Fiscalía solicita prueba de ADN para mamá de Ciro

Publicado en La República el 19 de Abril del 2012

En el último documento emitido por la Segunda Fiscalía Penal, se solicitó la extracción de muestras mitocondriales (ADN) a Rosario García Caballero Matta, mamá del fallecido Ciro Castillo Rojo. Este examen deberá realizarlo la División de Biología Molecular del Instituto de Medicina Legal en Lima.

La fiscalía señala en el documento que servirá para una homologación (comparación) con algunos restos. No indican fecha para este análisis, que por lo general se aplica en investigaciones forenses.

La fiscal María del Rosario Lozada Sotomayor también solicita a Medicina Legal de Lima que le remitan la reconstrucción virtual que realizaron durante el levantamiento del cadáver de Ciro. Mientras que Rosario Ponce fue citada para el 7 de mayo.

Carta al cielo

Mamá Rosario escribe a Ciro al cumplirse un año de su desaparición

Publicado en Ojo el 4 de Abril del 2012

“Hijo mío, te extraño mucho, nunca imaginé que el destino nos iba a separar para siempre. Siento un dolor profundo que me atraviesa y desgarra el alma, quisiera gritar y llorar tu ausencia, te extrañamos, sobre todo tu padre, y me duele mucho verlo llorar a escondidas por la pérdida de su primogénito, del cual se sentía muy orgulloso”.

Estas dolorosas palabras las escribió hace cuatro días doña Rosario García Caballero a su entrañable “Cuchito”, como lo llamaba con cariño a Ciro Castillo-Rojo García, a un año de su partida.

Estas líneas expresan cuánto dolor guarda en su corazón esta madre por la pérdida del ser al que le dio la vida un 16 de abril de 1984 y que partió al encuentro de Dios con apenas 26 años. Un dolor aún incurable.

“Siempre me acuerdo cuando llegabas a la casa y me decías madre, qué has hecho de cenar. Me abrazabas y me decías te quiero”, recordó.

Entre lágrimas rememoró que un día como hoy, un año atrás, escuchó por última vez la voz de su hijo que la llamó desde el valle del Colca.

Eran casi las 7 de la mañana, recuerda. Estaba terminando de preparar el desayuno para sus otros hijos Antonio y María Gracia. De pronto sonó el teléfono de su casa.

“Era mi hijo, hablamos y lo que recuerdo es que me dijo: ‘madre, el domingo (10 de abril) de todas maneras estoy en la casa. Le dí mi bendición y le dije te quiero mucho hijo y él me respondió yo también te quiero madre. Los quiero a todos. Eso fue lo último que me dijo mi hijito”, recuerda con voz entrecortada.

Y ahora doña Charito, como le dicen de cariño, siente que ese día su “Cuchito” se despidió de ella para siempre. “Siento que se despidió”, dice llorando sin consuelo.

De los ojos de esta madre no se ha borrado el sello de la tristeza. Su casa no será la misma, expresa doña Charito porque Ciro ha dejado un vacío en él y también en sus corazones.

Aunque el dolor de la familia Castillo-Rojo se ha aplacado y tranquilizado, hay momentos en que los recuerdos los inundan y lloran abrazados por el triste final de Ciro.

Cada mañana, Charito prende una vela a su hijo y en las noches, cuando el día se ha terminado, se sienta en el confortable a conversar con él. Luego mira la puerta de su casa “porque tengo la sensación de que él puede abrir y entrar como siempre lo hacía. Pero sé que ya no lo hará porque ya no está”, dice con voz temblorosa.

“Hay momentos que incluso veo caminando a mi hijo. Sé que él está en un nuevo hogar (en el cielo), pero no se imaginan cuánto dolor tengo porque ya no está”.

“Sólo nos queda esperar el día en que nos encontremos al lado del Señor. Ahora eres nuestro ángel a quien siempre lo tendremos presente en nuestro hogar de donde nunca te hubieras ido. Perdóname si me ves llorar todos los días y a cada momento, pero es porque no puedo aceptar todo lo que pasó. Perdóname, ya no puedo escribir más porque me consumen el llanto y la pena. Te amo mucho Ciro”. Así se despidió doña Charito de su hijo.