidad, existe unanimidad de que hace muchos meses que el caso debió haber sido archivado.

Por otro lado, una lección que no debemos dejar pasar de episodios como estos es la dificultad de investigarlos y de administrar justicia de un modo adecuado. Se podría usar esta experiencia para tratar de diseñar procedimientos judiciales que permitan blindar algunos casos mediáticos. En realidad, es poco probable que se pueda actuar con la necesaria objetividad cuando los encargados del proceso son el centro de atención de los medios durante bastante tiempo, lo cual sumado a la presión de los prejuicios que aún arrastramos, sin duda, terminan influenciándolos.

Sala concluye que no hay pruebas para acusar de crimen a Rosario Ponce

Después de dos años y medio de incertidumbre, Rosario Ponce puede respirar tranquila. No hay pruebas para acusarla por homicidio.

Por Carlos Herrera- Publicado en La República el 28 de Septiembre del 2013

La novela terminó con un final previsible. Se archivó en forma  definitiva el caso de Ciro Castillo Rojo García Caballero, un proceso que duró dos años y medio. La Segunda Sala de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia no encontró fundamentos para disponer una acusación a Rosario Ponce, sindicada de haber dado muerte al joven estudiante de la Agraria. La historia se remonta a abril de 2011, cuando Ciro y Rosario Ponce López se perdieron en el valle del Colca. Se extraviaron en el nevado Bomboya cuando pretendieron llegar caminando desde El Madrigal hasta Tapay. De la montaña solo rescataron con vida a Rosario,mientras que Ciro fue encontrado sin vida en octubre de 2011.

En la investigación se tejieron diferentes hipótesis sobre la desaparición y muerte de Ciro, la principal que murió asesinado y no en forma accidental. La fiscal María del Rosario Lozada, inicialmente desarrolló la tesis que el joven fue empujado por su pareja tras una discusión. Lozada trabajó con 116 pruebas y no logró encontrar indicios probatorios, por ello ordenó el archivo. Esta solicitud fue aceptada por el juez Giancarlo Torreblanca. Esta decisión fue apelada por la familia de Ciro y sustentada ayer. Los jueces superiores Sandra Lazo de la Vega y Héctor Huanca no aceptaron la apelación.

La petición de la familia de Ciro tenía como base que el juez de Primera Instancia, Giancarlo Torreblanca, no tomó en cuenta informes de peritos que indican que Rosario habría empujado a Ciro, además de la conclusión de la Fiscalía que indica que Rosario vio caer a su pareja. Para los magistrados estas premisas carecen de fundamento.

Explican que las pericias que hace mención la defensa de Ciro, que son los informes del perito forense Roberto Parra (concluye que empujaron a Ciro) y Sandra Apaza (dice que alguien golpeó al joven antes de caer), fueron refutadas por otras pericias, además que ambos documentos tenían incongruencias. Entre los informes que lo rebaten figuran los peritajes de Edmundo Miranda y Alcides López. Ambos concluyen que Ciro cayó solo y murió.

Lazo de la Vega y Huanca acotaron que era preciso indicar que tampoco existía una prueba que demostrara que Ciro y Rosario estuvieron juntos cuando éste cayó. Dijeron que ello es solo una conclusión de la fiscal, más no hay una evidencia directa. Tampoco se demostró que ambos jóvenes pelearan y que haya sido el móvil para cometer el crimen.

Según las declaraciones vertidas por personas que conocieron a ambos, indicaron que fueron pocas ocasiones que los vieron discutir.  Por eso se procedió al archivo.

Error de apelación

El juez superior y presidente de la Segunda Sala de Apelaciones, Fernán Fernández Cevallos, emitió un voto distinto. El magistrado indicó que no compartía la decisión de sus colegas. Dijo que la apelación presentada por los abogados de la familia de Ciro: Juan de Dios Medina y Félix Palacios, nunca debió aceptarse. Explicó que ambos se constituyeron en el proceso como actores civiles, por ende su defensa debió centrarse solo en el resarcimiento económico causado por la muerte de Ciro, más no inmiscuirse en la pena por el delito de homicidio, “esa es potestad de la Fiscalía”.

Fernández llamó la atención a los abogados Medina y Palacios. Les solicitó leer más la jurisprudencia y los plenarios que cada año emite la Corte Suprema, sobre el rol que cumple cada uno de los actores del nuevo modelo procesal penal.

Al término de la audiencia, Juan de Dios Medina, abogado de la familia Castillo Rojo – García Caballero, indicó no estar de acuerdo con la resolución. No descartó llevar el caso a la instancia de la Corte Suprema. Sobre ello, el abogado de Rosario, Gonzalo Bellido, dijo que no hay argumentos para tratar el caso en la Suprema. Indicó que no existe una violación de derechos en la investigación.

Cambio de leyes

Ciro Castillo Rojo Salas señaló que pese al archivo de la investigación, él mantiene en su mente que alguien causó la muerte de su hijo. “Como el caso de mi hijo existen cientos en el país. Por ello urge la necesidad de que alguien haga algo por cambiar estas leyes, que no logran demostrar la verdad.” Para cambiar las normas, el médico no descartó ni ratificó una posible postulación al Congreso o la Presidencia de la República. Indicó que no era el momento oportuno para tocar el tema.”Todos somos políticos”.

Padre de Ciro Castillo: “Hemos sido víctimas de la incompetencia del Estado”

El doctor que encontró el cadáver de su hijo en el Colca, criticó que el caso haya sido archivado

Por Gustavo Kanashiro Fonken – Publicado en El Comercio el 28 de Septiembre del 2013

Han pasado dos años y medio desde aquel 4 de abril de 2011 en el que Ciro Castillo Rojo y Rosario Ponce López se extraviaron en el Valle del Colca. Él fue hallado muerto al fondo de un precipicio y ella fue la principal sospechosa del presunto asesinato, pero después de todo este tiempo, la justicia decidió ponerle punto final al caso. Se archivó la denuncia por falta de evidencias, decisión que no ha hecho más que avivar las tensiones entre ambas partes.

“Mi esposa, mis hijos y yo lo tomamos de la peor manera. Es una tremenda injusticia que después de dos años, después de haberles entregado el cuerpo, después de ocho meses de búsqueda y haber presentado casi 200 pruebas directas e indirectas, concluyan que no hay evidencia suficiente”, dijo para elcomercio.pe el padre del joven, el doctor Ciro Castillo Rojo. Quien encabezó las acusaciones contra Rosario aseguró que no se quedarán con las manos atadas y que seguirán tomando medidas legales para anular el archivamiento del caso. “Vamos a tomar las acciones que la ley nos ampara y, por otro lado, las acciones que la ética y la justicia nos aconseje”, comentó.

Siguen culpando a Rosario

Y es que, para la familia del universitario, que no se declare como culpable a Rosario no responde a la lógica y es producto de una irregularidad tras otra. “La misma Fiscalía se contradijo porque primero la acusó y luego se desdijo. Hemos sido víctimas de la incompetencia del Estado y de la cobardía de una fiscal(María del Rosario Lozada) que se convirtió en una obstrucción para la justicia”, dijo el padre del fallecido.

Después de casi 900 días llenos de acusaciones contra la ex pareja de Ciro Castillo, la familia sigue convencida que ella empujó al joven a su muerte, y aseguran que no son los únicos. “Afecta a la gran cantidad de personas como nosotros que piensan, sienten y creen que Rosario sabe que tiene mucho que ver con la muerte de Ciro. A nadie se le va a pasar por la cabeza que ella ignora absolutamente todo”, añadió.

Un respiro para la acusada

La justicia de Arequipa archivó el caso y le dio un respiro a la familia de Rosario, quien hace poco egresó de la universidad y ahora es una profesional. “Sus padres y ella están tranquilos porque es algo que se esperaba. No es extraño ni sorpresivo, esperábamos el archivamiento porque no hay pruebas, no se cometió delito. Todo se armó en base a dichos de terceros, el clásico ‘teléfono malogrado’”, dijo para elcomercio.peel abogado de la familia Ponce López, Miguel Cabrera.

Para Rosario, fueron dos años y medio de acusaciones en su contra, de sospechas y de cuestionamientos para alguien a quien la justicia arequipeña ha confirmado como inocente. “La Fiscalía contribuyó para ejercer presión y para que el caso se extienda todo este tiempo. La muerte es lamentable pero no es pretexto para buscar un asesino”, comentó el letrado.

Lo que queda

El abogado de la familia de Ciro, Juan de Dios Medina, evitó declarar pero nos comentó que sigue conversando con el padre del fallecido, evaluando qué medidas tomar. Pero quien asumiera la defensa en Lima de los deudos, Mario Amoretti, considera que ya no queda mucho por hacer. “Que una investigación recomiende un archivamiento, que se apruebe con un juez y que la sala ratifique esto hace muy difícil que la Corte Suprema pueda imponer que se amplíe la investigación”, dijo al respecto.