Perdido en Chapi

Desconozco si es una broma, un test, o una emergencia real; pero alguien hace unos momentos entró a este sitio web desde la búsqueda en Google “me perdi en ruta a chapi arequipa tengo señal en el celular“. Lo primero que me vino a la mente es que si tiene señal puede llamar a algún familiar, pero también es posible que por algún motivo no tenga esa información, u otra circunstancia, o que solo tenga señal de datos, y no sepa como usar alguna red social o correo electrónico.

Si tiene señal de voz, puede llamar a:

  • Emergencia – 105
  • Emergencia – Municipalidad Provincial de Arequipa – 54-200109

Si no tiene señal de voz, puede dejar un comentario en esta entrada (abajo).

perdidochapi

 

El socorrista que rescató los cuerpos de Ciro Castillo y Olivier Toledo

El guía de alta montaña Eloy Cacya Cárdenas, contó que cuando tuvo 16 años también se perdió en la ruta al santuario Chapi

Por Jorge Malpartida Tabuchi – Publicado en El Comercio el 18 de Mayo del 2013

Eloy Cacya se hizo conocido en el 2011 cuando encontró el cuerpo del joven Ciro Castillo Rojo en las profundidades del Cañón del Colca. Hace unos días ubicó el cadáver del universitario Olivier Toledo en las pampas de La Joya.

En medio de las áridas pampas que conducen al santuario de la Virgen de Chapi, Cacya se siente en su hábitat natural. Camina tranquilo y disfruta del paisaje, pero siempre alerta y concentrado en lo que puede haber unos pasos más allá. “Nunca hay que confiarse. Me gusta buscar detalles en la naturaleza, por ejemplo, huellas de animales y plantas que puedan tener poderes curativos”, nos dice este experimentado guía de alta montaña mientras transita cerca de la ruta en donde Olivier Toledo se extravió el pasado 1 de mayo y, por desgracia, encontró la muerte.

¿Cuál fue el primer sentimiento que lo embargó luego de ubicar el cuerpo de Olivier Toledo?

El de haber cumplido con la tarea que me encomendó la familia de Olivier. Ellos depositaron su confianza en mí, y aunque no terminó como uno hubiera querido, queda el hecho de haber cumplido con el trabajo. De mi padre me viene esto de que cuando alguien me confía una tarea siento un gran peso en la conciencia hasta que no la culmine.

¿Creía usted que era posible encontrar a Olivier con vida?

Nuestro peor enemigo era el tiempo. Tenía un 60% de seguridad de ubicarlo, no necesariamente vivo, aunque la esperanza nunca se pierde. Vivo o muerto, pero había que ir en la búsqueda porque la familia puso sus esperanzas en mí, y ese para mí es el reto más grande que uno puede tener.

¿Conocía la ruta al santuario de la Virgen de Chapi?

A los 16 años fui a peregrinar al santuario para expiar mis culpas y me perdí. Salí de noche solo y caminaba siguiendo las antorchas de la gente. Por querer acortar camino, antes de llegar al sector de Siete Toldos, crucé entre los cerros y quedé atrapado entre quebradas y rutas sin salida. Arrepentido por mi decisión, empecé a escuchar las voces de los peregrinos en medio de las tinieblas y con eso pude guiarme. Tardé cerca de tres horas para regresar al camino. Ahí aprendí que uno jamás debe confiarse en las expediciones o caminatas por las montañas.

¿Cómo se inició en este oficio?

Soy de Pinchollo, un centro poblado ubicado a 3.600 metros, en el corazón del valle del Colca, así que he crecido en medio del campo, trepando cerros y correteando a los cóndores. A esa zona veía llegar a muchos turistas al lado de guías que no eran del Colca y que no daban informaciones exactas. Entonces, me pregunté por qué no podía ser guía si me gustaba trepar los nevados y ya conocía muchos de los caminos.

¿Qué fue lo más difícil durante sus primeros años como guía?

Este oficio es complicado porque los equipos son muy costosos y la capacitación solo se realiza en Huaraz. Pero lo que más me costó, sin duda, fue alejarme de mis hijos. Tenía 28 años cuando decidí ir a la escuela de guías de alta montaña. Mi primer examen fue tres días después de que naciera Flor, mi hija mayor. Aprobé, pero a la semana siguiente ya debía irme a Huaraz para tentar una vacante en los cursos básicos de instrucción.

¿Qué otras dificultades encontró en ese comienzo?

Cuando llegué a Huaraz, los otros postulantes tenían los equipos necesarios para las pruebas de escalada de montaña y para enfrentar los caminos empinados. Yo no tenía nada, solo una bolsa con mi ropa. Los instructores se sorprendieron porque había llegado hasta ahí, a pesar de que me faltaban cosas básicas como una carpa o una bolsa de dormir. “Has tenido cojones, te prestaremos los equipos pero en el campo todo dependerá de ti”, me dijo un instructor. Así comencé las pruebas, con ese peso en la conciencia por no decepcionarlos. Al final, quedé entre los seleccionados y realicé el curso.

¿Qué dice su familia de este trabajo de alto riesgo?

Aunque estoy siempre trabajando en pendientes y en zonas peligrosas, ellos saben que me gusta la adrenalina y que si no hiciera esto me aburriría mucho. Mis hijos, aunque todavía son pequeños, son guerreros y no tienen miedo. Tienen mucha confianza en mí y solo me piden que me cuide. A veces estoy varios meses lejos de ellos, por lo cual conecto rápidamente con las historias de las familias que han perdido a sus hijos. Cuando uno está lejos de sus seres queridos se da cuenta de lo importante que son y los empieza a valorar más.

¿Por qué ubicó usted a estas personas que nadie podía encontrar?

Esto no viene simplemente de un golpe de suerte, viene de una formación previa. Tiene que ver con esa vocación de servicio que también me inculcó mi padre. Pero a la vez este es un trabajo profesional que se hace con información, conocimiento del terreno y del clima al que te estás enfrentando. Muchos suelen confiar en sus capacidades, pero hay que respetar a la naturaleza. La naturaleza ama al hombre y te va a dar su ayuda si la respetas.

Monseñor plantea mejorar seguridad en peregrinaje al santuario de Chapi

Para que no ocurra lo de Olivier. Arzobispo aclaró que señalización debe coordinarse entre autoridades locales y de la región.

Por Elizabeth Huanca Urrutia – Publicado en La República el 16 de Mayo del 2013

La tragedia de Olivier Toledo Carlos (19), el universitario que se perdió y murió mientras caminaba al santuario de Chapi el 29 de abril pasado, ha obligado a que las autoridades locales replanteen la seguridad del peregrinaje de los fieles.

El arzobispo de Arequipa, Javier del Río Alba, propondrá la señalización de la carretera Polobaya-Chapi ante la comisión multisectorial que coordina la actividad anualmente y que se reúne dos meses antes de la fiesta religiosa.

¿Quién debe señalizar?

Monseñor deslindó responsabilidad del Arzobispado sobre la señalización del trayecto hacia el santuario .

El prelado aclaró que la Iglesia tiene a cargo la seguridad dentro de la explanada, mas no en la vía pública. Entonces debe plantearse una discusión entre las autoridades locales y la Región, para definir a quién le corresponde esta tarea.

“No sé si sea la municipalidad de Polobaya o el propio Gobierno Regional, ello deberá ser aclarado (…) Podemos colaborar con carteles. Hace años la Iglesia colocó señalización en la parte final antes de llegar al santuario, pero fue muy casera; ahora debe ser algo mejor elaborado con la colaboración de las instituciones públicas”, dijo.

El comité multisectorial que define el plan de seguridad para la celebración de la Virgen de Chapi está conformado por más de 20 instituciones locales, entre ellas, la Cruz Roja, la Gerencia Regional de Salud, la Policía Nacional, Defensa Civil, entre otras. Esta última coordina las estrategias y el orden dentro y en los alrededores del santuario, y que a decir del arzobispo será optimizada para el próximo año.

Monseñor lamentó el deceso de Toledo Carlos, sin embargo enfatizó que la peregrinación hacia la “Mamita de Chapi” es “antigua, por lo que los senderos son conocidos”. La historia del estudiante sería particular, empero se debe evitar casos similares.

Récord de peregrinos

Este año, durante la festividad religiosa, se reportó récord de peregrinos al santuario, con la asistencia de 200 mil fieles. De éstos, al menos tres mil hacen la caminata. En el Día de la Madre asistieron alrededor de 10 mil personas.

Olivier Toledo: Resultados toxicológicos

Investigan que habría comido Olivier Toledo

Publicado en Correo el 15 de Mayo del 2013

A pesar que los restos de Olivier Toledo Carlos (19), fueron sepultados en el cementerio de Francisco Bolognesi, aún las investigaciones acerca de su desaparición continúan en el Departamento de Investigación Criminal (Depincri).

En los próximos días, estarían dándose los resultados de los exámenes toxicológicos practicados al cadáver del universitario, en la necropsia de ley.

Informe

Estos exámenes, servirán para verificar que clase de alimentos ingirió Oliver, en los días que estuvo desparecido, rumbo al Santuario de la Virgencita de Chapi.

De acuerdo a la primera hipótesis de la PNP, es que Olivier, estuvo por más de 3 días tomando solo agua, la misma que habría recolectado de algunos riachuelos.

También se verificó que en la zona donde fue encontrado, no se ubicó indicios de la existencia de frutos o hierbas que puedan servir para como sustento de sobrevivencia.

Se espera además que los análisis, estén a la brevedad posible, para determinar si se cierra el caso o se prosigue con la investigación.