Justicia con cara de mujer

Uno siente que ayer el Poder Judicial en algo se ha reivindicado.

Por Fritz Du Bois – Publicado en Peru21 el 28 de Septiembre del 2013

Las decisiones que adoptaron las salas con respecto a Eva Bracamonte y a Rosario Ponce han compensado, al menos en parte, a dos personas que han sido víctimas de maltratos innecesarios.

En ambos casos la posición de policías, fiscales y magistrados pareció influenciada por algunos sectores de la opinión pública que, con cierto prejuicio, apuntaron el dedo desde un inicio a las jóvenes mujeres involucradas. La primera por tener una pareja homosexual en quien ella se respaldaba y a quien encargó la empresa de su madre al poco tiempo de que esta fuera asesinada. Mientras que la segunda era una madre soltera sin muchas ataduras y cuya evidente confusión luego de haber estado varios días extraviada fue intencionalmente mal interpretada. El hecho es que una ha pasado 47 meses de encierro, mientras que la otra ha sufrido un verdadero infierno durante los últimos 2 años.

Ahora tenemos que de los siete jueces que estudiaron el expediente Bracamonte en la Suprema ninguno ha planteado que el fallo de primera instancia sea confirmado. En lo que respecta a la muerte de Ciro Castillo, que mantenía a Rosario Ponce como sospechosa, luego de múltiples idas y venidas en la actualidad, existe unanimidad de que hace muchos meses que el caso debió haber sido archivado.

Por otro lado, una lección que no debemos dejar pasar de episodios como estos es la dificultad de investigarlos y de administrar justicia de un modo adecuado. Se podría usar esta experiencia para tratar de diseñar procedimientos judiciales que permitan blindar algunos casos mediáticos. En realidad, es poco probable que se pueda actuar con la necesaria objetividad cuando los encargados del proceso son el centro de atención de los medios durante bastante tiempo, lo cual sumado a la presión de los prejuicios que aún arrastramos, sin duda, terminan influenciándolos.

Un comentario en “Justicia con cara de mujer

  1. Creo que el nuevo código procesal penal es adecuado, salvaguarda los derechos del ciudadano, víctima o sospechoso, lo que hace falta es una supervisión de su buen cumplimiento; en el caso de Eva Bracamonte, una sentencia severa por una sala judicial con varios magistrados es anulada por vicios procesales, es curiosa la magnitud de una equivocación en un caso tan revisado. En el caso de Rosario, la fiscal Dra. Lozada corrigió su propia resolución inicial muy infundamentada y parcializada, casos como el falso guante fué un traspies a su labor.

Deje un comentario (no es obligatorio el email)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s