Ciro Castillo-Rojo, un puneño perseverante

Porque se quedó huérfano de madre a los cinco años, lleva en su corazón lo que es el sufrimiento de quien no tiene a un ser querido al lado. Pero su inteligencia y firmeza hicieron que sea un hombre bondadoso y de pujanza. Su tenacidad y perseverancia le llevaron a encontrar a su hijo, que también lleva su nombre, y que estuvo desparecido más de 200 días en el Valle del Colca, tras una aventura de amor que acabó en un fatal desenlace.

Por Humberto Ccopa Balcona – Publicado en Los Andes el 6 de Noviembre del 2011

Ciro Ronald Castillo-Rojo Salas, nació el 7 de julio de 1950 en Azángaro. Sus padres son los azangarinos Carlos Castillo-Rojo Macedo y Felipa Salas Eyzaguirre. Cuando recién estaba viviendo el primer quinquenio de su vida, sopesó la primera crueldad de la vida, porque su madre falleció.

Huérfano de madre, recibió sus primeros aprendizajes en la Escuela Fiscal Nº 866 de la Tierra Prócer, de sus recordados maestros Flavio Mandujano Torres Santiago, de quien aún recuerda que vive en la Ciudad Lacustre. Mientras que Leonardo Bardales Flores y Leopoldo Madariaga Olazo, fallecieron, pero Ciro los lleva en su menoría.

Posteriormente, a los 12 años busca cimentar su vida en otros lares, es así que emprende camino hacia Lima para estudiar en el colegio Guadalupe, luego se traslada al Colegio Militar Leoncio Prado (Promoción 22); pero la vida tenía que enseñarle una segunda lección vil, porque le hacen saber sobre la asma que arremetía en su contra, y por esa enfermedad le recomendaron vivir en una zona con baja humedad, por ello se vio obligado a estudiar en el Colegio Nacional de Ciencias y Artes del Cusco (Cienciano).

Tras culminar sus estudios de la secundaria y convencido por los deseos de superación que le brotaban, ingresa a la Facultad de Derecho en la Universidad San Antonio Abad de la Ciudad Imperial, pero por aspectos que no pudo explicarnos solo estudia 6 meses y deja su primera casa de preparación universitaria.

Emprende marcha a la Argentina para estudiar en la Universidad del Rosario, sin presagiar que los problemas del gobierno gaucho con los inmigrantes, le obligarían a retornar al Perú, sin haber accedido a documentos que acrediten los estudios que recibió en esas tierras.

Ya en el país de su natalicio, demostrando su actitud perseverante ingresa a la Universidad Mayor de San Marcos (1973), donde concluye Medicina (1982). Posteriormente, guiado por la añoranza de su natal Puno, decide realizar su SERUMS (Servicio Servicio Rural y Urbano Marginal de Salud) en la Marina de Guerra del Perú, en Puno, entre los años 1983-1984.

Ciro Castillo-Rojo inicia su trabajo profesional en el hospital Manuel Núñez Butrón de Puno. También recuerda que fue director en el Hospital de Juli, allí tuvo la oportunidad de admirar los exóticos paisajes y los históricos monumentos de la “Pequeña Roma de América”, hasta que se le presenta la oportunidad de especializarse en Cirugía en la Universidad Cayetano Heredia de Lima.

Su trayectoria como profesional de la medicina siguió creciendo cuando es trasladado al hospital Arzobispo Loazya de Lima, luego en el hospital Daniel Alcides Carreón del Callao, pero el destino le tenía preparado su retorno al Altiplano donde nació, ese que lo vio correr al ritmo del viento andino.

Tras retornar a su terruño, se contagia de la festividad de la mamita Candelaria, baila y preside por años el conjunto Rey Caporal Azoguine, también le tocó encabezar el Club Leones de Puno, la Federación Médica Puno, el Colegio Médico de Puno y posteriormente fue director de la Red de Salud San Román – Juliaca (1997).

Como todo hombre azangarino y con el impulso de la sangre quechua, ha sido un hombre noble, líder y perseverante, así lo recuerdan sus amigos y compañeros de trabajo. Puno, fue la ciudad de la primera etapa de su vida familiar, aquí vivió junto a su añorada Rosario Victoria García Caballero y sus hijos.

Aparte de ser un excelente profesional y humanitario, Don Ciro fue un apasionado de la música, su instrumento preferido es la guitarra, que la utilizaba luego del almuerzo de los domingos, y junto a su esposa e hijos cantar. Pero además era un amante de la lectura y de las mascotas.

En declaraciones a un medio impreso capitalino, doña Rosario, recuerda con holgura los aprecios de su amado Ciro. Narra que era muy tierno con sus hijos. Desde pequeños los bañaba, talqueaba, cambiaba y luego les daba el biberón caliente a los tres.

El cariño por sus hijos era único, al punto que se levantaba a la media noche para abrigarlos y “lo hizo hasta que sean grandes”, señala Rosario Victoria García Caballero.

Pero, la felicidad de la familia Castillo-Rojo García, parece haber tenido un revés conmovedor. El 4 de abril de este año será un día inolvidable para el doctor Ciro, porque fue el día que se reportó la desaparición de su hijo Ciro Castillo-Rojo García, conjuntamente con su pareja Rosario Ponce, en el Valle del Colca.

A partir de ese instante, la búsqueda de su querido “Chuchito” fue incesante, se internó días en la localidad de Chivay en Arequipa. Para los pobladores de la zona fue un hombre que caminaba con sacón, una bufanda y una chalina, esperando hallar a su hijo en el Valle del Colca.

No le importó su situación física y condición clínica, una diabetes que ha hecho que no tome licor en los últimos 15 años, en algún momento no le permitían hacer la ruta de búsqueda con la comitiva de rescatista, Ciro Castillo, se trasladaba una hora en auto y luego caminaba un kilometro hasta la zona de los miradores.

Inspeccionaba los barrancos conjuntamente con los socorristas para ver si es que encontraba a su hijo. Ha sido partícipe directo de la búsqueda de su hijo, en ningún momento se sintió cansado o derrotado, demostrando perseverancia y valentía para enfrentar los avatares de la vida.

En todo el periodo de búsqueda de su hijo pasó muchos avatares, las informaciones venían de uno y otro lado, pero siempre mantuvo la calma y temperamento, inclusive cuando se manejó la información que en Puno se había encontrado a un joven con las características similares a su hijo; Ciro no se dejaba llevar por apasionamientos y quiso verlo él mismo.

En reiteradas oportunidades dijo, que no abandonará el Colca sin encontrar a su hijo y la frase más recordada fue por ejemplo; “me quedaré aquí todo el tiempo que sea necesario. Hasta encontrarlo”. Y así fue. El hallazgo del cuerpo se dio después de 202 días de larga búsqueda.

Esta es la historia del puneño con mayor fortaleza, Ciro Castillo-Rojo Salas, el hombre que conmovió a todo un país en la búsqueda de su hijo. Muchos lo postulan como padre ejemplar del año, pues no hay duda, este hombre ha escrito su nombre en las páginas de la historia de la humanidad, tal cual lo hizo Pedro Vilcapaza, el “Puma Indomable”.

Ciro me dijo que iba a morir joven

Don Ciro habló con Trome después de enterrar a su hijo. Dice que lo ha soñado con mucha pena.

Por Óscar Torres – Publicado en el diario Trome el 30 de Octubre del 2011

¿Cómo escribir esta entrevista sin emocionarse y no dejar deslizar una lágrima? Los periodistas no somos de palo. Pensemos por un minuto que ese hijo, Ciro, pudo haber sido el nuestro. La Plaza de Armas de La Punta, en el Callao, fue muda testigo de nuestra conversación. En la previa, el doctor se disculpó: “No los hago pasar a mi casa, porque como entenderán, tenemos que poner todo en orden y mi familia está cansada y sumamente acongojada”. Vaya si lo entendemos. Los impertinentes éramos nosotros, pero informar es nuestro oficio.

Para nosotros, en Trome, es un honor conversar con usted, doctor Ciro Castillo, y lo felicitamos por ser un “padre coraje”

Para mí, es el honor de estar con ustedes, porque Trome es uno de los diarios que ha seguido el caso de Ciro y no ha cruzado esa línea que media entre la noticia y el escándalo. Por lo tanto, les agradezco también muchísimo.

¿La historia se terminó?

Acabo de venir del cementerio, he bajado del carro y usted me está entrevistando. La historia no termina, porque la historia hay que concluirla. Estamos en la etapa de acumulación de pruebas y hemos encontrado la prueba más grande que es el cuerpo del delito.

La gente se pregunta en la calle, ¿de dónde saca tanta fortaleza?

Es la fuerza que tenemos todos en situaciones extraordinarias y el sustento que uno tiene es su familia. En este caso, muy particular, es la población que me ha dado su apoyo.

¿Qué le pasó por la mente cuando vio el cadáver?

Primero, era el cadáver de mi hijo. En segundo lugar, el cadáver iba a hablar.

¿Qué más pensó?

Los cien primeros días pensé que la persona que acompañó mi hijo (Rosario) era absolutamente inocente, cosa que después de esos cien días pensé que no era así.

Después de estos seis meses, ¿qué dice su corazón?

Que tenemos que seguir buscando la verdad sin rencores, sin necesidad de estar buscando culpables, sino más bien dejar que la justicia los encuentre.

¿En algún momento de esos interminables 206 días perdió la esperanza?

Nunca perdí la esperanza, tenía que aparecer, así como ahora digo que la verdad se tiene que abrir paso respecto a ¿cómo fue que murió él? Y si hay culpables, ¿quiénes son? Eso se va a saber, de eso estoy absolutamente seguro.

¿Era buena la relación con su hijo, porque cuando los chicos crecen ya no es lo mismo?

Siempre ha sido buena, a pesar que hubo publicaciones, entrevistas que han tratado de desprestigiar la memoria de mi hijo, desprestigiar la relación conmigo. Decían que yo era un alcohólico, que le pegaba a mi esposa. Que mi hijo consumía marihuana, es decir, lo hacían porque habían visto que el apoyo popular era masivo hacia una causa justa, y esa era y es mi gran fortaleza.

¿Cómo lo recuerda a Ciro?

Como un muchacho joven, tierno, amable, cariñoso, libre. De buenas costumbres, muy sincero.

¿Cuál fue el regalo que más recuerda que le dio?

Él me regaló una chaqueta que hasta ahora la tengo.

¿Cómo va a ser su vida sin él?

Aprendiendo a hacerla. No sé todavía cómo vamos a hacer.

Era el que llevaba su nombre

Mi hijo mayor, mi primogénito (se emociona).

¿Por qué le decían “Cuchito”?

Por el abuelo, por el padre de mi esposa que le decían “Cochocho”. Entonces, a él le decían “Cuchito”.

¿Lo ha soñado últimamente?

Sí lo he soñado con mucho cariño y últimamente con mucha pena

¿Le habló alguna vez sobre los planes que tenía a futuro?

Te voy a contar una cosa que es increíble. Mi esposa lo puede corroborar sin decirle que yo te lo dije. Cuando un día le pregunté: “Hijo, ¿y qué piensas hacer en el futuro?” Él me dijo: “Yo no tengo mucho futuro, porque voy a morir joven”. Así como me escuchas, daría la impresión que era una persona premonitoria de su vida.

Y a su mamá, ¿qué le decía?

Mi mujer le preguntó lo mismo y ella me dijo: “Oye, “Cuchito” me ha dicho que él no se preocupa de nada porque va a morir joven”. Por supuesto, en otras ocasiones, él nos dijo que se iba ir a Canadá. Estaba aprendiendo a hablar en francés, pero en dos ocasiones dijo eso.

Lo hemos visto muy fuerte, ¿ha llorado desconsoladamente?

Yo he llorado bastante, lo que pasa es que soy de una formación de los 50, cargada de machismo, donde decían: “El hombre no debe llorar y si llora, debe llorar a escondidas”. Pienso, ahora, que no debería ser así, pero a veces no puedo actuar, sino como aprendí a ser.

¿Qué significa Rosario Ponce para usted?

La última chica que caminó con mi hijo en el Colca.

La ciencia médica es una cosa, las investigaciones forenses también, pero qué le dice su sentido de padre, ¿su hijo se cayó o lo empujaron?

Yo he presentado una denuncia por homicidio contra los que resultaran responsables, no necesaria y exclusivamente contra Rosario Ponce, sino contra todos aquellos que resultaran responsables, porque creo que en este caso ha habido, además de actores, autores directos o indirectos. Existieron cómplices, entonces, es lo que he presentado y me ratifico en esa forma de pensar. Hasta ahora no ha podido ser demostrado lo contrario.

¿Qué le diría a esos padres que engendran hijos y los tienen abandonados?

No les diría nada, porque simplemente no son padres.

Si tuviera la oportunidad de estar un minuto frente a su hijo, ¿qué le diría?

No le preguntaría nada, simplemente le diría que lo amo mucho. Cuando lo recuerdo ahora a mi hijo, lo recuerdo desde el día que nació hasta el último día que nos vimos (se emociona).

Y ahora, como familia, ¿cómo se van a recomponer?

Cuando tú entierras, que es lo que nos acaba de suceder, no lo entierras del todo. Lo habrás metido en la tierra, pero no lo has enterrado todavía en tu pensamiento, ni creo que lo entierres nunca. Es un momento muy triste. Todos pensamos en lo que pasó. Tenemos pena de la soledad en la que se quedan los muertos, a la intemperie, pobrecito, lo abandonas en un camposanto, oscuro. Es un concepto simplista, pero no podemos desprendernos por muy intelectuales que seamos, porque es lo que nos pasó cuando regresamos del cementerio.

Gracias y el nombre Ciro proviene del griego y quiere decir “El gran señor”. Eso es lo que usted significa para nosotros, muchas gracias por concedernos la entrevista

Gran señor ha sido mi hijo. Fue un hombre muy bueno. Me duele mucho que no esté vivo. Y gracias a ti por la entrevista, quisiera terminar con una frase que me la dijo él: “Llamamos mala suerte a nuestras malas decisiones”.

Papá de Ciro pasará examen Tricológico

Por Cinthia Lozada

Publicado en el diario Correo el 4 de Abril del 2012

Hace 30 minutos aproximadamente, el doctor Ciro Castillo-Rojo culminó de prestar su manifestación ante la Fiscal del caso de la muerte de su hijo Ciro; María del Rosario Lozada Sotomayor.

En estos momentos el galeno se encuentra en el Departamento de Medicina Legal, a fin de que se le extraiga una muestra de sus cabellos y pasar así por el examen tricológico.

De otro lado, el abogado de Rosario Ponce López, Jorge Carpio Valencia, señaló que ha presentado una solicitud a fin de adelantar la fecha de manifestación de Rosario, que estaba previsto para el 13 de abril. Asimismo dijo que solicitaron también si es factible que pueda declarar vía teleconferencia.

Cabe mencionar, que la señora Rosario García-Caballero, no se encuentra muy bien de salud, se le nota demacrada y con dificultad para hablar.

Doctor Ciro Castillo-Rojo viene dando su manifestación en la Fiscalía

Publicado en el diario Correo el 4 de Abril del 2012

El doctor Ciro Castillo-Rojo arribó a Arequipa al promediar las 8 de la mañana, en compañía de su esposa Rosario García-Caballero. En estos momentos, el papá del estudiante que perdió la vida en el Valle del Colca, se encuentra brindando su manifestación en la Segunda Fiscalía Penal Corporativa, frente a la doctor Rosario Lozada.

En sus primeras declaraciones en su arribo a la Blanca Ciudad, Ciro papá dijo que aún está en veremos su viaje previsto para viajar a Chivay y asistir a la misa en conmemoración al primer año de la desaparición de su primogénito.

La última secuela de indicios del Dr. Ciro

Por Victorio Neves de Baers

En declaraciones de esta mañana a un medio de TV, que puede observar en este video, minuto 1:50,

http://www.youtube.com/watch?v=QsyAOVbJ8i8

el Dr. Ciro enumera la secuela indicios que él considera, llevarán a la Dra. Lozada a acusar a Rosario Ponce:

“Los hechos que han acontecido alrededor de este caso, las cosas rarísimas que han pasado, empezando por:

      • fotografías,
      • videos,
      • correos,
      • amenazas,
      • desaparición del DNI,
      • una cadena custodia pésimamente llevada desde el inicio,

 creo que si, la Doctora Lozada, que es la actual fiscal, meritúa todo esto, y, en quien nosotros tenemos la idea de que ella es una persona proba, creemos que se va a llegar, pues, a una conclusión debidamente acordada, y se va a tener que, en este caso, acusar, como debe de ser … “

Fotografías. Ya la DIVINDAT presentó a la fiscalía el informe resultado de la pericia sobre las fotografías que determina que no hubo un tercero acompañando a Ciro y Rosario, y que no hubo manipulación de las fotografías. Vea la noticia “Ciro y Rosario no tuvieron compañía”.

Videos. Suponemos que se refiere al video editado donde Grandez y Hurtado “aleccionan” a Rosario sobre la ruta que tomó en el Bomboya; este indicio ha quedado desvirtuado, al observarse todas las fotografías reveladas de la cámara de Rosario, donde se observa que Rosario sí hizo toda la ruta declarada y sí llegó al lugar de las mochilas. En resumen, ese video muestra a los policías, reconfirmando en el campo, in situ, los lugares que ella había mencionado en su declaración.

Correos. ¿Qué correos son indicios de responsabilidad de Rosario en la muerte de Ciro? ¿habrá alguno en la laptop que el Dr. Ciro tuvo por más de 9 meses, y sobre la cual él y el Dr. Medina mintieron?

Amenazas. No se ha demostrado que haya habido alguna amenaza proveniente del entorno de Rosario Ponce.

Desaparición del DNI. El DNI fue entregado por la familia de Rosario a la policía la misma noche de su rescate. El extravío del mismo, por parte de la policía y/o fiscalía, y su posterior entrega de parte de un poblador ¿son indicio de responsabilidad de Rosario en la muerte de Ciro?

Una cadena de custodia pésima. Este es un mal que aqueja a nuestras instituciones, no sólo en el caso de Ciro Castillo, pero ¿ello va a llevar a la fiscalía a denunciar a Rosario por homicidio?

Ninguno de los puntos anteriores evidencia en lo mínimo, responsabilidad de Rosario en la muerte de Ciro; es obvio que ya los reporteros de radio y TV no le creen al Dr. Ciro, ¿está jugando sus últimas cartas? ¿tiene algo bajo la manga?

Creo que no, es más de lo mismo, tal vez olvidó algunos de los puntos que dos o tres veces por semana, repite en varios medios, pero todas son medias verdades, nada que obligaría a la fiscalía a acusar a Rosario Ponce.