Provincia de Caylloma promociona la “Ruta del Bomboya”

Ruta es linda y llamativa.

Por Nelly Hancco – Publicado en Correo el 12 de Junio del 2013

La Autoridad Autónoma del Colca y Anexos (Autocolca) lanzó esta manaña en conferencia de prensa, la denominada “Ruta del Bomboya”, antes conocida como “La Ruta de Ciro”; la cual está prevista realizarla por turistas locales, nacionales y extranjeros en una larga, pero impresionante caminata (trekking).

La misma comprende iniciar en la localidad de Coporaque, continuar por Lari, Ichupampa y Madrigal y está prevista llevarla a cabo la primera acción en el mes de agostó próximo.

Anuncios

De cal y de arena

Por Diego García Sayán – Publicado en La República el 18 de abril de 2013

Bajo cierta óptica todo indica que estamos avanzando en América Latina en los últimos diez años. Tanto en crecimiento sostenido así como en  reducción de la pobreza y de la desigualdad. Hay ciertas notas “disonantes”, sin embargo, que parecerían indicar que en algunas cosas no vamos mejorando. Por ejemplo, en los índices de criminalidad. Esta es, sin embargo, otra cara de una misma moneda. Hasta cierto punto, suele ser uno de los tantos subproductos del crecimiento.

Nunca le fue tan bien a nuestra región en ciertos aspectos socioeconómicos. Durante la última década el crecimiento económico fue de alrededor del 80%.  Eso trajo consigo una disminución de la pobreza, también sin precedentes en la historia latinoamericana. Bajó en 30%: de 44% de pobres sobre el total de la población en 2002 a 31% en el 2012.

Lo más llamativo, sin embargo, es el crecimiento de la clase media (+30%) y, especialmente, la disminución de la desigualdad (caída del índice Gini en 0,54). Llamativo, porque la desigualdad se acentuó en todas las demás regiones del mundo y porque ha sido usual en todos los procesos de crecimiento una agudización de la desigualdad.

Dejemos para otro análisis lo que pueda haber de vulnerabilidad en estos indicadores positivos. Que dependen en mucho del comportamiento de la economía y de los precios internacionales. Vayamos a otros indicadores y procesos que aparecerían como contradictorios a estas buenas noticias. El aumento de la criminalidad es uno de ellos.

No es el Perú un “puntero” en la criminalidad regional. Como lo he recordado en esta misma página (LR, 15/6/2013) nuestro país está dentro del 25% de países con menos homicidios en la región. Son las distorsiones generadas por ciertos intereses políticos los que pretenden –sin fundamentos ni cifras a la mano – que se está al borde del precipicio. Es verdad, sí, que el panorama es dramático en otros países de la región (Honduras y El Salvador, por ejemplo). Y que en prácticamente todos, la delincuencia urbana está creciendo.

La porción más “dinámica” de esa delincuencia urbana es la que se genera y expande entre sectores juveniles. Que tienen su “tótem” más llamativo en las “maras” centroamericanas, retroalimentadas con las deportaciones desde EE.UU. a sus países de origen de decenas de miles de prontuariados. Siendo este un ingrediente que nutre el crimen, lo cierto, sin embargo, es que hay condiciones socioeconómicas locales, internas, que apuntan en la misma dirección. Una de ellas es el “sueño” que se alimenta y expande precisamente por el contexto de crecimiento económico y del bienestar de algunos.

En esa dinámica hay un “bolsón” demográfico y social fundamental que está quedando un poco en el camino: la juventud. Como ya lo he dicho aquí mismo (LR, 15/6/12), que haya 10 millones de jóvenes en América Latina de entre 15 y 18 años que “ni” estudian, “ni” trabajan, es un evidente caldo de cultivo de conductas antisociales. Máxime cuando hay ausencia total de políticas de prevención y se vive con la ilusión de que únicamente con “más policías” se podrá garantizar la seguridad ciudadana. El Perú tiene uno de los porcentajes más altos de “ninis”: 26,1%. Una bomba de tiempo. Que felizmente no se ha traducido –aún, al menos– en los niveles de criminalidad hondureños (28% de “ninis”).

En ese contexto social, son indispensables las políticas preventivas orientadas a esos bolsones juveniles. En situaciones límite, junto a medidas de seguridad, pueden tener resultados impresionantes. Así, por ejemplo, lo hecho en promoción del deporte, cultura, educación y empleo entre los jóvenes de Ciudad Juárez, una de las ciudades con más violencia y criminalidad de México, ha sido espectacular en la reducción de homicidios.

Quienes realmente quieren aportar con soluciones a la violencia y la criminalidad en el Perú, y no solo jalar agua para su molino político, se deben nutrir de experiencias como estas. Esperar milagros solo con “más policías” es, por lo menos, una ingenuidad. Es esencial, pues, que el componente de “prevención” sea central y concreto en las decisiones y lineamientos sobre seguridad ciudadana. 

Piden que se obligue a fiscal a mostrar los guantes

Abogado de Rosario Ponce indicó que magistrada tenía plazo hasta hoy para exhibir las prendas que se hallaron cerca del cadáver del universitario.

Publicado en Peru21 el 18 de abril del 2013

Gonzalo Bellido, abogado defensor de Rosario Ponce López, aseguró que la fiscal María del Rosario Lozada –que investiga la muerte de Ciro Castillo Rojo–, tenía plazo hasta hoy para fijar el lugar, hora y fecha en que se exhibirán los tres guantes que se supone se encontraron cerca del cadáver del universitario, en octubre de 2011.

Bellido estuvo hoy en la Fiscalía, pero no pudo entrevistarse con la magistrada ni con su adjunto y tampoco fue notificado para la diligencia. Mañana volverá a dicho despacho, pero advirtió que, si no tiene una repuesta, pedirá al juez de Chivay, Giancarlo Torreblanca, que exhorte a Lozada a que cumpla la orden y muestre los guantes.

Como se sabe, los guantes están en el departamento pericial del Ministerio Público, en Lima. Por esa razón, Bellido cree que lo más práctico sería que las prendas se exhiban en la capital.

Peritos no llegaron al Bomboya

El clima les jugó en contra.

Por Juan Guillermo Mamani – Publicado en Correo el 16 de Abril del 2013

Los dos peritos de física y criminalística que el último fin de semana viajaron al nevado Bomboya con un fiscal, no lograron corroborar la teoría de que Ciro Castillo-Rojo fue impulsado por una fuerza externa.

El grupo no llegó al lugar donde el joven universitario fue encontrado sin vida.

Lamentablemente debido a las terribles condiciones del terreno en la montaña, los especialistas no pudieron descender hacia la profunda quebrada donde Ciro Castillo-Rojo cayó.

Sin embargo el perito físico del Instituto de Medicina Legal de Lima, tomo varias fotografías de lugar a fin de estudiar las hipótesis de la caída de Ciro.

El informe final sobre esta diligencia será entregado en el lapso de esta semana a la titular del caso, la Dra. María del Rosario Lozada.

Juez ordena a fiscal que muestre guantes

Este jueves 18 vence el plazo para que magistrada Lozada exhiba prendas ante defensa de Rosario.

Publicado en Peru21 el 16 de abril del 2013

No podrá oponerse más. La fiscal María del Rosario Lozada Sotomayor deberá mostrar a la defensa de Rosario Ponce, los tres guantes supuestamente encontrados cerca al cadáver de Ciro Castillo Rojo en octubre de 2011.

Por ello, la magistrada deberá programar la fecha, la hora y el lugar, para cumplir con el mandato del juez de investigación preparatoria de Chivay, Giancarlo Torreblanca, quien el último viernes ordenó que la magistrada exhiba las tres prendas a los abogados de Rosario Ponce, a quien investiga por la muerte de Ciro.

Para la fiscal, quien apeló para no mostrar la prendas, los guantes son muy importantes para la sustentación de su acusación, porque demostrarían que Rosario mintió al indicar, reiteradamente, que ella y Ciro solo llevaron un par de guantes al Colca (los que ella supuestamente le prestó a Ciro).

La joven ha insistido en que no existe un tercer guante, por más que en una de las actas de recojo de evidencias de la fiscalía se describe que, en el sitio donde se encontró el cuerpo de Ciro, se halló dicha prenda.

Al respecto, Gonzalo Bellido, abogado de Ponce, dijo que el jueves 18 se vence el plazo otorgado por el juez Torreblanca para que la fiscal Lozada muestre los guantes.

Por ello, el letrado espera que la magistrada se comunique con él para coordinar la diligencia.

DATO-

La defensa de Rosario Ponce pidió que se anule la diligencia del último fin de semana en el cerro Bomboya, porque se les notificada un día antes.

Las policiales pasan… pero la indignación y el dolor no se pierden

Crónica de un periodista arequipeño sobre su experiencia profesional.

Por Edward Quispe – Publicado en La República el 15 de abril de 2013

La mayoría de mis amigos saben que trabajo como periodista policial. Cuando conversamos, me preguntan cómo me siento y claro, cuál es la “calentita”, la primicia del día. A veces no sé cómo responder. No por ignorancia o apatía, sino porque relatar algunos hechos, una vez más, es revivir una maraña de sentimientos que enervan, deprimen y en otros casos provocan una suerte de odio hacia el causante de tantas desgracias: el ser humano.

Muertos hay todos los días, me dijo un viejo periodista cuando le contaba mis notas. Y es verdad. Pero lo que mucha gente desconoce es la historia que hay detrás de cada persona y que sin querer termina por involucrarme en el caso.

El día del accidente de la empresa Andares, en marzo pasado, un colega de Canal 53 de Arequipa, el gráfico del diario Manolo Berrios y yo, fuimos los primeros en llegar. No había gente que quisiera cargar las camillas con heridos y un policía me pidió que lo ayudara. Guarde mi libreta y junto a otras dos personas cargamos a Jesús Fernández, un chofer de mototaxi que a duras penas decía que vio morir a su esposa en el bus, pero no tuvo la fuerza para salvarla. No supe que decirle. Solo me quede a su lado por unos minutos en la ambulancia hasta que se quedó inconsciente.

Otros hijos y esposas también llegaban a desmayarse al ver a sus difuntos. Yo me acercaba de espaldas para escuchar sus lamentos tratando de averiguar un nombre, una historia, sin importar los insultos y miradas hirientes que me daban pensando que no respetaba el dolor ajeno. Me alejé, suspiré y decidí esperar un poco más.

“Pero te llegas a acostumbrar”, me dijo una amiga el último miércoles por la noche, luego de confesar lo cansado que me sentía al ver tantos muertos por accidentes y homicidios. Sus palabras trajeron a mi memoria el caso de Libia Noa, una mujer que vio a su hijo muerto a manos de su conviviente ebrio.  El sujeto golpeó al infante de tres años con un martillo y terminó por asfixiarlo con sus manos.

Aquella mañana yo sostenía una pequeña cámara para captar su foto, cuando la mujer se sentó rendida en un sillón y comenzó a llamar a su hijo entre sueños y sollozos. “Monito, ven…”, le decía. Mis manos comenzaron a temblar, sentía un extraño dolor en el pecho, no podía tener los ojos abiertos. Salí de la habitación mientras trataba de contener mis lágrimas sin éxito.

El día no volvió a ser lo mismo. No podía sonreír o hablar al imaginar el dolor infinito de aquella mujer, y me sentía peor al saber que nada se podía hacer para cambiar esa realidad. El crimen ocurrió este año, el  día de los enamorados. En menos de una semana otro papá también asesinó a su hijo. La indignación se recrudecía.

Los homicidios ocurrieron en la madrugada. Muchos tuvimos que esperar en la puerta de la comisaría, por más de cinco horas, hasta que saquen al detenido y alguien pueda decirnos lo que pasó.

LA MISMA ESCENA,  HISTORIAS DISTINTAS 

En el 2011 cubrí el caso Ciro Castillo. Fueron más de cinco los viajes al Cañón del Colca. Kilómetros de empinadas subidas y bajadas por quebradas en el cerro Bomboya, que desgastaban el físico y en algunas ocasiones el alma. El muchacho se encontraba aún perdido y su padre, Ciro Castillo Rojo, quien no había perdido la esperanza de encontrarlo con vida, pasó la semana antes del Día del Padre en Chivay.

Sentado en una banca de la plaza principal contó como “Cucho” había llegado al mundo y lo orgulloso que se sentía de él. No derramó una sola lágrima, a pesar de las preguntas que yo y otros colegas le hacíamos. A través de sus ojos sabíamos que sí le dolía, además era un secreto a voces que el médico lloraba a solas en su habitación. No pude evitar verme contagiado por ese dolor, al punto de no querer preguntarle cosa alguna.

NADA HA CAMBIADO 

La primera nota policial que cubrí ocurrió una noche de verano en el 2008, cuando trabajaba para el diario Noticias. Un bus de la empresa Del Carpio invadió el carril contrario y chocó contra una camioneta, cegando la vida de dos personas. Los cuerpos ensangrentados estaban expuestos a la mirada de los curiosos y periodistas. Era la primera vez que veía un ser humano destrozado.

Entre dientes renegaba y maldecía de mi suerte, jurando que sería la última vez que haría una nota de estas. Un joven periodista con más experiencia que la mía (que ahora es un entrañable amigo), me dijo. “¿Y a quién crees que le gusta esta vaina?, a nadie, pero es tu trabajo”. Después de ese breve sermón tomé mi primera foto que fue la portada del periódico. Han pasado cinco años desde ese fatídico día y no, no me acostumbro, porque también somos humanos y nos duele.

Piden que diligencia en el Bomboya no sea prueba procesal

El abogado de Rosario Ponce hoy presentará escrito ante el Ministerio Público porque no se respetó norma procesal.

La Fiscalía debe mostrar el 18 de abril los guantes hallados junto al cuerpo de Ciro Castillo Rojo.

Publicado en RPP el 15 de Abril del 2013

El abogado de Rosario Ponce, Gonzalo Bellido, presentará hoy un escrito ante la Segunda Fiscalía Penal Corporativa de Arequipa para pedir que la diligencia de inspección realizada los días 13 y 14 de abril en el nevado Bomboya provincia de Caylloma sea excluida como medio de prueba del proceso que investiga la muerte de Ciro Castillo Rojo.

Explicó, que la notificación de la diligencia de inspección llegó el viernes 12, cuando la norma procesal determina por lo menos un plazo de 3 días, por lo cual se pidió una reprogramación que no fue aceptada, además no se fijó hora ni lugar de concentración para que los abogados y peritos de la defensa puedan acompañar la comitiva.

Además, explico Gonzalo Bellido, que con la diligencia del fin de semana la fiscal buscaba determinar si hubo una tercera fuerza en la caída de Ciro Castillo Rojo, con lo cual ya no sería una inspección sino una pericia, y se deben seguir otros trámites como: la juramentación del perito y conocer el método que aplicaría para la pericia, lo cual no se realizó.

“Procesalmente la diligencia realizada no tiene sentido, hay redundancia, porque en agosto del año pasado el perito físico forense coronel Miranda, emitió un informe pericial explicando y concluyendo sobre las lesiones de la víctima y sus prendas de vestir”, explicó el abogado de Rosario Ponce.

Asimismo, informó que el 18 de abril la fiscalía debe mostrar a la defensa de Rosario Ponce los tres guantes a los que hace referencia en la investigación, al haberse declarado improcedente la apelación presentada por la Segunda Fiscalía Penal Corporativa.

panico

El próximo 3 de mayo debe concluir la investigación sobre la muerte de Ciro Castillo Rojo, fecha en que la fiscal María del Rosario Lozada Sotomayor debe acusar o archivar el caso, al haber transcurrido 24 meses de investigación.

“Estamos convencidos que no hay elementos que afirmen la teoría de la fiscal y la investigación debe concluir el 3 de mayo porque hay excesos de plazos, caso contrario se vulnerarían los derechos fundamentales”, indicó Gonzalo Bellido.