El avión fantasma de Malasia desbarata nuestra omnipotencia

El ser humano ya es capaz de crear un invisible cromosoma artificial, pero se le pierde un barrigudo Boeing 777 de Malaysia Airlines

Por Juan Arias – Publicado en La Nación de Argentina el 2 de Abril del 2014

El ser humano ya es capaz de crear un invisible cromosoma artificial, pero se le pierde un barrigudo Boeing 777 de Malaysia Airlines con 239 pasajeros a bordo en el mayor de los misterios.

Hijos de Google y de su saber universal, nos creíamos casi dioses capaces de descubrir cualquier misterio. Y casi un mes después de la tragedia aérea, estamos a punto -si se acaban los plazos de la validez de la caja negra aún no encontrada- de que, en pleno siglo de la comunicación universal, ni una sola voz, ni un simple SOS, ni una pista nos haya llegado a través de los teléfonos móviles de los pasajeros y tripulantes.

¿No habíamos dicho, pensando y escrito, que en nuestra sociedad ya no existen secretos? ¿Que todo es espiado? ¿Que nada escapa hoy al Gran Hermano, al ojo universal que penetra hasta en nuestros pensamientos? Sí, en nuestros pensamientos. Dicen que la virtuosidad y omnipotencia de la publicidad, por ejemplo, llegan a leer nuestras ideas consumistas y nos propone compras de productos deseados hasta en nuestros sueños.

Tan increíble parece la historia del avión de la que aún no sabemos nada -si es cierto que hasta los restos encontrados en el mar han resultado falsos- que hay quien llega a pensar en una explicación extrasensorial. ¿Se habrá tragado al avión algún extraterrestre? Me lo aseguraba un taxista que se interesa por el tema, pero llega a pensarlo hasta por gente con mayor bagaje cultural.

Es verdad que en la era de la más sofisticada tecnología alcanzada por el hombre en toda su historia, resulta increíble y muy misteriosa la desaparición del Boeing 777, y más aún la falta absoluta de datos y hasta de hipótesis creíbles.

Sabemos ya hurgar en las entrañas del átomo; en los abismos del ADN; en la creación de las armas más sofisticadas y hasta hemos inventado impresoras que fabrican órganos humanos. Soñamos con poder ingerir en una píldora todas las obras de Shakespeare o de Guimarães Rosa o el conocimiento de un idioma.

Se están creando ordenadores más inteligentes que el Homo Sapiens y el avión, con todos sus pasajeros y todos sus sofisticados aparatos de comunicar datos automáticamente, ha desaparecido en el mayor de los silencios.

No es extraño que el hecho esté calentando y desbaratando las fantasías más exacerbadas. Nunca sabremos si el avión acabará desapareciendo sin rastros como otro español de hace 34 años. La única certeza, si la aeronave se hundiera para siempre en el el olvido, tragada por la nada, es que quedaría gravemente golpeada, desbaratada y humillada nuestra omnipotencia de seres que creemos haber desafiado y ganando la batalla a los dioses.

Claro que llevamos también sobre nuestros hombros otra incerteza y misterio que hiere igualmente nuestra omnipotencia: el misterio de la muerte. Como los pasajeros del avión de Malasia, millones de personas desaparecen para siempre y nadie sabe dónde se hallan. Se lo imaginan únicamente, con la fuerza de la fe, los seguidores de las religiones. Ninguna voz, sin embargo, ha llegado, con fundamento científico de ese reino misterioso e impenetrable en el que nos precipita la muerte.

Y mientras el hombre siga sin despejar ese misterio, inmensamente superior al del Boeing 777, nuestra omnipotencia deberá estar revestida con el sayo de la humildad. La soberbia del que cree saberlo todo, poder inventarlo todo, descubrir cualquier misterio (hasta los del alma) fue obra de los demonios y dejada en herencia a los humanos, que en seguida nos enamoramos de ella en la vana esperanza de superar a los dioses.

Somos solo humanos, agarrotados de misterios por todas partes a pesar de los logros indiscutibles y maravillosos de la ciencia y de la tecnología. Qué extraño, pues, que un Boeing desaparezca sin dejar rastro. Sufre solo nuestra curiosidad y nuesta herida omnipotencia junto las familias de las víctimas.

Somos limitados, nos guste o no. De dioses nos queda solo la nostalgia del paraíso perdido. Seguimos caminando a tientas al mismo tiempo que disfrutamos con las nuevas conquistas cada vez mayores. Hace falta, sin embargo, que dejemos de sufrir cuando a veces nos descubrimos limitados y desnudos, que es como nacemos.

15 comentarios en “El avión fantasma de Malasia desbarata nuestra omnipotencia

  1. Operaciones Verticales fue quien encontrò al fiambre. El trio que señalo fueron los “illuminati” que decidieron que los chanchos, efectivamente, pueden volar.

    • Para comparar la actuación de Miranda y Torreblanca, cada uno en su materia con razonables y sustentadas conclusiones; con la afiebrada y sugestionada fábula de “Renato Portal”, hay que despojarse del intelecto y perder un poco el juicio.

      • Amabas partes hicieron mal. Torreblanca, a drede (por decir lo menos), hizo su fallo a todas luces parcializado a favor de Rosario.
        Renato Portal, dio las famosas “coordenadas”; sin embargo no fue el primero en hablar de ellas, ya Baraybar lo había hecho. Sin dejar de lado que “Portal” era agente ex SIN, era obvio que lo de los “médiums” era una payasada para ocultar su verdadera fuente de información. Esto significa que mucha gente ya sabía desde antes el paradero del cadáver de Ciro. Algo demasiado sintomático para pensar en un “simple accidente”.

        • “Renato Portal” no dió ningunas coordenadas. Y si te refieres a los croquis que dibujó, los hizo y presentó a la prensa en Mayo 2011; en cambio Baraybar habló en Noviembre 2011 de una nebulosa situación de Junio 2011. Por tanto primero fue “Portal” y luego Baraybar.

          Ni los croquis de “Portal”, ni las coordenadas de Baraybar eran del lugar donde se encontró el cuerpo de Ciro; de manera que NINGUNA PERSONA sabía desde antes del paradero del cadáver de Ciro.

          Creer que hay algo “sintomático” allí, es haberse quedado con los reportajes domingueros del 2011; y no buscar ni querer ver la verdad de los informes periciales, conclusiones fiscales, sobreseimiento judicial y cierre definitivo por parte de la Corte Superior de Arequipa.

          Ciro se resbaló, murió por accidente.

      • Como siempre Victorio desvirtuando la realidad, engaña a quienes no han seguido el caso, a quienes lo hemos seguido no nos engañas. Baraybar habló claramente de unas coordenadas donde estaba el cuerpo de Ciro. Al final, “se chupó” de decir la verdad ante la Fiscal y no sé que mentira dijo (tú mismo dijiste que iba a decir cualquier cosa con tal de no revelar su fuente).
        Torreblanca no puso ningún punto sobre las íes, se parcializó con Rosario Ponce. Con razón que ésta estaba muy feliz de que Torreblanca estuviera de juez, ¿por qué será, no?
        La Fiscal Lozada NUNCA concluyó que lo de Ciro fue un accidente.

  2. “Despojarse del intelecto”· puede ser tambièn el sentirse “ganador” por “haber ganado” sin necesariamente tener la razòn.

    Alguien cree que Alan es totalmente “inocente” porque un Juez dijo que estuvo mal procesado? Ni el mismo llamado en las redes “Porcovago” cree que no hubo dolo “y algo màs” en sus multitudinarios “narcoindultos”. O que toda la plata que ganò en su vida la obutvo con su “trabajo honrado”.

    p.d.: Haciendo comparaciones de expresion facial, los veo “casi gemelos” al perito atormentado y al medium torturador. Aunque las apariencias engañan, a veces.

  3. Esperamos que el caso se reabra y que al final se despejen todas las dudas en torno al caso, porque hasta la fecha “la justicia” ha dejado un sabor amargo de impunidad en torno a la muerte de Ciro Castillo.

  4. Como imaginé, parece que están buscando en el lugar equivocado.

    ¿Porqué suponer que el avión hizo un recorrido recto -luego de dejar de ser detectado por radares- hacia la parte sur del Océano Indico frente a Australia, si en su recorrido anterior hizo varias curvas?

Deje un comentario (no es obligatorio el email)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s