¿Cómo va crimen?

La ONU a través de UNODC acaba de publicar hoy las estadísticas mundiales 2013 sobre el crimen. El año pasado publiqué un artículo sobre las estadísticas anteriores. Puede verlo aquí: ¡Hola Crimen!

Esta vez la oficina consiguió información más fresca, que novedad, por ejemplo el año pasado solo publicaron valores de Perú hasta el año 2009, en cambio hoy han publicado valores de hasta el año 2012. Además han publicado datos de las ciudades más populosas de cada país, crimen por género, y por modalidad.

Clic aquí para descargar el informe completo en versión PDF

Clic aquí para descargar el informe completo en versión Excel

Recuerde que la estadística es la cantidad de homicidios en un año por cada cien mil (100,000) habitantes; también recuerde que la estadística 2013 es sobre los datos hasta el 2012, la estadística del 2012 es con datos hasta el 2011.

Aquí la información por continente:

2013 2012 + / –
Asia 2.9 3.6 -.7
Europe 3.0 2.7 +.3
Oceania 3.0 3.4 -.4
Africa 12.5 16.4 -3.9
Americas 16.3 20.2 -3.9

Por las diferentes regiones de América (recuerde que México está incluído en América Central):

2013 2012 + / –
Northern America 4.4 6.2 -1.8
Caribbean 15.7 18.5 -2.8
South America 22.6 15.1 +7.5
Central America 26.4 38.6 -12.2

Y los países de Sudamérica (Argentina es del 2010, French Guiana del 2009, el resto es del 2012):

2013 2012 + / –
Chile 3.1 3.7 -.6
Argentina 5.5 3.4 +2.1
Suriname 6.1 4.6 +1.5
Uruguay 7.9 5.9 +2
Peru 9.6 10.3 -.7
Paraguay 9.7 11.5 -1.8
Bolivia 12.1 8.9 +3.2
Ecuador 12.4 18.2 -5.8
French Guiana 13.3 13.3
Guyana 17.0 18.6 -1.6
Brazil 25.2 21.0 +4.2
Colombia 30.8 31.4 -0.6
Venezuela 53.7 45.1 +8.6

La evolución de los últimos años de Perú:

2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012
5.0 4.9 4.2 4.9 5.6 11.0 11.2 10.4 11.6 10.3 9.3 9.6 9.6

Y de los países de Sudamérica:

southamerica

Anuncios

Robos, arrebatos y violaciones sexuales se disparan en el país

Pese a que el Gobierno dice que la inseguridad es una “percepción” y una consecuencia del crecimiento, los atracos, hurtos y ultrajes se incrementaron en más de 30%.

Publicado en Peru21 el 31 de julio del 2013

La inseguridad ciudadana no es una percepción ni una consecuencia del crecimiento económico, como lo aseguró el ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, sino una realidad que preocupa a millones de peruanos.

Esta alarmante situación se ve reflejada en las cifras del Plan Nacional de Seguridad Ciudadana 2013-2018, elaborado por el mismo Ministerio del Interior y que fue publicado el último domingo en el diario oficial El Peruano.

estadistica_crimenDe acuerdo con este documento, la comisión de delitos aumentó considerablemente entre los años 2010 y 2012 (bajo la presidencia de Ollanta Humala Tasso).

Por ejemplo, las denuncias policiales por diversos delitos pasaron de 617 por 100 mil habitantes (en 2010) a 846 por 100 mil habitantes (2012). Es decir, hubo un alza de 37%.

Entre los crímenes que más ‘destacan’ en este lamentable ranking figuran los robos, que se incrementaron en un 31% entre los años 2010 y 2012.

Los hurtos (o arrebatos al paso) subieron en un 33% en el mismo periodo (ver infografía).

En lo que se refiere a las extorsiones –que constituyen un delito que ocasiona una mayor sensación de inseguridad–, estas se han extendido por todo el norte del país.

Otro tema alarmante es el aumento de los casos de violaciones sexuales, que pasaron de 18 denuncias por 100 mil habitantes en 2010 a 29 denuncias por 100 mil habitantes en 2012. En este caso hubo un incremento considerable del 61%, según el estudio.

CRECIMIENTO Y PERCEPCIÓN

Pese a estas preocupantes cifras, el ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, atribuye el aumento de la delincuencia al crecimiento económico de nuestro país.

Como se recuerda, al culminar el desfile militar por Fiestas Patrias, Pedraza manifestó: “El crecimiento de la delincuencia es un fenómeno internacional, principalmente en aquellos países que tienen un franco crecimiento económico”.

Desprestigio

Dicho Plan Nacional de Seguridad Ciudadana muestra que muchas instituciones encargadas de velar por la justicia y por la tranquilidad pública son mal vistas por un gran sector de la población.

Así, el 56% de la población considera que el Poder Judicial es corrupto, seguido por la Policía Nacional (52%), el Congreso de la República (47%), los partidos políticos (27%) y las municipalidades (24%), entre otras entidades.

Amenaza a la economía

De otro lado, sostiene que el crimen también podría afectar la economía del país.

El documento hace referencia al ranking global de competitividad que elabora anualmente el World Economic Forum (WEF). En 2012, el Perú ocupó el puesto 61 de esta importante clasificación.

Cabe destacar que, en los últimos cuatro años, nuestro país ha escalado 22 posiciones debido a la bonanza y al manejo responsable de las finanzas públicas.

Sin embargo, el WEF reconoce que el costo frente al hampa, el crimen organizado, la violencia y el terrorismo es “muy alto” y pone en riesgo lo que con tanto esfuerzo y sacrificio hemos alcanzado.

Buscando un Django para este “arroz con mango”

Hace algunas semanas escribí una nota “Hola crimen”, no creas que no le verás la cara.

Mataron a una familiar del expresidente del Congreso -y aun legislador- Daniel Abugattás, y a su empleado, lamentable.

Como siempre, ante un nuevo caso mediático, el Ministro del Interior ha actuado. Se ha enviado a los mejores elementos policiales a Arequipa para resolver el caso. Muy pronto tendremos circo.

Improvisación es su divisa

No tengo buenas noticias. La inseguridad ciudadana no mejorará en el corto plazo. La policía parece que hace su mejor esfuerzo, pero sólo actúan como bomberos moviendo recursos de emergencia para apagar los fuegos que aparecen aquí y allá.

La solución a esto pasa por eliminar la pobreza y mejorar la educación, temas que no tienen resultados ni a corto ni a mediano plazo, estamos hablando de períodos de tiempo que sobrepasan a los 5 años para los cuales un presidente es elegido. Se necesita una política a largo plazo. Si la inseguridad ciudadana está empeorando no es el resultado sólo de malas decisiones de este gobierno, sino también de los anteriores.

Lamentablemente al asignar recursos a la corrección se está quitando recursos de la prevención. Así es, y nada bueno traerá eso.

Yo he pasado por esto. En los últimos años el crimen se asomó por mi familia, he pasado experiencias con la gente de Criminalística, y he palpado de cerca las malas artes de la prensa. Entiendo la reacción de Abuggatás, y la de Reggiardo, y la de todos los que se encuentran cara a cara con el crimen.

No escupas al cielo

La solución también pasa por mejores leyes, tocan a la puerta. Nombraré dos puntos que se evidencian del caso Ciro Castillo. Primero, duplicidad de funciones entre la Policía y el Ministerio Público, ¿a cuál de ellos asignar una pericia?, los dos necesitan laboratorios especializados que duplican funciones y pueden emitir pericias dirimentes, ¿quién debe resolver eso?. Segundo, los fiscales se comen los tiempos de las etapas y no reciben sanción; la justicia es lenta, y por lo tanto ya no es justicia, ni para el denunciante ni para el denunciado. ¿Quién es responsable de esto? ¿Quién es responsable de que el Nuevo Código Procesal Penal que acaba de cumplir 10 años de formulado tenga estos huecos?. Así que no sólo hay “arroz con mango” en el Ministerio del Interior, sino también hay responsabilidad en los legisladores. Sin buenas leyes ni la Policía, ni el Ministerio Público, ni el Poder Judicial pueden actuar con eficiencia.

Como en la película de Tarantino premiada con el Oscar al mejor guión original, se busca un Django que cace a los criminales. Hace unas semanas Abugattás y la bancada oficialista apoyaron a Pedraza, ahora su opinión es otra, esto es un “arroz con mango”, es decir una improvisación, ahora.

La ciudadanía no saldrá ganando en el corto plazo. La prensa sí. Ojalá me equivoque.

Crimen: Tres grandes distorsiones

Por Diego García Sayán, Presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y Director General de la Comisión Andina de Juristas – Publicado en La República el 7 de marzo del 2013

Es increíble el simplismo con el que algunos medios de comunicación vienen manejando lo que, por lo visto, ven como tema “taquillero”: el crimen y los homicidios. Parecería que a fuerza de repetir lugares comunes o distorsiones, se quisiera amoldar la realidad a lo que esos medios o políticos imaginan. Vaya uno a saber con qué objetivo.

Es irresponsable manipular el delicado y complejo asunto de la criminalidad. Alimentar y retroalimentar prejuicios y distorsiones impide una visión objetiva y realista de los hechos, única base para el diseño de políticas y estrategias adecuadas. Que hay criminalidad, no es novedad. Y que golpea impunemente afectando a miles de ciudadanos de bien, tampoco. Pero en ese contexto hay tres grandes distorsiones que hoy navegan impunemente sin que casi nadie las enfrente.

La primera: que los homicidios “aumentan” de manera vertiginosa en el Perú, a un punto en que se estaría convirtiendo en una “Centroamérica”, como El Salvador u Honduras (85,5 por 100.000 habitantes). Eso no es verdad, ni las cifras disponibles en los informes internacionales lo corroboran. Me toca viajar casi todas las semanas por diferentes países latinoamericanos en los que el panorama sí es alarmante y se ha escapado de las manos. Es fácil darse cuenta de ello en San Pedro de Sula, por ejemplo, en donde hay un homicidio cada 81 minutos.

Entre todos los países de América, el Perú está dentro del 25% con menos homicidios (de 10 a 11 por 100.000 habitantes). En el 75% restante de países, la proporción de homicidios es superior. Entre los que nos “ganan”, largamente, están Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, República Dominicana y Venezuela (y todos los centroamericanos). La proporción en el Perú se mantiene más o menos estable. Hay un “salto” estadístico del 2004 al 2005 porque se modificó la metodología estadística del Estado peruano.

La segunda distorsión: explicar la criminalidad por la falta de policías y las leyes penales “blandas”. Es verdad que faltan policías y que las normas muchas veces no se aplican. Pero nada se conseguirá si no se enfrentan dinámicas sociales de las que emergen bandas juveniles, como las “maras” centroamericanas, o reclutas para el sicariato (que se nutre del narcotráfico y de otras ilegalidades como la minería informal). Hay que poner el dedo en esa llaga y ya. Antes de que las estadísticas sí se parezcan a lo que ciertos agoreros ya “describen” como realidad de hoy.

Las experiencias exitosas de enfrentamiento al crimen en América Latina son resultado de respuestas multifacéticas y concertadas. Que han abordado, entre otros temas, el marco dramático de familias desestructuradas y de vidas sin rumbo. En Medellín y Bogotá fue central el entrecruzamiento de tres variables: a) reforma y fortalecimiento de la policía; b) articulación con la acción municipal; c) participación y acción ciudadana. Incluso en la dantesca Ciudad Juárez, en pleno “narcoterritorio” de Chihuahua, la situación ha mejorado gracias a una acción estatal integrada. Con programas sociales, de empleo y de asignación de responsabilidades sobre bolsones de pobreza y hacia jóvenes enrumbados al sicariato.

La tercera distorsión: simplificar las respuestas y reducirlas a “más policías y más cárceles”. Se necesita más policías, sí, pero no “fast track”, graduados con menos de un año de curso luego del cual se les lanza a la calle legitimados por el Estado para disparar y detener. Sí, una policía razonablemente bien formada y conducida, honesta y que no se convierta en otro problema para la sociedad.

¿La cárcel? Por cierto que necesaria frente a delitos serios. Pero es frívolo y simplista proponer eso como poción mágica. Las cárceles ya son una universidad del crimen. Saturarlas más solo nos conduciría a situaciones explosivas con decenas de muertos en motines y riñas. Las penas de trabajo comunitario están previstas en la ley y funcionan bien en muchos países. Es una de las respuestas que el sistema puede dar a los “primerizos” y es, acaso, un camino que abre más posibilidades de rehabilitación y reinserción.

¿Es tan difícil hablar con información seria y cierta?

Hola crimen

Una cosa es la realidad, y otra podría ser la percepción probablemente distorsionada por la prensa, estamos hablando del crimen o la inseguridad ciudadana.

Para informarnos un poco mejor he visitado el sitio de la Oficina para las Naciones Unidas contra la Drogas y el Delito UNODC, https://www.unodc.org , para obtener algunas estadísticas que nos ayuden a entender cuanto se ha desarrollado el crimen en nuestro país.

Encontrará diversos estudios y estadísticas pero creo que el más apropiado es el cuadro con las últimas cifras proporcionadas por cada país sobre el homicidio intencional. Todas las cifras a continuación indican la tasa anual sobre 100,000 habitantes.

La última información de la mayoría de países ha sido proporcionada en el 2010 ó 2011, lamentablemente en el caso de Perú es del 2009. Veamos un cuadro global por continente:

Europe 2.7
Oceania 3.4
Asia 3.6
Africa 16.4
Americas 20.2

Sigue leyendo

Congresista Renzo Reggiardo tendrá su programa de televisión

Parlamentario conducirá Alto al Crimen, que se emitirá desde este sábado por Panamericana y que tendrá como objetivo luchar contra la delincuencia.

Publicado en Peru21 el 24 de Octubre del 2012

El congresista Renzo Reggiardo anunció hoy que desde este y todos los sábados conducirá Alto al Crimen, un programa que se emitirá por Panamericana Televisión a las 9 p.m., y que tendrá como objetivo luchar contra la delincuencia.

“Más que un producto comercial, este programa es un servicio a la comunidad. A través del *2580 desde un celular Claro, la gente podrá hacer sus denuncias y se garantizará la protección de su identidad a través de un código”, indicó el legislador.

La información brindada por el público será confirmada y si se logra capturar a un delincuente o banda peligrosa, con la ayuda de la Policía Nacional, el denunciante podrá recibir un bono que va desde los S/.200 hasta los S/.2,600.

Reggiardo dijo que desde hoy ya se reciben las llamadas.