Peritos de Medicina Legal ratifican que Ciro murió por golpe causado en caída

Por Carlos Herrera – Publicado en La República el 26 de Abril del 2012

La médico legista Sandra Apaza Tosocahua se presentó ayer en el despacho de la fiscal María del Rosario Lozada Sotomayor. Ella declaró sobre la necropsia realizada al cuerpo de Ciro Castillo Rojo García Caballero. Fuentes del Ministerio Público indicaron que Apaza se ratificó en su pericia que señala que Ciro falleció por un golpe en la cabeza producido durante una caída en el nevado Bomboya (Chivay – Caylloma).

La especialista explicó que durante la caída, el estudiante no solo se golpeó la cabeza, además se fracturó el brazo. También explicó que la presencia de alimentos en los restos fecales del estudiante se debe a que comió unas 12 horas antes de fallecer.

Por su parte, el perito Fredy Augusto Morón, explicó las pruebas de homologación de cabellos que se efectuó con los pelos hallados en los restos del estudiante y que no le pertenecían. Informantes de la Fiscalía refirieron que los resultados de la pericia determinan la presencia de una cana que no pertenece a ninguna de las personas que estuvieron con el estudiante durante el rescate de su cuerpo.

Morón explicó que no necesariamente este pelo sería de una persona que estuvo con Ciro antes de morir. Existe la posibilidad que la cana se le hubiera adherido a la ropa antes de iniciar su travesía al Bomboya.

Rosario sí vendrá

Por su parte, el abogado de Rosario Ponce, Jorge Carpio, indicó que pese al error cometido por la Fiscalía en la fecha de notificación para la nueva declaración de su patrocinada (la notificó para el 7 de mayo del 2002), ésta llegará a Arequipa. Agregó que la joven no tiene miedo de prestar una nueva declaración, ya que es inocente de las acusaciones en su contra.

Chungui, Ciro y yo

Por  Wilfredo Ardito Vega

Publicado en su columna Reflexiones Peruanas de El Búho el 13 de Noviembre del 2011

Hace dos semanas, mientras los medios de comunicación atosigaban a lectores y televidentes con las noticias sobre el hallazgo del cadáver de Ciro Castillo Rojo, en la comunidad de Chungui (Ayacucho) eran exhumados los restos de 20 personas brutalmente asesinadas por los militares en los años ochenta. Entre los cadáveres había diez niños abaleados, cinco de ellos de menos de cinco años de edad.

El macabro hallazgo de Chungui refleja la impunidad de muchos militares y policías peruanos, que cometieron crímenes similares hacia miles de campesinos en los años ochenta, desde Umasi hasta Putis. Esta impunidad contrasta con la condena a cadena perpetua que también la semana pasada fue impuesta a Alfredo Astiz, el siniestro militar responsable de la tortura, asesinato y desaparición de decenas de personas en Argentina, incluyendo la fundadora de las Madres de la Plaza de Mayo.

En el Perú, en cambio, mucha gente piensa que es mejor olvidar las gravísimas violaciones a los derechos humanos que fueron cometidas y dejar que los responsables sigan viviendo tranquilos. Cuando, después de años de intencional olvido, la Comisión de la Verdad osó volver a recordar estos hechos, fue acusada de “reabrir heridas”, más aún porque llegó a señalar que durante varios años, los de Belaúnde, los crímenes habían tenido carácter sistemático.

La indiferencia de tantas personas frente a la desaparición de sus compatriotas ayacuchanos y los esfuerzos de sus familiares por encontrarlos mostraría una sociedad profundamente insensible… pero la semana pasada, parecía que más bien vivíamos en un país muy compasivo, al ver las multitudes desfilar conmovidas frente al cadáver de Ciro, llevando flores, rezando y llorando, tanto en Lima como en Arequipa.

Para la opinión pública es más fácil sentir empatía frente un crimen donde no existe ninguna connotación política y no se afecta el status quo. Por eso, los padres de los desaparecidos ayacuchanos, que tanto han luchado por ubicar a sus hijos y obtener justicia, han sido considerados un estorbo, mientras que a los padres de Ciro se les considera héroes por hacer lo mismo, contando el apoyo de los medios y las autoridades. Inclusive mucha gente respaldó al padre de Ciro cuando, sin prueba alguna, denunció a Rosario por homicidio. Varias personas me dijeron que, como ella tenía un hijo de una relación anterior seguramente “es mala”.

De esta manera los peruanos parecen tener sentimientos muy variables en relación a los homicidios: hay personas que a priori son consideradas asesinas, mientras hay asesinos que merecen vivir en la impunidad. Y con frecuencia, hay una justificación moral: hay quienes merecen morir, quienes merecen que los maten y aquellos cuya vida no importa. Cuando hace unas semanas un juzgado declaró inocente al coronel Elidio Espinoza, muchos trujillanos se sintieron satisfechos… no porque supieran que era inocente, porque todos saben que no lo es, sino porque siendo culpable no había sido condenado. Estaba “conectado”.

Pedirán nuevo informe forense sobre la causa de muerte

Desacuerdo. Padre de estudiante indicó que informe forense no tiene sentido. Abogado Juan de Dios Medina afirma que ante inconsistencias solicitarán a la Fiscalía que se haga una nueva pericia.

Por Carlos Herrera y Elvis Vizcarra.

Publicado en La República el 20 de Marzo del 2012

El informe forense donde se revela que el estudiante Ciro Castillo Rojo García Caballero murió al resbalarse en una quebrada del nevado Bomboya en el Cañón del Colca (Caylloma), fue rechazada por la familia del estudiante. El padre del universitario, Ciro Castillo Rojo Salas, insiste en la tesis del asesinato. Sostiene que el muchacho fue ultimado en otro lugar y su cuerpo arrojado en el precipicio donde fue hallado tras varios meses de incesante búsqueda.

La historia de Ciro Castillo Rojo se inició en abril de 2011, cuando se extravió en el nevado Bomboya junto a Rosario Ponce. Esta última fue rescatada de la montaña. Tras once meses de investigaciones, se supo a través de un documento oficial la causa de muerte del estudiante: habría resbalado.

Para el padre del estudiante, el documento forense es “tendencioso”, además de tener incoherencias. Sobre el tema, el abogado de la familia, Juan de Dios Medina, indicó que ante estas deficiencias, se solicitará a la fiscal del caso, María del Rosario Lozada Sotomayor, que se realicen nuevas pericias forenses.

“En los próximos tres días ingresaremos este requerimiento. Es necesario que peritos que no sean de Arequipa hagan un nuevo informe en base a las muestras y estudios que se le realizaron al cuerpo de Ciro”, refirió Medina. Agregó que la confianza en la Policía y los peritos de la Fiscalía de la región ha quedado desacreditada debido a las diferentes declaraciones que han dado a lo largo de la investigación.

Dijo que la Policía en un primer momento sostuvo que la zona donde murió Ciro era inaccesible, por ello indicaron que con sus equipos les era imposible ingresar a la zona. “Ante esta situación la fiscal tuvo que delegar al equipo de alta montaña, Soluciones Integrales, que contratamos, que haga la búsqueda y rescate del cuerpo de Ciro. Ahora en el informe forense se indica que la zona sí era accesible. Es decir la Policía mintió en un inicio o lo hace ahora en el informe”.

Hipótesis del homicidio

Juan de Dios Medina afirmó que las incongruencias del informe fortalecen la idea de que Ciro murió en un lugar distinto a la zona donde fue hallado. “Si la caída fue de cuatro metros, entonces por qué perdió las zapatillas. Nosotros no cuestionamos la causa de muerte que es por un golpe, en eso estamos de acuerdo, pero lo que sostenemos es que ha sido en otro lugar”.

El letrado afirmó que para probar su hipótesis del homicidio han programado viajar a Puerto Maldonado, para descubrir el móvil de porqué se habría atentado contra la vida de Ciro. “No vamos a decir cuándo se realizará el viaje, pero será en los próximos días. No es cierto lo que dice la defensa de Rosario. Vamos a ir a conseguir testigos”.

Analizará pericia

Por su parte, el abogado de Rosario Ponce, Miguel Cabrera, indicó no conocer a detalle el informe forense que se elaboró por encargo del Ministerio Público. “No tenemos copias de los documentos para estar repartiéndolos en los medios de comunicación, para generar escándalos. Hoy (ayer) nos hicimos presentes en la Fiscalía para solicitar este informe que ha salido a la luz, además de las demás pericias que ya fueron elaboradas, para analizarlas”.

Finalmente acotó que Rosario Ponce está dispuesta a volver a Arequipa, por una quinta vez, si la Fiscalía la requiere y ésta le presta las garantías para resguardar su integridad física. “A nadie le gusta llegar a un lugar para ser insultada y agredida”.

CLAVE

A lo largo de la investigación, el padre del estudiante Ciro Castillo Rojo sostuvo que su hijo fue asesinado en el Valle del Colca y que su ex pareja Rosario Ponce López “sabe mucho y que está implicada en su muerte”. Ponce ha negado todas estas afirmaciones.

Juan de Dios Medina

Miguel Cabrera