¿Cómo va crimen?

La ONU a través de UNODC acaba de publicar hoy las estadísticas mundiales 2013 sobre el crimen. El año pasado publiqué un artículo sobre las estadísticas anteriores. Puede verlo aquí: ¡Hola Crimen!

Esta vez la oficina consiguió información más fresca, que novedad, por ejemplo el año pasado solo publicaron valores de Perú hasta el año 2009, en cambio hoy han publicado valores de hasta el año 2012. Además han publicado datos de las ciudades más populosas de cada país, crimen por género, y por modalidad.

Clic aquí para descargar el informe completo en versión PDF

Clic aquí para descargar el informe completo en versión Excel

Recuerde que la estadística es la cantidad de homicidios en un año por cada cien mil (100,000) habitantes; también recuerde que la estadística 2013 es sobre los datos hasta el 2012, la estadística del 2012 es con datos hasta el 2011.

Aquí la información por continente:

2013 2012 + / –
Asia 2.9 3.6 -.7
Europe 3.0 2.7 +.3
Oceania 3.0 3.4 -.4
Africa 12.5 16.4 -3.9
Americas 16.3 20.2 -3.9

Por las diferentes regiones de América (recuerde que México está incluído en América Central):

2013 2012 + / –
Northern America 4.4 6.2 -1.8
Caribbean 15.7 18.5 -2.8
South America 22.6 15.1 +7.5
Central America 26.4 38.6 -12.2

Y los países de Sudamérica (Argentina es del 2010, French Guiana del 2009, el resto es del 2012):

2013 2012 + / –
Chile 3.1 3.7 -.6
Argentina 5.5 3.4 +2.1
Suriname 6.1 4.6 +1.5
Uruguay 7.9 5.9 +2
Peru 9.6 10.3 -.7
Paraguay 9.7 11.5 -1.8
Bolivia 12.1 8.9 +3.2
Ecuador 12.4 18.2 -5.8
French Guiana 13.3 13.3
Guyana 17.0 18.6 -1.6
Brazil 25.2 21.0 +4.2
Colombia 30.8 31.4 -0.6
Venezuela 53.7 45.1 +8.6

La evolución de los últimos años de Perú:

2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012
5.0 4.9 4.2 4.9 5.6 11.0 11.2 10.4 11.6 10.3 9.3 9.6 9.6

Y de los países de Sudamérica:

southamerica

Anuncios

La justicia del diablo

lajusticiadeldiablo

“… Desde aquellos días de enero del 2009 he visto un sinnúmero de personas ofreciendo audios, discos duros, borradores a mano, amistades con fiscales, con jueces; he visto a la fauna caníbal peor que en el Libro de Eli vender sus pedazos de extorsión por menos de 100 dólares. Cuántas laptops escaparon de manos de la policía, cuántas personas sonreían al ver las imágenes de Canal N y las detenciones en tiempo real.

El Perú es un país que, como todos, ha tercerizado áreas de su servicio de inteligencia. Lo hace Rusia, los Estados Unidos, incluso Bogotá. El punto es que en el Perú este servicio privado está concentrado en marinos y policías, usando equipos propios o del Estado, usando personal en retiro o en actividad. Como todos saben, me costó mucho denunciar ese mal comportamiento por parte de un grupo de marinos peruanos en actividad, pero hoy el asunto rebasa eso. La tercerización se convirtió en una oferta de servicio de espionaje empresarial o interceptación electrónica que algunas empresas y bufetes de abogados contrataron, como quien contrata un servicio de limpieza. De allí la madeja de grabar y escuchar más de lo solicitado hizo adictos a los que brindaban el servicio y despertó más codicia y por qué no decirlo, la inventiva de mirarle el lado político al asunto.

El resto es historia conocida. …”

El avión fantasma de Malasia desbarata nuestra omnipotencia

El ser humano ya es capaz de crear un invisible cromosoma artificial, pero se le pierde un barrigudo Boeing 777 de Malaysia Airlines

Por Juan Arias – Publicado en La Nación de Argentina el 2 de Abril del 2014

El ser humano ya es capaz de crear un invisible cromosoma artificial, pero se le pierde un barrigudo Boeing 777 de Malaysia Airlines con 239 pasajeros a bordo en el mayor de los misterios.

Hijos de Google y de su saber universal, nos creíamos casi dioses capaces de descubrir cualquier misterio. Y casi un mes después de la tragedia aérea, estamos a punto -si se acaban los plazos de la validez de la caja negra aún no encontrada- de que, en pleno siglo de la comunicación universal, ni una sola voz, ni un simple SOS, ni una pista nos haya llegado a través de los teléfonos móviles de los pasajeros y tripulantes.

¿No habíamos dicho, pensando y escrito, que en nuestra sociedad ya no existen secretos? ¿Que todo es espiado? ¿Que nada escapa hoy al Gran Hermano, al ojo universal que penetra hasta en nuestros pensamientos? Sí, en nuestros pensamientos. Dicen que la virtuosidad y omnipotencia de la publicidad, por ejemplo, llegan a leer nuestras ideas consumistas y nos propone compras de productos deseados hasta en nuestros sueños.

Tan increíble parece la historia del avión de la que aún no sabemos nada -si es cierto que hasta los restos encontrados en el mar han resultado falsos- que hay quien llega a pensar en una explicación extrasensorial. ¿Se habrá tragado al avión algún extraterrestre? Me lo aseguraba un taxista que se interesa por el tema, pero llega a pensarlo hasta por gente con mayor bagaje cultural.

Es verdad que en la era de la más sofisticada tecnología alcanzada por el hombre en toda su historia, resulta increíble y muy misteriosa la desaparición del Boeing 777, y más aún la falta absoluta de datos y hasta de hipótesis creíbles.

Sabemos ya hurgar en las entrañas del átomo; en los abismos del ADN; en la creación de las armas más sofisticadas y hasta hemos inventado impresoras que fabrican órganos humanos. Soñamos con poder ingerir en una píldora todas las obras de Shakespeare o de Guimarães Rosa o el conocimiento de un idioma.

Se están creando ordenadores más inteligentes que el Homo Sapiens y el avión, con todos sus pasajeros y todos sus sofisticados aparatos de comunicar datos automáticamente, ha desaparecido en el mayor de los silencios.

No es extraño que el hecho esté calentando y desbaratando las fantasías más exacerbadas. Nunca sabremos si el avión acabará desapareciendo sin rastros como otro español de hace 34 años. La única certeza, si la aeronave se hundiera para siempre en el el olvido, tragada por la nada, es que quedaría gravemente golpeada, desbaratada y humillada nuestra omnipotencia de seres que creemos haber desafiado y ganando la batalla a los dioses.

Claro que llevamos también sobre nuestros hombros otra incerteza y misterio que hiere igualmente nuestra omnipotencia: el misterio de la muerte. Como los pasajeros del avión de Malasia, millones de personas desaparecen para siempre y nadie sabe dónde se hallan. Se lo imaginan únicamente, con la fuerza de la fe, los seguidores de las religiones. Ninguna voz, sin embargo, ha llegado, con fundamento científico de ese reino misterioso e impenetrable en el que nos precipita la muerte.

Y mientras el hombre siga sin despejar ese misterio, inmensamente superior al del Boeing 777, nuestra omnipotencia deberá estar revestida con el sayo de la humildad. La soberbia del que cree saberlo todo, poder inventarlo todo, descubrir cualquier misterio (hasta los del alma) fue obra de los demonios y dejada en herencia a los humanos, que en seguida nos enamoramos de ella en la vana esperanza de superar a los dioses.

Somos solo humanos, agarrotados de misterios por todas partes a pesar de los logros indiscutibles y maravillosos de la ciencia y de la tecnología. Qué extraño, pues, que un Boeing desaparezca sin dejar rastro. Sufre solo nuestra curiosidad y nuesta herida omnipotencia junto las familias de las víctimas.

Somos limitados, nos guste o no. De dioses nos queda solo la nostalgia del paraíso perdido. Seguimos caminando a tientas al mismo tiempo que disfrutamos con las nuevas conquistas cada vez mayores. Hace falta, sin embargo, que dejemos de sufrir cuando a veces nos descubrimos limitados y desnudos, que es como nacemos.